Restaurantes panameños se quejan ante limitación de aforo

Sillas apilonadas en un restaurante cerrado

Los restaurantes o la actividad gastronómica continúa siendo la única actividad económica con restricciones de capacidad para recibir a sus clientes, afectando que se inicie una recuperación económica en el sector.

El tema del aforo en los restaurantes también ha causado polémica entre la población que se resiste a estar vacunado para entrar a sitios públicos en contraste con las regulaciones que aún mantiene el Ministerio de Salud, reglamentación que tampoco ha sido clara para los panameños.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Por ello la Asociación de Restaurantes y Afines de Panamá (Arap) envió una carta al ministro de Salud, Luis Sucre, exigiendo el levantamiento de la restricción de aforo con distanciamiento de 2 metros de mesa a mesa.

La Arap recalcó a Sucre que este sector gastronómico ha sido duramente afectado, no solo por la pandemia de la Covid-19, sino por las constantes restricciones impuestas por el Ministerio de Salud durante varios meses.

«Hoy día, aún se nos exige restricción de capacidad para recibir a nuestros clientes en el país, todos los demás negocios operan sin ningún tipo de condiciones para el ingreso de sus clientes», reclamó la Arap.

Debido a estas razones, el presidente de Arap Domingo de Obaldía solicitó en la carta al ministro Sucre que se elimine para este sector la restricción de aforo con distanciamiento de 2 metros de mesa a mesa.

Pero De Obaldía aclaró que el levantamiento sería sin condicionar el decreto ejecutivo N.852 de septiembre de 2021, ni la resolución N.2552 del 1 de octubre de 2021 de la Dirección General de Salud Pública.’

2 de cada 3 mujeres fueron despedidas en el sector de restaurantes y hoteles. 55.8% disminuyó su aporte al PIB en el 2020 el sector de restaurantes y hoteles.

De Obaldía señaló que estas restricciones en las que se debe exigir tarjeta de vacunación completa para tener aforo del 100% están enfrentando a los comercios que se acogen a las medidas, llegando a la pérdida de clientes y desprestigio en redes sociales, así como futuras demandas.

Arap también aclara al ministro Sucre que si deber como empresas es atender y servir a sus clientes, no verificarle su condición de salud para permitirle o limitarle el ingreso a sus locales.