El comercio electrónico post pandemia

Interior de oficina, estantes con libros y adornos , mujer trabajando en laptop

Según pública tradeyretail:

El aislamiento obligatorio disparó las ventas online en los marketplaces, sitios de retailers y cadenas de supermercados. Tal es así que durante las primeras semanas de la cuarentena en el 2020 muchas plataformas se vieron colapsadas ante la enorme cantidad de pedidos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Luego, la oferta se ordenó con mejoras en sus sitios web y con nuevas estrategias de entrega, como el retiro en tienda. Así, la última milla se logró resolver para mejorar la experiencia de compra, y los usuarios que compraron online por primera vez, obligados, volvieron a hacerlo en múltiples oportunidades.

Esto generó una disparada en el canal que fue record en el 2020. En tanto, en el 2021 la demanda se amesetó, y en este 2022 continúa esta tendencia. Sin embargo, la cantidad de usuarios online se agrandó, lo que representa una enorme oportunidad para este formato de ventas.

Para los supermercados, hasta antes de la pandemia el canal representaba menos del 10% de las ventas. Sin embargo, en este 2022 ya muchas cadenas llegaron a las dos cifras sobre la facturación total. 

De acuerdo con el último informe de la CACE, en el primer semestre del 2022 la facturación fue de $1.090 millones, lo que representa un incremento del 73%. En tanto, en el mismo período del 2021 el alza había sido del 101%. De hecho, en el primer semestre del 2019 el monto era de $152 millones. Así, se muestra una tendencia hacia una nueva normalidad, en la que el alza se desacelera, pero se mantienen niveles muy altos de consumo.

Esta ampliación de la torta implica también un desarrollo de los medios para acceder al canal online. El celular continúa ganando relevancia y ya se consolidó como el medio favorito para las búsquedas. Así, el tráfico a través de estos dispositivos fue de un 74%, mientras que las compras efectuadas por esta vía fueron de un 58%. 

 

image

Otro factor que deja en claro que cada vez se sortean más barreras a la hora de comprar online, es que los usuarios se animan a comprar alimentos y bebidas por Internet, una categoría que se viene desarrollando fuertemente desde el comienzo de la pandemia. En unidades este rubro encabeza el top 5, así como también en facturación, por encima de segmentos tradicionales del online como el turismo y la línea blanca. 

El financiamiento y la posibilidad de acceder a descuentos exclusivos del canal figuran como drivers súper importantes para el usuario. De acuerdo con la CACE, ocho de cada 10 empresas financian sus ventas en cuotas, y según el estudio presentado junto a Kantar se registra una mayor concentración en el rango de las 3 y las 6 cuotas, ante un shopper que no quiere endeudarse a plazos muy largos pero que sí busca estrategias para ganarle a la inflación.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉