¿Por qué las tiendas de colchones y muebles siempre están en liquidación?

 

La liquidación es un recurso muy socorrido cuando a un negocio le falta liquidez (de ahí la palabra) que consiste simplemente en darle salida a los productos que se venden en menor cantidad con un precio rebajado. Antes, lo normal era ver una tienda en liquidación cuando cerraban el negocio, o por traslado, pero ahora parece que las tiendas de colchones y muebles están siempre liquidando. Hasta hay negocios que tienen por lema «liquidación permanente» o tienen en su marca parte de la palabra ‘liquidación’.

Liquidando que es gerundio

¿A qué se debe este amor por la liquidación constante e indefinida que parecen haber desarrollado las tiendas de muebles y colchones? A diferencia de las tiendas de ropa y calzado, estos productos no tienen temporada (aunque en realidad las marcas de ropa lowcostya han acabado con las estaciones textiles) y pueden tirar del «efecto ocasión» todo el año. Pero hay algo más detrás de la rebaja compulsiva, y no, no es que se hayan vuelto locos como el sucedáneo de Papá Noel del grupo Media-Saturn.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Evidentemente, lo que quieren es llamar la atención de los clientes potenciales para vender, vender a porrillo. ¿Y cómo se hace esto? Pues liquidando los precios, pero aquí en el sentido estricto de la palabra. Matan los precios con descuentos que pueden superar el 60% del valor del producto. Al menos del supuesto valor previo, que esa es otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de juzgar si estamos delante de una verdadera oferta o no.

El truco del almendruco

La verdad es que a todos nos encanta una liquidación, un descuento o una rebaja más que a un tonto un lapicero. Y es ahí donde atacan las empresas con sus lemas: «precios bajos todos los días», «liquidaciones permanentes», «colchones y descuentos a montones», etc. Saben que no podemos dejar pasar la ocasión de llevarnos una ganga a casa o que la sensación de hacernos con un producto a mitad de precio es tan potente en nuestro cerebro que puede más que el raciocinio.

Al final la liquidación indefinida es una ilusión, una argucia de marketing para vender más, pero puede acarrear malos resultados para las tiendas si los clientes terminan pensando que el negocio va mal o, simplemente, que les están tomando el pelo con un truco barato de mercadotecnia. Además, como este tipo de liquidaciones enfocadas a la venta suele aplicarse parcialmente, los clientes suelen desentenderse del resto de la mercancía. Algo que puede perjudicar al negocio a medio y largo plazo.

Fuente: finanzas.excite.es


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here