Los ecommerces españoles preparan la temporada navideña muy tarde

ventas navideñas

Según pública itreseller:

Durante el último trimestre de 2021 se registraron más de 334 millones de transacciones en los comercios online, un 8,6% más que en 2020. Tan solo un 4,5% de las empresas españolas empieza a preparar la temporada navideña a finales del segundo trimestre, mientras que un 40% pospone su preparación hasta octubre o noviembre.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los últimos cuatro meses del año son claves para el e-commerce. Fechas señaladas como Halloween, el Black Friday, Cyber Monday y las Navidades son puntos de inflexión para los vendedores, que ultiman todos los detalles para sacarle el máximo partido al último trimestre del año. Según datos de la CNMC, el comercio electrónico en España superó el año pasado los 57.700 millones de euros y el último trimestre del año fue en el que hubo un mayor incremento (15,8%) respecto a 2020, llegando a registrar más de 334 millones de transacciones.

Pero para poder cubrir la alta demanda durante esta época, las empresas deben empezar a prepararse desde verano, algo que según el Ecommerce Trend Report 2021 no ocurre. Tan solo un 4,5% de empresas españolas empieza a preparar la temporada navideña a finales del segundo trimestre y el 54% empieza a preocuparse en agosto y septiembre, mientras que un 40% posponen su preparación hasta octubre o noviembre. La previsión es más importante este año, teniendo en cuenta la subida de los costes y la coyuntura económica actual. En este contexto, Huboo destaca cuatro claves para abordar mejor el pico de ventas de final de año:

–Planificación. Las ventas digitales son la primera opción para los compradores durante la época de mayor consumo del año. Según un reciente estudio de Adevinta, el 86% de los consumidores ya realiza sus compras online. Por ello, es esencial que los comercios se preparen con antelación y se aseguren de tener en cuenta una serie de factores clave mucho antes de la exposición de sus productos en su comercio electrónico. Esto abarca desde la confirmación de las fuentes de existencias y sus proveedores, hasta la elección y organización de un servicio de mensajería adecuado y la selección de los canales de venta más apropiados. Si no se investiga a fondo el mercado interno y externo, muchas empresas pueden tener dificultades para satisfacer la demanda.

–Externalización de la gestión. Con cada vez más pymes apostando por la venta online, es necesario que estas estén preparadas para el habitual incremento de la demanda del último trimestre. Muchas de ellas no tienen la infraestructura ni los procesos adecuados para gestionar el alto volumen de pedidos y la externalización del fullfilment les permite ahorrar tiempo y dinero, ya que los proveedores de fullfilment tienen acceso a una amplia red de transportistas y son capaces de ofrecer las tarifas más competitivas del mercado y aseguran el cuidado de los productos durante todo el proceso.

–Experiencia de usuario. Los clientes no solo tienen en cuenta lo rápido que pueden recibir un producto, sino también la fiabilidad del propio e-commerce y los detalles que facilita el vendedor de cada referencia. El seguimiento de un artículo desde la compra hasta la recogida, el embalaje, la entrega y su posterior comunicación al cliente, proporciona tranquilidad y da confianza a los clientes, incrementando la posibilidad de que se conviertan en recurrentes. Cuidar y perfeccionar la experiencia de los consumidores es posible cuando se trabaja con un proveedor de servicios logísticos que disponga de un amplio panel de control de seguimiento y actualizaciones en tiempo real, permitiendo a las empresas tener total transparencia sobre los pedidos y su paradero y mejorando así la experiencia de cliente.

–Control del almacenamiento y stock. Muchas empresas prefieren externalizar sus servicios de fulfillment para no tener que preocuparse por el almacenamiento, que no solo puede incrementar exponencialmente los costes, sino que también es muy complicado de mantener. Gracias a la externalización de estos servicios, los comerciantes pueden centrarse en la gestión del negocio, sin la constante preocupación de tener que enviar los pedidos a tiempo y depender de un mensajero, logrando también mejores tarifas de mensajería en comparación con las que podrían organizar los comerciantes de forma independiente y prioridad por parte de los proveedores a pesar de ser una pyme.

“Cada vez es mayor el número de personas que realiza compras online, especialmente en los últimos meses del año, por ello resulta imprescindible que las empresas se preparen con antelación para estas fechas tan señaladas y sean capaces de cubrir la demanda. Lo ideal es que las compañías sean capaces de gestionar sus productos y stock de tal manera que sean capaces de adaptarse a la temporada alta sin grandes esfuerzos y estén preparadas en todo momento para un incremento puntual de la demanda”, afirma Roi Elizondo, vicepresidente de Alianzas Estratégicas de Huboo.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉