Marketing de experiencias: sin emoción no hay conexión

 

En estos tiempos la satisfacción del cliente ya no es suficiente, las marcas, productos y servicios para diferenciarse necesitan experiencias. “Las experiencias son fuentes de emociones y motor de la toma de decisiones”, asegura David Castejón, experto en marketing de experiencias y conferencista que, junto a otros seis expertos, intervino en el EXMA 2016 El futuro del marketing hoy, que tuvo lugar en Santa Cruz, en el salón Guarayos de Fexpocruz, el pasado mes.

Era de la ‘comoditización’

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El marketing de experiencias llega como una solución única y definitiva a un modelo de relación de las marcas con consumidores. Estamos en la era de la ‘comoditización’ de marcas, productos y servicios. Todo es lo mismo, los celulares son iguales, los autos también, los servicios bancarios, etc.

Para entender la idea

La clave del marketing experiencial -también conocido como marketing de experiencias o emocional- está en que un cliente elige un producto o servicio por la vivencia que le ofrece antes de la compra y durante su consumo.

La experiencia marca

El marketing experiencial compromete los sentidos de los consumidores y les permite interactuar físicamente con su marca. Hace vivir al consumidor experiencias emocionales que permite que la marca trascienda en la mente del consumidor de una manera distinta, sistemática y repetitiva. En conclusión, tenemos clientes leales.

 Sirve para fidelizar clientes

La única herramienta contundente para fidelizar y rentabilizar al cliente es a través del marketing de experiencias. Se crea un romance entre la marca y el consumidor. Hay que conservar la vida útil del comprador.

6Es sinónimo de éxito Si lo comparamos con las campañas publicitarias en los medios de comunicación masivos, el marketing emocional ofrece una comunicación personalizada, generando un mayor nivel de compromiso emocional y un porcentaje de conversión mayor, un mayor ‘engagement’.

Construcción emocional

Pueden utilizar las redes sociales para preguntar qué experiencias les gustaría que su marca les haga vivir o qué cosas quieran hacer con sus productos o servicios.

Cosas no van con lo visual

Los productos, las cosas, no van con lo visual, van únicamente con el ‘visibility’. No hay que exponer como en un estante los productos o servicios en la publicidad, para eso están los expositores en lugares de venta.

Simpatía genera empatía

La simpatía definitivamente genera empatía con los consumidores y vínculos. Se puede apelar a ciertas cosas como el humor para crear un vínculo con la gente, lo que a la larga se traduce en un cliente fiel.

La razón no cuenta

Se compra por emoción, no por razón, la razón en las compras no cuenta. Las marcas no deben tomar a los consumidores como seres racionales a la hora de venderles, tienen que apelar a sus emociones.

Qué me vas a hacer sentir

No me digas qué me vas a vender, dime qué me vas a hacer sentir. Hay que mostrar qué sentimientos genera la marca en las personas, el propósito en la vida de sus consumidores y la diferencia de su competencia

Fuente: El Deber Bolivia


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here