No es cosa de juego: Una mirada a la industria del entretenimiento

Una de las industrias pioneras en la adopción de tecnología de última generación es la del entretenimiento. Alrededor de ella veremos incrementar las startups y la multiplicación de propuestas para los consumidores.

Al mismo tiempo, el futuro de la industria de juegos y entretenimiento modificará radicalmente la gestión y políticas empresariales.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Concretamente el entretenimiento de video, en todas sus formas, se volverá más inmersivo, gamificado y personalizado. Tres características que deberán adoptar las industrias de diversos sectores económicos y aparentemente impensables como la salud, soluciones financieras, inmobiliarias y otras.

Son características expansivas que llegaron para quedarse.

Se vaticina, por ejemplo, que habrá experiencias sensoriales que cambiarán la forma en que las personas experimentan o crean una historia. Incluso se apuesta a que en 2030 las narrativas “se sentirán” muy diferente de la experiencia teatral de hoy. Las soluciones inmersivas son la base de la experiencia del cliente de diferentes bienes y servicios.

La háptica o estudio del comportamiento del contacto y las sensaciones, así como la realidad aumentada, hoy permiten a las personas experimentar las mismas cosas y ocupar el mismo espacio, como una sala de cine donde es posible percibir la brisa sobre el rostro.

Tales características tendrán un positivo impacto en materias tan diversas como la educación o salud e incluso las industrias de viajes, finanzas, inmobiliarias y otras.

El factor sorpresa que dominó las salas de cine con un salto inesperado ya quedó atrás. Hoy será posible que cada uno de los espectadores perciban la respiración agitada justo detrás de cada uno en una cinta de terror, por ejemplo.

Al mismo tiempo, los videojuegos o el entretenimiento interactivo como formato será la nueva dirección. Veremos difuminar las líneas entre aquello que vemos y aquello que jugamos. Incluso será posible intervenir en una historia de maneras muy específicas.

La personalización es otra característica de los videos de última generación. Por ejemplo, los niveles de dificultad dentro de un juego que se personalizan automáticamente y se calibran según los patrones individuales de juego, de manera que impulsarán el compromiso, pero en última instancia harán que la experiencia sea más convincente y persuasiva para cada persona.

Cada plataforma de streaming o televisor pueden “leer” al usuario y determinar en qué estado de ánimo está, qué hora del día es y qué tipo de contenido le gustaría ver en ese momento. Eso es parte esencial de la personalización.

Se prevé que en 2030, no se tendrá que eliminar cientos de miles de piezas de contenido. Un algoritmo o inteligencia artificial (IA) va a hacer el trabajo pesado hasta el punto en que las cinco cosas que recomienda que veas sean altamente resonantes.

Los líderes empresariales, entonces, deben plantearse: ¿Cuáles son las experiencias de juego completamente nuevas que deseo admitir? y buscar unir diferentes tecnologías para poder proporcionar una experiencia de juego muy diferente.

Para tener éxito, las compañías de entretenimiento de video deben pensar como una compañía de tecnología. Los datos van a ser críticos, y la recopilación de ellos va a permitir toda esta IA futura.

Conocer cuáles son las preferencias de las audiencias y usar eso para impulsar el proceso creativo, es esencial en la industria del entretenimiento, comunicación, retail y otros.

Finalmente, la mayoría de los narradores de historias en 2030 provendrán de diversos antecedentes geográficos, económicos y demográficos. Por ello, los propios responsables de la toma de decisiones deben ser diversos y liderar con un ritmo acelerado de cambio. La industria del entretenimiento marca nuevas pautas empresariales.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉