La UNIA prepara la tercera edición de su Máster en Big Data, un sector con una gran demanda

Pantalla digital retail nube

El título ofrece una formación multidisciplinar e incorpora perfiles expertos en ingeniería, pero también matemáticas y economía.

“La automatización es un paso importante, pero cada vez vamos más allá.Ya no se trata de detectar parámetros, sino de dotar a los propios sistemas de conocimiento para que den consoluciones que a un humano le cuesta encontrar por su cuenta”, afirma Jesús Medina, director del Máster en Big Data de la Universidad Internacional de Andalucía que pronto arranca su tercera edición.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Este catedrático de la Universidad de Cádiz forma a la nueva generación en análisis de datos que, reconoce, no solo abarca ingenieros o matemáticos. Cada vez más otros perfiles, como empresarios, abogados “e incluso farmacéuticos” ven en el Big Data, así como en tecnologías asociadas como el aprendizaje profundo (deep learning), un recurso clave para su desarrollo y especialización profesional.

“Las empresas buscan un trabajador que sea capaz de implementar técnicas actuales, como machine learning o deep learning, así como otras más formales para extraer el ruido y reducir la incertidumbre de los datos”, indica. Pero la cantidad de egresados en ingenierías o Matemáticas que se interesan por este campo “es insuficiente ante la gran demanda que existe”, por lo que el mercado busca captar “otros graduados que quieran especializarse en él y mejorar su empleabilidad”.

Una salida con futuro, a tenor de las posibilidades de esta tecnología. El denominado big data, explica, puede desbloquear nuevas cotas de rendimiento para las empresas, al delegar en los sistemas procesos tediosos o que requieren grandes inversiones de tiempo.

“En energía, por ejemplo, una plantación fotovoltaica podría usar parámetros como la meteorología o los niveles de producción energética para detectar anomalías en placas específicas que no funcionan bien y optimizar su rendimiento. Sin el big data, necesitaríamos que un trabajador monitorease continuamente el flujo de datos”, resume.

Otro ejemplo en el mundo empresarial serían los sistemas de recomendación, importantes en sectores como la publicidad. Los algoritmos conocen de primera mano el perfil del cliente y seleccionan aquellos productos que podrían interesarle, “premiándolos con opciones mejores que las que habrían seleccionado en un primer momento”.

Las aplicaciones de estas tecnologías, en pleno desarrollo, son variadas y a veces insospechadas. Medina dedica su investigación a las del sector forense y judicial como coordinador de la red europea DigForASP, que reúne a más de 250 investigadores de 16 países distintos. “Estas tecnologías pueden llegar incluso a usarse en juicios. Ya tenemos personas trabajando en esta dirección”.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉