Innovación: Los ‘riders’ ahora también cabalgan olas

Deliveroo, que ya lanzó el pasado verano el reparto de comida en playas, lo amplía ahora al mar.

«Es posible que sólo haya mercado para dos o tres empresas del sector, por lo que es probable que veamos una concentración de compañías en los próximos años», señalaba hace apenas unos días Susana Voces, vicepresidenta mundial de Restaurantes de Deliveroo en una entrevista con EXPANSIÓN. Dicho y hecho.

Esta misma semana se ha anunciado la fusión entre Takeaway y Just Eat -que ya había adquirido La Nevera Roja en 2017- para crear un gigante de la comida a domicilio en Europa valorado en 10.000 millones de euros.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Probablemente, no será el último movimiento de un sector que está en plena ebullición, tanto a nivel comercial, aumentando ciudades y servicios, como a nivel corporativo, a través de alianzas con gigantes de la distribución.

El objetivo, en definitiva, es ser más grande, ganar cuota y estar lo mejor preparado posible ante lo que pueda pasar.

Comida al barco

Esta batalla ha dado el salto ahora al mar. Deliveroo anunció ayer que repartirá comida a domicilio en barcos en 17 ciudades españolas de costa, tanto enla Península como enBaleares, durante lo que queda de verano.

El servicio se realizará con motos de agua y viene a completar la iniciativa lanzada el año pasado por la compañía británica de ampliar sus repartos a las playas españolas.

El proyecto, que ya se viene realizando enReinoUnido desde 2017, y que se extendió en 2018 a barcos fluviales en París y Singapur, se ofrecerá en España en Barcelona, Valencia, A Coruña, Alicante, Málaga, Palma de Mallorca, Almería, Marbella, Vigo, Cartagena, Fuengirola, Badalona, Huelva, Benidorm, Castellón, Tarragona y Santander.

Los clientes podrán acceder desde sus barcos al mismo catálogo de restaurantes que se ofrece en estas localidades.

«Después del éxito que están teniendo nuestros repartos en playas, empezar a realizar entregas en barcos era el siguiente paso», señaló ayer Blanca Rodríguez, directora de Comunicación B2C de Deliveroo España.

Del supermercado a casa

Aunque el servicio tradicional de este tipo de empresas ha sido llevar comida de un restaurante a la casa o el trabajo de las personas que realizan un pedido, las compañías del sector están abriendo su abanico de servicios para ser más atractivas tanto para los clientes como para sus socios.

El ejemplo más llamativo es el de Glovo que, además de aceptar pedidos de comida de restaurantes, realiza entregas de todo tipo artículos y negocios: farmacias, tintorerías, floristerías, tiendas de ropa…

La empresa acaba de aliarse además conCarrefour en cuatro países (España, Francia, Italia y Argentina) para repartir la cesta de la compra de los clientes de la cadena de supermercados gala con un compromiso de entrega en un máximo de 30 minutos.

La iniciativa, que comenzará a estar operativa en septiembre en algunas ciudades (Valencia ySevilla, enEspaña), se extenderá luego al resto de grandes urbes donde opera Glovo en estos mercados si la experiencia es satisfactoria.

La alianza es un win-win. Carrefour gana un socio con una importante experiencia en la gestión de pedidos online y una amplia red de repartidores que le hará más competitivo en tiempos de entrega respecto al resto de cadenas de restauración.

Por su parte,Glovo se alía con una de las mayores cadenas de distribución europeas, lo que presumiblemente aumentará de forma significativa su volumen de negocio.

De hecho, no es la única empresa del sector que ha visto un filón en las entregas de los supermercados.

Deliveroo ha sellado un acuerdo similar con la cadena Sainsbury’s en Reino Unido, la segunda por cuota de mercado en el país, y está en conversaciones con distribuidores españoles para llegar a alianzas.

No obstante, según sus directivos, su ambición no será entregar la compra, ya que eso requeriría cambiar su modelo operacional, sino repartir la comida preparada de los supermercados, un negocio al alza que además no supondrá un gran cambio sobre lo que ya hace: la única diferencia es que, en lugar de recoger el pedido de un restaurante, lo hará en una tienda.

Deliveroo está, además, ampliando sus servicios en otras direcciones, como el click & collect, que permite hacer el pedido online de comida y recogerlo en tienda.

En esta línea, Uber Eats, propiedad del gigante de la movilidad, acaba de poner en marcha en EEUU la posibilidad de pedir la comida online y, no recogerla, sino tenerla lista en el restaurante para comerla allí cuando llega el usuario.

En auge

Just Eat, Uber Eats,Deliveroo, Glovo, Resto-in oTakeaway son sólo algunas de las empresas que compiten en un mercado que crece con fuerza. Just Eat facturó 464 millones en el primer semestre del año, un 30% más, y espera alcanzar a final de año unos ingresos de entre 1.100 y 1.200 millones de euros pese a que sólo opera en 13 países.

Por su parte, Amazon acaba de entrar en el capital de Deliveroo liderando una ampliación de más de 500 millones, lo que ha elevado el valor de la empresa por encima de los 3.000 millones de euros, que tiene presencia en un número similar de países.

Uber Eats, el otro gigante mundial del sector, se acercará también a los 1.000 millones de euros de facturación este año. La pelea se recrudece, por tierra, mar y quién sabe si, dentro de poco, por aire.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉