Estudios: Pandemia fomenta expansión y diversificación en mercado de pagos

Mesa con laptop, planta decorativa, mano con celular y tarjeta de banco

Con vastas oportunidades en la digitalización del dinero, América Latina ha sido testigo de crecientes expansiones transfronterizas de actores locales que operan en diferentes segmentos del ecosistema de pagos.

Las demandas de pago y las restricciones de movilidad que han surgido durante la crisis sanitaria han revitalizado la tendencia.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Estas empresas también están aprovechando el mismo idioma de los países de la región y las usuales dificultades de la población para acceder y usar servicios financieros digitales en diferentes mercados.

Arturo Ramos, jefe de negocios para la región andina de Geopagos, dijo a BNamericas que la compañía ve muchas oportunidades comerciales en América Latina. Agregó que la industria tiene un «enemigo común», que es el efectivo, puesto que casi el 90% de la población de los mercados centrales de la región realiza transacciones con efectivo.

La compañía argentina ofrece una plataforma de pago de marca blanca para comerciantes tradicionales y de e-commerce. Lanzada en 2013, la firma se ha expandido en la región y ahora opera en 16 países bajo su enfoque B2B.

Sus clientes son bancos, adquirentes de tarjetas, facilitadores de pagos, empresas de procesamiento de pagos y, eventualmente, fintechs y billeteras digitales. Opera con las grandes compañías de procesamiento de pagos en sus principales mercados, detalló Ramos.

Geopago informa tener 32 socios en Latinoamérica y 1,5 millones de comerciantes conectados a su plataforma. Al año efectúa alrededor de 100 millones de transacciones de pago, lo que constituye un volumen de ventas cercano a US$4.000 millones, según el ejecutivo.

La empresa apunta a expandirse a Brasil en el corto plazo, por ser el mercado de pagos electrónicos más grande y competitivo de Latinoamérica. También apuesta por nuevos servicios, como los pagos con código QR y otras modalidades.

Indicó que la compañía considera muy importante llegar pronto a Brasil porque es un mercado prácticamente maduro en pagos electrónicos, pero también tiene una buena oportunidad de crecimiento en los países donde están presentes.

En Perú se lanzaron al menos tres nuevas billeteras digitales en 2020, lo que eleva el total disponible en el país a siete. Estas compañías crecieron mucho en la pandemia. Triplicaron, incluso cuadruplicaron el número de sus usuarios, señaló Ramos.

A pesar de esto, no cree que el uso de efectivo en la región termine pronto dada la alta informalidad laboral y el acceso limitado a internet en algunas áreas, así como los obstáculos culturales para el cambio.

Solo 4 de cada 10 peruanos prefieren los pagos electrónicos por sobre el dinero en efectivo, de acuerdo con el último informe de Kantar Insights, citado por el diario local Gestión.

En Colombia, según un estudio del Banco Central, a fines de 2020 solo el 59,2% de las tiendas del país recibían pagos electrónicos, ya sea con tarjetas de crédito y débito o transferencias bancarias, entre otros medios.

«A pesar de la creciente disponibilidad y aceptación de instrumentos y canales de pago electrónicos, los consumidores siguen prefiriendo ampliamente el efectivo para realizar sus compras», indicó el banco.

TNS Y TERRAPAY

TNS, uno de los actores más antiguos en conectividad de pagos, también pretende aprovechar las oportunidades del pago electrónico para expandir y diversificar sus operaciones en la región, especialmente en Brasil.

Según la empresa, como parte de este objetivo acaba de contratar a José Augusto Cordeiro, exejecutivo de telecomunicaciones, para que asuma la dirección comercial para América Latina.

TNS ofrece soluciones de infraestructura como servicio (IaaS) a empresas financieras y de pago, así como servicios de internet de las cosas, seguimiento de vehículos, monitoreo y seguridad.

La compañía opera en más de 60 países con servicios de habilitación de dispositivos de pago, conectividad y herramientas de procesamiento minorista. Entre sus clientes y socios figuran Visa, Mastercard, Goldman Sachs, Citi y AT&T.

Entre los actores internacionales, la firma de infraestructura de pagos TerraPay, con sede en Países Bajos, acaba de anunciar el lanzamiento de su servicio en 16 mercados latinoamericanos.

Según el último informe sobre dinero móvil de la asociación internacional de operadores móviles GSMA, Latinoamérica tenía 39 millones de cuentas de dinero móvil registradas a fines del año pasado, 38% más que en igual momento un año antes.

Las cuentas activas aumentaron 67% a 16 millones, el nivel más alto desde 2014. Latinoamérica también sigue siendo la región con la tasa de actividad más alta, ya que más del 40% de todas las cuentas están activas mensualmente, señaló la asociación.

El hecho es que los pagos móviles cobraron impulso en América Latina en 2020. Por ejemplo, más del 70% de las ventas en línea de MercadoLibre se realizaron a través de un dispositivo móvil.

La pandemia incidió también en el fomento de los pagos sin contacto. En Brasil, este tipo de pago se disparó 700% en el segundo trimestre de 2021, a 34.400 millones de reales (US$6.000 millones) en transacciones, en comparación con los 4.500 millones de reales del mismo período del año pasado, según datos del gremio local Abecs, que agrupa a compañías de tarjetas de crédito.

Ver más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉