¿Está América Latina preparada para el Internet de las Cosas (IoT)?

Bombillo de colores imagine spark

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) está llamado a modificar las dinámicas sociales y comerciales tal como las conocemos. Es muy probable que cambie la forma en que nos relacionamos con el mundo, los patrones de consumo, las dinámicas de los negocios e incluso cómo tomamos decisiones.

El concepto de IoT está íntimamente relacionado con la interconexión digital de todo tipo de objetos y la transferencia instantánea de datos entre ellos, lo que permite tomar decisiones en tiempo real. Por ejemplo, máquinas de producción, lámparas, juguetes, televisores, mesas o cualquier otra herramienta o utensilio que pueda imaginarse estarán conectados a Internet y, de una u otra forma, podrán gestionarse remotamente, al igual que los datos que proporcionen.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Esta realidad ofrece un gran abanico de posibilidades

Muchas de ellas todavía reservadas a la ciencia ficción-, pero también plantea grandes retos, especialmente para regiones en desarrollo como América Latina y el Caribe. De hecho, esta revolución tecnológica ya está amenazando con ensanchar las brechas socioeconómicas que existen con las economías avanzadas.

Para que el IoT pueda desplegarse eficiente y masivamente son necesarias infraestructuras modernas y digitales que permitan la interconexión de objetos y la operatividad de las nuevas realidades que esto posibilitará. Por ejemplo, para que los coches autónomos funcionen de manera segura será imprescindible contar con calles dotadas de sensores interconectados que bombeen información en tiempo real que permita la toma de decisiones seguras. También se necesitarán infraestructuras físicas y digitales adaptadas para que los drones puedan campar a sus anchas por los cielos sin no accidentarse, y así depositar los productos en el lugar indicado de forma eficiente. Por el momento, América Latina está lejos de este escenario.

La penetración del IoT requiere de infraestructuras sofisticadas en todos los sectores e industrias y, según los expertos, para materializarse deberá producirse una articulación eficiente entre el sector público y privado, al tiempo que se captan grandes inversiones, algo que no siempre sucede, especialmente en las regiones en desarrollo.

Conoce más aquí

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉