Ford muestra las tendencias que regirán a los consumidores en el futuro

Panel digital

La décima edición del estudio muestra cómo evolucionarían diversos aspectos de la vida en las próximas décadas en seis áreas: planeta, movilidad, productividad, información y conocimiento, identidad y pertenencia y familia.

En la encuesta participaron a más de 14,000 personas de 15 países de todos los continentes.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Como cada año, Ford publicó su informe de tendencias 2022 ‘Looking Further with Ford’, la décima edición de la encuesta realizada a consumidores de diferentes regiones del mundo para analizar cómo deberán evolucionar diversos aspectos de la sociedad en las próximas décadas.

“Contemplar un mundo que es radicalmente diferente al de hoy puede ser incómodo, pero también puede hacernos mejores”, comentó Sheryl Connelly, jefa de futurismo de Ford. «Ford está orientado al cambio y, mientras trabajamos para construir un mundo mejor para las generaciones venideras, tratamos de entender las actitudes, aspiraciones y ansiedades de los ciudadanos globales para poder ayudarles a ser libres de moverse y soñar, en la próxima década y más allá».

En cuanto a la movilidad, hay indicios de que la gente depende cada vez menos de un vehículo privado. Por ejemplo, el 31% de los encuestados de la Generación Z y de la Generación Y afirman que los niños de hoy no necesitarán aprender a conducir. Uno de cada cuatro en este grupo de edad dice que preferiría alguna forma de compartir el transporte en lugar de tener un auto, si el coste es el mismo.

Los consumidores reconocen que el error humano es el principal factor de los accidentes de tráfico. Un 45% se sentiría más seguro en un vehículo autónomo y dos tercios de los padres preferirían que sus hijos viajaran en un medio de conducción autónoma que con un conductor extraño. Además, el 42% de los adultos cree que, en su vida, los embotellamientos serán más habituales en el cielo, con drones y vehículos voladores, que en las calles.

Esta importante encuesta se realizó a más de 14,000 personas en 15 países: Alemania, Arabia Saudí, Australia, Brasil, Canadá, China, Emiratos Árabes Unidos, España Estados Unidos, Francia, India, Italia, México, Reino Unido y Sudáfrica. A continuación, compartimos los descubrimientos más relevantes:

  • Una «fiebre baja»: en 2017, el 66% de los encuestados indicó estar impresionado por los cambios en el mundo. En 2020, en el punto álgido de la pandemia, sorprendentemente, esa cifra se elevó solo al 69%. «Creo que nos acostumbramos a los cambios y nos volvemos inmunes al caos que nos rodea», indica Connelly. «Es como estar bajo los efectos de una fiebre baja, constantemente, todo el tiempo».
  • Un mundo menos tolerante: a pesar de la avalancha de opiniones fuertes y ruidosas en las redes sociales, el 42% de las personas afirman que no hablarán de sus creencias si consideran que otros no estarán de acuerdo con ellos, y esa cifra es aún mayor entre la Generación Z. En todo el mundo, el 64% de los adultos está de acuerdo en que «en el futuro, la gente será menos tolerante con los puntos de vista opuestos que ahora».
  • ¿Volver a la normalidad?: el año pasado, en plena pandemia, cuando se les preguntó cuándo volvería la vida a la «normalidad», el 8% de los encuestados dijo «nunca». Este año, esa cifra ha aumentado al 13%. Además, un 12% de los encuestados cree que los viajes nunca volverán a la normalidad y un 11% tiene la misma opinión sobre el comercio minorista. En lo que respecta al trabajo, el 36% de los adultos le teme al avance de la inteligencia artificial.
  • Cambio climático: en todo el mundo, el 81% de los encuestados mostró su preocupación por el cambio climático y afirmaron estar dispuestos a cambiar de comportamiento, siempre que no sea un inconveniente. Y lo que es más sorprendente, un gran porcentaje de mujeres -más del 40% en Canadá y más del 30% en Francia e India- afirmaron no querer tener hijos en un mundo cuyo futuro está amenazado por el cambio climático.
  • Conceptos anticuados: alrededor del 52% de los encuestados de la Generación Z y millennials creen que las asignaciones de género desaparecerán de sus vidas y el 46% asegura que el matrimonio se convertirá en un concepto anticuado para 2035. De esos jóvenes, el 27% afirma que no quiere tener hijos y el 61% simplemente no está interesado en la paternidad.
  • El papel de las marcas: según Connelly, las marcas pueden ser un faro en la tormenta, mostrando sus valores y su propósito a los consumidores. «Los valores de la marca serán cada vez más importantes para saber quién quiere trabajar para ti, comprarte o formar parte de tu red de proveedores. Necesitan saber a qué atenerse. Durante décadas, la gente pensaba que era seguro mantenerse al margen de los debates políticos, religiosos o sociales controvertidos. Pero hoy, la gente quiere conocer sus valores».

Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉