Siete errores de liderazgo que debe evitar en 2016

 

Año nuevo, propósitos nuevos. Es tiempo para que todos hagamos algo para ser mejores a lo largo de este año. Y, en muchas ocasiones, ser mejores significa eliminar algunas actuaciones que sin querer llevamos a cabo y que a la larga impiden que las cosas salgan como deberían (o como quisiéramos).

David Sturt y Todd Nordstrom, dos expertos en el mundo del liderazgo, han escrito en Forbes un artículo en el que han localizado algunos malos hábitos que perjudican la labor del líder. «Hemos recopilado una lista con errores que no querrás cometer este año si lo que quiere es convertirse en un buen líder», escriben.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

1. Solo piensan en grande. Aunque los grandes líderes deben tener una visión global y pensar en grande para inspirar a la gente, también deberían saber que es un error de novato obviar las metas pequeñas que hay que alcanzar a lo largo del camino. Conseguir esas pequeñas metas servirá de aliento para no cesar en la búsqueda de la meta mayor.

2. No delegan el trabajo. «Este es un clásico», dicen los expertos. Más de uno tiene a un jefe obsesionado con los pequeños detalles y excesivamente controlador. No sea así, no caiga en la trampa. Dé a los miembros de su equipo taras que sean de su interés y acorde a sus conocimientos y deje que se ofrezcan como voluntarios para las tareas que surjan. Es mejor este lidereazgo que el de mano dura.

3. No ‘aplauden’ los pequeños logros. Cada gran victoria es un cúmulo de pequeños logros, así que ¿por qué dejar de lado todos esos éxitos? «Guarde una pila de tarjetas en su escritorio para que pueda escribir una nota de agradecimiento cuando alguien haga algo bien para usted. Haga un regalo a su equipo cuando hayan hecho un esfuerzo extra por usted. El reconocimiento es la herramienta que mejor funciona para que los empleados trabajen mejor», dice el texto.

4. Falta de comunicación. Una comunicación pobre se expresa de diferentes maneras: correos electrónicos con pocas palabras, falta de transparencia, la hipervigilancia, no tener la puerta del despacho abierta a sus empleados… «Trabaja en sus habilidades comunicativas y en su actitud y verá como su equipo comienza a transformarse. Los líderes que son grandes comunicadores inspiran a la acción y a la innovación», señalan Sturt y Nordstrom.

5. Se creen superiores. Los peores líderes son aquellos que creen que son mejores que nadie (y no lo esconden). Para evitar dar esa impresión, tómese un tiempo para conocer a sus compañeros de trabajo y empleados. Aprenda cómo son ellos, sus familias, sus pasiones… Organice comidas y actividades para hacer equipo. Cuando los miembros del equipo se llevan bien y hay confianza entre ellos ocurren grandes cosas. «Enseñe al resto que el trabajo el equipo y la camaradería son prioridades», escriben.

6. Confunden lo que es la innovación. Quizá está tratando de fomentar la creatividad o está animando a los miembros del equipo a que intervengan en decisiones importantes, pero si no deja espacio a la gente para que ‘juegue’, pruebe cosas y cometa errores entonces no estará abriendo la puerta verdaderamente a la innovación. El equipo debe saber que aunque fallen, usted estará ahí apoyándoles. Solo así se fomenta la innovación.

7. Olvidan las celebraciones. Dada la apretada agenda de los grandes profesionales del siglo XXI, quizá piense que no es un gran problema olvidar el cumpleaños de un compañero o una fecha señalada en el calendario. Pero sí lo es. De hecho, no tiene ni excusas, ya que a día de hoy hay muchas herramientas y aplicaciones que puede utilizar para acordarse de todo. Si aún no se ha hecho al mundo de la tecnología, siempre puede utilizar un bolígrafo para apuntarse los eventos importantes en un calendario. Aprenda a mostrar su aprecio a sus empleados y compañeros y se pondrá en la senda para ser un fantástico líder.

Fuente: Economía Hoy


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here