La innovación y las Fuerzas Armadas

Monolith lleva la inteligencia artificial a la industria automotriz

A propósito de la transmisión de mando que finalmente se llevó a cabo el sábado anterior, no es la naturaleza del nombramiento del nuevo ministro, ni la barrida a unos cincuenta generales para la integración de la nueva cúpula, como tampoco el desplante por el aplazamiento de la transmisión de mando, lo que más debería llamar la atención de las relaciones del presidente Petro con las fuerzas armadas, a pesar de haber sido lo que más trascendió en los medios y comentaron los opinadores del país.

Lo que debería parecer más importate es lo dicho en la ceremonia de reconocimiento de las tropas y transmisión de mando de la nueva cúpula, en el sentido de que las Fuerzas Armadas de Colombia deben prepararse para ayudar en el proceso de industrialización del país, crear más empresas como Satena e internacionalizarlas, promover la generación y transferencia de conocimiento para que también ayuden a resolver los problemas de la gente.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En Colombia las Fuerzas Militares

Tienen justificación constitucional en el artículo 217 en el sentido de que La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea y tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y el orden constitucional.

Y esa misión constitucional se cumple a través del personal vinculado a las fuerzas, pero también con un conjunto de empresas que suministran bienes y servicios, entre las cuales se destacan la Corporación de la Industria Aeronáutica, Hospital Militar Central, InduMil, Cotecmar, entre otras.

De tal manera que la solicitud del presidente va en dirección de que las fuerzas armadas, además de apoyar a las funciones misionales, operativas y tácticas, también participen como fuente de innovación y evolución del conocimiento, incluyendo la experiencia adquirida por soldados, suboficiales y oficiales durante el conflicto interno, pero claro, también por parte de las empresas que forman parte de la estructura del sector defensa.

En tal sentido, es necesario empezar a organizar el personal de las fuerzas armadas para poner a funcionar ese conocimiento, incluyendo al personal de la Reserva, llevando a cabo avances en el campo científico-militar-social. Es claro que los ejércitos se desarrollan en tiempos de paz.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉