Impulse la precisión con datos en las cadenas de suministros de los supermercados

Mano señalando laptop, pantalla digital

Por Dan Mitchell, Director Global de la Práctica de Bienes de Consumo y Retail, SAS

En el sector del retail existe un segmento que se distingue de los demás, con consideraciones únicas sobre la cadena de suministro, productos perecederos, precios cambiantes, múltiples proveedores y un comportamiento distinto del consumidor: los supermercados. Independientemente de la composición del hogar, los consumidores tienden a comprar alimentos varias veces a la semana. A menudo, los compradores visitan más de una tienda, ya sea para encontrar artículos especiales o para comprar las ofertas semanales. Y como el número medio de visitas a la tienda que se realizan al mes ha disminuido casi un 11%*, es más importante que nunca que los retailers consigan que los consumidores vuelvan a sus tiendas de forma constante.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Debido a que muchos de los mismos productos están disponibles en diferentes tiendas, es vital seguir el recorrido de la compra con datos transaccionales. Una semana, un cliente puede comprar leche en la tienda A y, a la semana siguiente, en la tienda B. Y como el precio de los alimentos aumenta, junto con el costo de la gasolina, fidelidad para ir a comprar a la tienda o a la marca es rápidamente sustituida por la comodidad.

Los retailers de supermercados deben tener productos disponibles en la tienda para alentar a los clientes, y garantizar que los compradores obtengan todo lo que necesitan. De hecho, la disponibilidad en los estantes es el nombre del juego de los supermercados. Pero no pueden hacerlo solos. Las tiendas deben apoyarse en los proveedores de productos y de bienes de consumo (CPG). La colaboración en la cadena de suministro es la clave del éxito.

Compartir la riqueza (de información)

Los supermercados disponen de los datos de los puntos de venta para saber exactamente qué compran los consumidores y cuándo lo hacen. Pero las empresas de bienes de consumo que suministran productos a los retailers sólo ven lo que piden los supermercados. No tienen ni idea de lo que los clientes compran realmente (ni cuándo). En otras palabras, aunque los pedidos encapsulan la demanda, el inventario y el deseo de tener productos a mano, el pedido real de CPG es una función pura del estado del inventario.

Y ahí es donde puede producirse un gran desfase. Si se hace un pedido importante basado en el inventario y luego se envía, puede quedar desconectado de las señales reales de la demanda del consumidor. Esto puede provocar comportamientos interesantes en la cadena de suministro, como la falta de existencias en una región o la sobrecarga de inventario en otra.

¿Cuál es la solución? Los supermercados deben compartir los datos reales de las ventas y los puntos de venta con las empresas de bienes de consumo. Cuando esto ocurre, los CPG pueden entender mejor las señales de demanda de los consumidores, y pueden adaptar su fabricación a esas señales de demanda en lugar de adaptarla sólo a los pedidos.

Otra pieza del rompecabezas para desarrollar la armonía de la cadena de suministro es la relativa a las promociones. Piense en esto: Si un supermercado estuviera planeando una promoción para el Super Bowl en torno a un aperitivo concreto (papas fritas, pizza, etc.), compartir esa información con el proveedor de CPG podría añadir ese proceso de planeación de la demanda a su sistema, lo que les permitiría prepararse de forma proactiva para el suministro necesario. Juntos, los socios pueden colaborar para predecir mejor la demanda y luego suministrar el inventario para ese tipo de evento.

No quiere, no desperdicie

El pronóstico y gestión de los productos perecederos es otro de los retos de la cadena de suministro para los supermercados. La demanda de los consumidores puede ser difícil, especialmente en función de la calidad, los tipos y las variedades de productos. Sin embargo, es vital captar la información de los consumidores, ya que el exceso de inventario se convierte en un desperdicio, sin posibilidad de rebajas o almacenamiento.

Las herramientas de datos y análisis adecuadas pueden ayudar a identificar el comportamiento de los clientes, así como a realizar un seguimiento de la cantidad y la calidad de los productos que entran y salen del contenedor. Además, cuando el supermercado trabaja mano a mano con los proveedores de productos perecederos, hay una gran oportunidad para pronosticar y minimizar el desperdicio. Y el impacto es de gran alcance. El supermercado no sólo reducirá sus residuos para mejorar los beneficios en este ámbito, sino que estos esfuerzos también pueden beneficiar significativamente sus objetivos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Además, dado que los costes generales de los alimentos siguen aumentando, la reducción de los residuos alimentarios también puede, en última instancia, reducir el coste de los productos para los consumidores, de modo que más personas puedan permitirse comer alimentos frescos y saludables.

Mejore el conocimiento de la situación

En los últimos años, mucha gente se ha dado cuenta de que no basta con centrarse en la propia cadena de suministro. Tener conocimiento de la situación de sus socios de la cadena de suministro se está convirtiendo en una prioridad en todos los segmentos verticales, incluida la venta del retailer. Este conocimiento incluye el intercambio de datos para maximizar la agilidad y minimizar las interrupciones, como ya se ha dicho. Pero también implica ser tan consciente de los riesgos de la cadena de suministro de sus socios como de la suya propia.

¿Cuáles son las cadenas de suministro adyacentes de las que depende? ¿Conoce sus riesgos y el efecto que tendrán en su negocio determinadas áreas de interrupción?

Por ejemplo, puede depender de un proveedor de harina, que a su vez depende de las materias primas de otra cadena de suministro. Dentro de esa cadena de suministro, el trigo se corta y se coloca en un silo. Pero hay una escasez de piezas para arreglar el tractor para hacer ese trabajo. Así que se ve afectado porque no puede conseguir su harina.

Más allá de aumentar la calidad y la precisión de los datos utilizados para tomar decisiones en la cadena de suministro, las empresas buscan ahora analizar las áreas de riesgo. Mediante gemelos digitales y simulaciones es posible crear una réplica informática de la dinámica de la cadena de suministro. Cuando se produce una interrupción, estos métodos pueden cuantificar rápidamente el impacto y ayudar a entender cuánto tiempo puede llevar la recuperación. Incluso puede comprobar la resistencia de la cadena de suministro realizando simulaciones analíticas de futuras interrupciones ficticias para ayudarle a planificar el mejor camino a seguir.

Haga de la colaboración en la cadena de suministro una prioridad.

Aprenda cómo en este e-book de SAS e Intel

Logos SAS Intel


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉