Los 4 mitos sobre la Inteligencia Artificial

Manos sosteniendo tablet

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido en la tecnología de moda a nivel mundial. Pero aunque todo el mundo hable de ella, aun hay muchas cosas que no acaban de quedar del todo claras.

A veces se presenta como una solución mágica a multitud de problemas, mientras que en otras se dibuja como una amenaza apocalíptica. El director académico del área de Ingeniería y Ciencias en el Centro Universitario U-tad, Javier G. Algarra, analiza y desmonta los seis mitos más extendidos sobre el funcionamiento y la capacidad de esta tecnología.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

1. La inteligencia artificial hace que las máquinas actúen como los humanos

Muchas veces se cree que la inteligencia artificial consigue que las máquinas piensen, aprendan y actúen como los humanos. No es así. Inteligencia artificial es un término acuñado en 1956 para referirse a la ciencia de construir ordenadores, especialmente para hacer cálculos. Su significado ha ido cambiando con el tiempo y con la evolución de la tecnología, pero la manera de trabajar de un microprocesador es muy distinta a la de nuestro cerebro.

No es una reproducción mimética de nuestra capacidad de raciocinio, creatividad o afectiva, estamos aún muy lejos de poder emularlas, aunque algunas aplicaciones pueden mostrar comportamientos aparentemente humanos.

2. La Inteligencia Artificial vale para casi todo
Aunque sus aplicaciones son múltiples, la Inteligencia Artificial ha tenido éxito en unos cuantos campos, pero no es universal. Todos recordamos cuando en 1997 una máquina derrotó al campeón del mundo de ajedrez, con una aplicación de análisis de opciones por fuerza bruta. Funciona extraordinariamente bien para reconocer imágenes, esa es la base de la visión artificial de un coche autónomo o de los sistemas de diagnóstico médico automatizados. Es también útil para otras tareas de reconocimiento, como sonidos. En los últimos años se ha avanzado muchísimo en la traducción automática del lenguaje.

Sin embargo, aún carece de creatividad. Puede generar imágenes sintéticas muy realistas, imitar la forma de pintar de los grandes maestros o incluso escribir artículos de prensa aparentemente perfectos, pero en todas estas aplicaciones está combinando material que ha memorizado en el proceso de aprendizaje.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉