Inditex unifica filiales en Italia, Portugal y Reino Unido

Fachada de las tiendas Bershka, Massimo Dutti y Pull&Bear

Acelera su ajuste societario

  • Liquida las sociedades con las que operaba sus marcas en esos mercados

Inditex avanza en el plan de adelgazamiento societario que inició el año pasado, cuando acometió el mayor ajuste sobre su perímetro con la supresión de casi una treintena de filiales. El gigante textil continúa con este proceso, y lo acaba de extender a tres de sus principales mercados europeos, confirmando una simplificación a gran escala de su estructura corporativa.

El gigante textil gallego acaba de unificar las filiales que sus diferentes marcas utilizaban para la venta al público en Italia, Portugal y Reino Unido. Tres mercados importantes para el grupo: a cierre del primer semestre del actual ejercicio sumaban 771 establecimientos. Los dos primeros, sin ir más lejos, son el quinto y el sexto del mundo, respectivamente, donde tiene una mayor presencia de tiendas físicas con 347 y 320. En territorio británico alcanza las 104.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En los tres casos, el modo de actuar ha sido similar. Inditex ha liquidado una por una las filiales con la que cada marca operaba sus puntos de venta en esos países. Todas menos las de Zara, que ha renombrado como ITX Italia, ITX Portugal e ITX UK, tal y como este periódico ha comprobado en los registros mercantiles de estos países. A partir de ahora son esas sociedades las que aglutinan toda la actividad de las tiendas, tanto físicas como online, de las marcas que Inditex tiene en cada país en cuestión.

El funcionamiento de las mismas no sufre variación, pero sí la forma en que se recogerán sus ventas. Ya sean las de Zara, Stradivarius o Massimo Dutti, en sus tiendas físicas y online, todas irán a la misma cuenta de resultados, simplificando de forma notable la operativa.

En números, la simplificación en estos tres países implica que lo que Inditex hacía antes a través de 22 sociedades ahora lo hará con tres. La mayor cantidad de cierres ha tenido lugar en Portugal. Allí, Inditex contaba con hasta nueve filiales para la venta al público, de las que solo una, la rebautizada como ITX Portugal, sigue activa.

Reducción de capital

En Italia, donde el proceso se completó en septiembre, el número de sociedades era de siete, mientras que en el Reino Unido eran seis. En este mercado el proceso acaba de empezar. Cada filial ha reducido su capital a una libra y ha depositado en el Registro Mercantil británico la documentación de su liquidación. En paralelo, la antigua Zara UK ya ha cambiado su nombre a ITX UK para recoger la actividad comercial en ese país.

Se da la circunstancia que el inicio del proceso en el Reino Unido coincide con el caos desatado en las últimas semanas por las consecuencias del Brexit, con problemas de abastecimiento en ciertas materias primas, aunque la compañía lo desliga de esta coyuntura. Esta sigue mencionando la salida del Reino Unido de la Unión Europea entre los riesgos e incertidumbres geopolíticas a las que se enfrenta su actividad.

En su informe financiero del primer semestre, Inditex explica que la entrada en vigor desde el 1 de mayo de este año del acuerdo entre Bruselas y Londres en materia comercial proporciona “una base sólida y segura en múltiples ámbitos”, aunque “no puede equipararse al nivel de integración económica existente antes del Brexit”.

También añade que ha implementado planes de acción en su cadena de suministro, distribución, materia laboral o procesos contables, administrativos, fiscales y aduaneros para “garantizar poder seguir operando de manera normal en dicho mercado”.

Como publicó este diario el pasado 2 de agosto, Inditex liquidó en el ejercicio 2020 un total de 27 filiales, adelgazando su estructura al nivel más bajo desde 2013, con 350 sociedades. Desde la compañía se remiten a lo dicho entonces: esta reducción de su perímetro corporativo busca una mayor agilidad societaria y no tiene ninguna incidencia en la operativa comercial.

El año pasado centró la absorción de filiales en mercados menores, como Croacia, Bosnia o Dinamarca. También lo hizo con sociedades logísticas radicadas en España y que no tenían actividad desde hacía años.

Menos sociedades y menos tiendas, pero más negocio

Absorciones. El proceso que ahora sigue Inditex con su extensa estructura corporativa tiene sus similitudes con el que hace años inició con sus puntos de venta físicos, y que todavía acomete. En este último caso, la estrategia que ha seguido el gigante textil ha sido la de eliminar aquellas tiendas que, por tamaño o por ubicación, dejaron de tener sentido en su oferta comercial, apostando por formatos de gran tamaño que, en un solo establecimiento, fuesen capaces de generar incluso más ventas que todas las cerradas juntas. Esto no ha resentido sus ventas, gracias al tráfico que esas tiendas emblemáticas o flag­ship consiguen generar y al despegue definitivo del canal online, que está plenamente integrado con el físico. Algo parecido sucede en lo relativo a su red empresarial. Como hizo con las tiendas, Inditex está absorbiendo las filiales, unificándolas en una sola de mayor tamaño y que concentre el negocio comercial. Aunque en este caso sin afectación al negocio del grupo, que solo busca adelgazar para ganar una mayor agilidad societaria.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉