Así es la nueva familia de estándares para IoT

Panel digital

Millones de objetos conectados a la red y entre sí. Una suma de esfuerzos digitales para un mundo mejor monitorizado, más eficiente y más cómodo. La idea detrás de internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es sencilla. Su implementación, no tanto.

Una de las grandes barreras en el camino del desarrollo de la tecnología IoT ha sido y sigue siendo la estandarización. Para que cualquier dispositivo opere de forma segura con los demás y genere datos que sean reconocibles y utilizables con facilidad es necesario que todos esos millones de objetos conectados hablen el mismo idioma. Y ahí es donde han entrado la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

¿Por qué es necesario un estándar IoT?

Entre el entorno físico, donde están los cimientos de nuestro mundo, y el digital, donde cada vez desarrollamos más actividades, hay una especie de universo a medio camino que los une: la conectividad. Lo que empezó como una manera de poder enviar mensajes de texto entre dispositivos o hacer llamadas desde cualquier lugar del mundo se ha convertido en un nuevo universo de objetos conectados que recogen y envían datos sin cesar.

De acuerdo con los datos de Ericsson, a finales del año pasado había ya más de 14 000 millones de conexiones IoT operativas en el mundo. Casi una por cada dos personas. En 2030, si las tendencias actuales continúan, serán más de 30 000 millones, formando una red global de objetos conectados que hace tan solo unos pocos años era imposible de concebir. Según la consultora McKinsey, a finales de esta década, internet de las cosas generará más de 1,3 billones de dólares de valor económico, sobre todo, a través de la optimización de operaciones, el ehealth y el mantenimiento industrial predictivo.

Para que todo esto se cumpla, claro, hay que avanzar en la estandarización. Los objetos conectados generan grandes volúmenes de datos. Información que debe gestionarse, procesarse, transferirse y almacenarse de forma segura. Para que pueda exprimirse todo el potencial de esta revolución IoT, los dispositivos y las aplicaciones que generan y utilizan estos datos deben basarse en protocolos y lenguajes universales.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉