Los productos sostenibles satisfacen a los clientes

Según pública hiretail:

Más de 7 de cada 10 organizaciones que han implementado el diseño de productos sostenibles han experimentado un aumento en el crecimiento de sus ingresos, la satisfacción de sus clientes y el compromiso de sus empleados.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Según el último informe del Instituto de Investigación Capgemini, el 67% de las empresas ha experimentado una reducción en las emisiones de carbono gracias a la aplicación de estrategias de diseño de productos sostenibles, mientras que para el 73% ha supuesto una mejora en el crecimiento de los ingresos.

La investigación señala una necesidad crítica de intensificar la acción: las organizaciones pueden comenzar haciendo de la sostenibilidad una prioridad estratégica fundamental para los equipos de diseño de productos.

Las decisiones de diseño tienen un profundo impacto en las consecuencias medioambientales y sociales de los productos. Alrededor del 80% del impacto ambiental de los productos se puede atribuir a decisiones tomadas en la etapa de diseño. Fundamentalmente, el diseño de productos sostenibles es una palanca clave para ayudar a las compañías a lograr la transición hacia el objetivo net zero. Las emisiones de los productos pueden representar una parte importante en las emisiones totales de las empresas y las estrategias de diseño sostenible son vitales para mitigarlas. Sin embargo, solo el 22% de las organizaciones ha hecho de la sostenibilidad un componente fundamental en el diseño de productos, y únicamente una cuarta parte de las compañías realiza evaluaciones periódicas del impacto medioambiental (26%) y social  (25%) al crear nuevos productos.

Para alcanzar sus objetivos de reducción de carbono y cumplir con los propósitos generales de desarrollo sostenible, las organizaciones deben pensar más allá de los problemas de diseño aislados y considerar el sistema en su conjunto, desde las primeras etapas del diseño del producto hasta la selección de los materiales y la gestión del final de la vida útil. Esto requiere una serie de enfoques diferentes a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, incluyendo el pensamiento sistémico, el pensamiento de diseño circular y los enfoques regenerativos”, señala Roshan Gya, Director Global de Industria Inteligente de Capgemini. “Las empresas también deben tener en cuenta que muchas iniciativas de sostenibilidad se caracterizan por un perjuicio a corto plazo seguido de un beneficio a largo plazo, como las inversiones iniciales para evitar mayores costes en el futuro.”

La presión normativa es el factor motivador principal

El informe revela que la principal motivación para el 61% de las compañías que actualmente adopta prácticas de diseño de productos sostenibles o que planea hacerlo en el futuro es la presión de las normas reguladoras. Dado que la normativa se endurecerá en el futuro, incluso en lo que respecta a la ampliación de la vida útil de los productos y a los materiales reciclados utilizados en productos y/o en sus envases, las empresas que aún no estén aplicando un diseño sostenible deben reconsiderarlo para protegerse del riesgo de incumplimiento de la normativa en el futuro.

El diseño sostenible no siempre conlleva un mayor coste

A menudo se piensa que el diseño sostenible es demasiado costoso, y esta percepción representa un obstáculo importante para su aplicación. Sin embargo, Capgemini descubrió que, en todos los sectores, el 23% de las empresas que ha aplicado al menos una estrategia de diseño sostenible ha experimentado una disminución de los costes, mientras que el 37% de las organizaciones afirma que los costes se han mantenido igual.

Más de 7 de cada 10 organizaciones que han implementado el diseño de productos sostenibles han experimentado un aumento en el crecimiento de sus ingresos, la satisfacción de sus clientes y el compromiso de sus empleados.

Según el último informe del Instituto de Investigación Capgemini, el 67% de las empresas ha experimentado una reducción en las emisiones de carbono gracias a la aplicación de estrategias de diseño de productos sostenibles, mientras que para el 73% ha supuesto una mejora en el crecimiento de los ingresos.

La investigación señala una necesidad crítica de intensificar la acción: las organizaciones pueden comenzar haciendo de la sostenibilidad una prioridad estratégica fundamental para los equipos de diseño de productos.

Las decisiones de diseño tienen un profundo impacto en las consecuencias medioambientales y sociales de los productos. Alrededor del 80% del impacto ambiental de los productos se puede atribuir a decisiones tomadas en la etapa de diseño. Fundamentalmente, el diseño de productos sostenibles es una palanca clave para ayudar a las compañías a lograr la transición hacia el objetivo net zero. Las emisiones de los productos pueden representar una parte importante en las emisiones totales de las empresas y las estrategias de diseño sostenible son vitales para mitigarlas. Sin embargo, solo el 22% de las organizaciones ha hecho de la sostenibilidad un componente fundamental en el diseño de productos, y únicamente una cuarta parte de las compañías realiza evaluaciones periódicas del impacto medioambiental (26%) y social  (25%) al crear nuevos productos.

Para alcanzar sus objetivos de reducción de carbono y cumplir con los propósitos generales de desarrollo sostenible, las organizaciones deben pensar más allá de los problemas de diseño aislados y considerar el sistema en su conjunto, desde las primeras etapas del diseño del producto hasta la selección de los materiales y la gestión del final de la vida útil. Esto requiere una serie de enfoques diferentes a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, incluyendo el pensamiento sistémico, el pensamiento de diseño circular y los enfoques regenerativos”, señala Roshan Gya, Director Global de Industria Inteligente de Capgemini. “Las empresas también deben tener en cuenta que muchas iniciativas de sostenibilidad se caracterizan por un perjuicio a corto plazo seguido de un beneficio a largo plazo, como las inversiones iniciales para evitar mayores costes en el futuro.”

La presión normativa es el factor motivador principal

El informe revela que la principal motivación para el 61% de las compañías que actualmente adopta prácticas de diseño de productos sostenibles o que planea hacerlo en el futuro es la presión de las normas reguladoras. Dado que la normativa se endurecerá en el futuro, incluso en lo que respecta a la ampliación de la vida útil de los productos y a los materiales reciclados utilizados en productos y/o en sus envases, las empresas que aún no estén aplicando un diseño sostenible deben reconsiderarlo para protegerse del riesgo de incumplimiento de la normativa en el futuro.

El diseño sostenible no siempre conlleva un mayor coste

A menudo se piensa que el diseño sostenible es demasiado costoso, y esta percepción representa un obstáculo importante para su aplicación. Sin embargo, Capgemini descubrió que, en todos los sectores, el 23% de las empresas que ha aplicado al menos una estrategia de diseño sostenible ha experimentado una disminución de los costes, mientras que el 37% de las organizaciones afirma que los costes se han mantenido igual.

Más de 7 de cada 10 organizaciones que han implementado el diseño de productos sostenibles han experimentado un aumento en el crecimiento de sus ingresos, la satisfacción de sus clientes y el compromiso de sus empleados.

Según el último informe del Instituto de Investigación Capgemini, el 67% de las empresas ha experimentado una reducción en las emisiones de carbono gracias a la aplicación de estrategias de diseño de productos sostenibles, mientras que para el 73% ha supuesto una mejora en el crecimiento de los ingresos.

La investigación señala una necesidad crítica de intensificar la acción: las organizaciones pueden comenzar haciendo de la sostenibilidad una prioridad estratégica fundamental para los equipos de diseño de productos.

Las decisiones de diseño tienen un profundo impacto en las consecuencias medioambientales y sociales de los productos. Alrededor del 80% del impacto ambiental de los productos se puede atribuir a decisiones tomadas en la etapa de diseño. Fundamentalmente, el diseño de productos sostenibles es una palanca clave para ayudar a las compañías a lograr la transición hacia el objetivo net zero. Las emisiones de los productos pueden representar una parte importante en las emisiones totales de las empresas y las estrategias de diseño sostenible son vitales para mitigarlas. Sin embargo, solo el 22% de las organizaciones ha hecho de la sostenibilidad un componente fundamental en el diseño de productos, y únicamente una cuarta parte de las compañías realiza evaluaciones periódicas del impacto medioambiental (26%) y social  (25%) al crear nuevos productos.

Para alcanzar sus objetivos de reducción de carbono y cumplir con los propósitos generales de desarrollo sostenible, las organizaciones deben pensar más allá de los problemas de diseño aislados y considerar el sistema en su conjunto, desde las primeras etapas del diseño del producto hasta la selección de los materiales y la gestión del final de la vida útil. Esto requiere una serie de enfoques diferentes a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, incluyendo el pensamiento sistémico, el pensamiento de diseño circular y los enfoques regenerativos”, señala Roshan Gya, Director Global de Industria Inteligente de Capgemini. “Las empresas también deben tener en cuenta que muchas iniciativas de sostenibilidad se caracterizan por un perjuicio a corto plazo seguido de un beneficio a largo plazo, como las inversiones iniciales para evitar mayores costes en el futuro.”

La presión normativa es el factor motivador principal

El informe revela que la principal motivación para el 61% de las compañías que actualmente adopta prácticas de diseño de productos sostenibles o que planea hacerlo en el futuro es la presión de las normas reguladoras. Dado que la normativa se endurecerá en el futuro, incluso en lo que respecta a la ampliación de la vida útil de los productos y a los materiales reciclados utilizados en productos y/o en sus envases, las empresas que aún no estén aplicando un diseño sostenible deben reconsiderarlo para protegerse del riesgo de incumplimiento de la normativa en el futuro.

El diseño sostenible no siempre conlleva un mayor coste

A menudo se piensa que el diseño sostenible es demasiado costoso, y esta percepción representa un obstáculo importante para su aplicación. Sin embargo, Capgemini descubrió que, en todos los sectores, el 23% de las empresas que ha aplicado al menos una estrategia de diseño sostenible ha experimentado una disminución de los costes, mientras que el 37% de las organizaciones afirma que los costes se han mantenido igual.

Más de 7 de cada 10 organizaciones que han implementado el diseño de productos sostenibles han experimentado un aumento en el crecimiento de sus ingresos, la satisfacción de sus clientes y el compromiso de sus empleados.

Según el último informe del Instituto de Investigación Capgemini, el 67% de las empresas ha experimentado una reducción en las emisiones de carbono gracias a la aplicación de estrategias de diseño de productos sostenibles, mientras que para el 73% ha supuesto una mejora en el crecimiento de los ingresos.

La investigación señala una necesidad crítica de intensificar la acción: las organizaciones pueden comenzar haciendo de la sostenibilidad una prioridad estratégica fundamental para los equipos de diseño de productos.

Las decisiones de diseño tienen un profundo impacto en las consecuencias medioambientales y sociales de los productos. Alrededor del 80% del impacto ambiental de los productos se puede atribuir a decisiones tomadas en la etapa de diseño. Fundamentalmente, el diseño de productos sostenibles es una palanca clave para ayudar a las compañías a lograr la transición hacia el objetivo net zero. Las emisiones de los productos pueden representar una parte importante en las emisiones totales de las empresas y las estrategias de diseño sostenible son vitales para mitigarlas. Sin embargo, solo el 22% de las organizaciones ha hecho de la sostenibilidad un componente fundamental en el diseño de productos, y únicamente una cuarta parte de las compañías realiza evaluaciones periódicas del impacto medioambiental (26%) y social  (25%) al crear nuevos productos.

Para alcanzar sus objetivos de reducción de carbono y cumplir con los propósitos generales de desarrollo sostenible, las organizaciones deben pensar más allá de los problemas de diseño aislados y considerar el sistema en su conjunto, desde las primeras etapas del diseño del producto hasta la selección de los materiales y la gestión del final de la vida útil. Esto requiere una serie de enfoques diferentes a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, incluyendo el pensamiento sistémico, el pensamiento de diseño circular y los enfoques regenerativos”, señala Roshan Gya, Director Global de Industria Inteligente de Capgemini. “Las empresas también deben tener en cuenta que muchas iniciativas de sostenibilidad se caracterizan por un perjuicio a corto plazo seguido de un beneficio a largo plazo, como las inversiones iniciales para evitar mayores costes en el futuro.”

La presión normativa es el factor motivador principal

El informe revela que la principal motivación para el 61% de las compañías que actualmente adopta prácticas de diseño de productos sostenibles o que planea hacerlo en el futuro es la presión de las normas reguladoras. Dado que la normativa se endurecerá en el futuro, incluso en lo que respecta a la ampliación de la vida útil de los productos y a los materiales reciclados utilizados en productos y/o en sus envases, las empresas que aún no estén aplicando un diseño sostenible deben reconsiderarlo para protegerse del riesgo de incumplimiento de la normativa en el futuro.

El diseño sostenible no siempre conlleva un mayor coste

A menudo se piensa que el diseño sostenible es demasiado costoso, y esta percepción representa un obstáculo importante para su aplicación. Sin embargo, Capgemini descubrió que, en todos los sectores, el 23% de las empresas que ha aplicado al menos una estrategia de diseño sostenible ha experimentado una disminución de los costes, mientras que el 37% de las organizaciones afirma que los costes se han mantenido igual.

Más de 7 de cada 10 organizaciones que han implementado el diseño de productos sostenibles han experimentado un aumento en el crecimiento de sus ingresos, la satisfacción de sus clientes y el compromiso de sus empleados.

Según el último informe del Instituto de Investigación Capgemini, el 67% de las empresas ha experimentado una reducción en las emisiones de carbono gracias a la aplicación de estrategias de diseño de productos sostenibles, mientras que para el 73% ha supuesto una mejora en el crecimiento de los ingresos.

La investigación señala una necesidad crítica de intensificar la acción: las organizaciones pueden comenzar haciendo de la sostenibilidad una prioridad estratégica fundamental para los equipos de diseño de productos.

Las decisiones de diseño tienen un profundo impacto en las consecuencias medioambientales y sociales de los productos. Alrededor del 80% del impacto ambiental de los productos se puede atribuir a decisiones tomadas en la etapa de diseño. Fundamentalmente, el diseño de productos sostenibles es una palanca clave para ayudar a las compañías a lograr la transición hacia el objetivo net zero. Las emisiones de los productos pueden representar una parte importante en las emisiones totales de las empresas y las estrategias de diseño sostenible son vitales para mitigarlas. Sin embargo, solo el 22% de las organizaciones ha hecho de la sostenibilidad un componente fundamental en el diseño de productos, y únicamente una cuarta parte de las compañías realiza evaluaciones periódicas del impacto medioambiental (26%) y social  (25%) al crear nuevos productos.

Para alcanzar sus objetivos de reducción de carbono y cumplir con los propósitos generales de desarrollo sostenible, las organizaciones deben pensar más allá de los problemas de diseño aislados y considerar el sistema en su conjunto, desde las primeras etapas del diseño del producto hasta la selección de los materiales y la gestión del final de la vida útil. Esto requiere una serie de enfoques diferentes a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, incluyendo el pensamiento sistémico, el pensamiento de diseño circular y los enfoques regenerativos”, señala Roshan Gya, Director Global de Industria Inteligente de Capgemini. “Las empresas también deben tener en cuenta que muchas iniciativas de sostenibilidad se caracterizan por un perjuicio a corto plazo seguido de un beneficio a largo plazo, como las inversiones iniciales para evitar mayores costes en el futuro.”

La presión normativa es el factor motivador principal

El informe revela que la principal motivación para el 61% de las compañías que actualmente adopta prácticas de diseño de productos sostenibles o que planea hacerlo en el futuro es la presión de las normas reguladoras. Dado que la normativa se endurecerá en el futuro, incluso en lo que respecta a la ampliación de la vida útil de los productos y a los materiales reciclados utilizados en productos y/o en sus envases, las empresas que aún no estén aplicando un diseño sostenible deben reconsiderarlo para protegerse del riesgo de incumplimiento de la normativa en el futuro.

El diseño sostenible no siempre conlleva un mayor coste

A menudo se piensa que el diseño sostenible es demasiado costoso, y esta percepción representa un obstáculo importante para su aplicación. Sin embargo, Capgemini descubrió que, en todos los sectores, el 23% de las empresas que ha aplicado al menos una estrategia de diseño sostenible ha experimentado una disminución de los costes, mientras que el 37% de las organizaciones afirma que los costes se han mantenido igual.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉