Cuidar a los empleados, un gran reto para 2022

Después de consolidar el teletrabajo tras la pandemia del Covid-19, el año 2022 se presenta lleno de retos para las empresas en un escenario marcado por la digitalización, el auge del ecommerce y también de factores económicos y sociales como la crisis económica y el estado emocional de los empleados.

En este sentido, son varios retos a los que las compañías han de hacer frente a lo largo del año que viene y venideros.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Cuidar la salud mental de los empleados

La pandemia ha puesto encima de la mesa la importancia de cuidar la salud mental, uno de los problemas silenciados por la sociedad hasta hace poco, que además se ha visto agravado por la situación de estrés generalizada que está causando el virus. La salud mental y emocional no es solo un asunto ligado a enfermedades sino que está relacionada directamente con el bienestar propio de las personas. Trabajar en exceso, la dificultad de afrontar gastos o la precariedad laboral son factores que la agravan y que las compañías pueden hacer mucho al respecto. No en vano, la mitad de los problemas de salud mental de los españoles tiene una relación directa con su trabajo, según Infojobs.

Es momento de preguntarse qué tal están los empleados, de implantar medidas para mejorar su salud y su estado de ánimo, de hablar y empatizar con ellos, de revisar tareas de trabajo, de conocer sus necesidades.

También hay que tener presente que la siniestralidad laboral sigue siendo un problema en España. Infartos, derrames cerebrales o accidentes siguen sucediendo de forma dramática en las empresas, ante lo cual hace falta más prevención.

Fomentar la desconexión digital

El teletrabajo ya es una realidad y ya son muchas empresas las que lo ofrecen de forma total o parcial en sus condiciones laborales. La digitalización permite agilizar procesos pero también da pie a que el empleado no conciba una división tan clara de horarios y acabe afectando a su estado emocional y anímico.

Por eso es importante implantar medidas de desconexión que garanticen el cumplimiento de objetivos y horas y que reconozca el derecho del trabajador a no estar conectado fuera de su horario, incluidas las herramientas de mensajería. Es un tema serio que en Francia ya cuenta con regulación propia al respecto y que va camino de implantarse a nivel europeo.

Según un estudio de Aiwin, la hiperconectividad puede hacer perder hasta un mes al año a cada trabajador, lo que también repercute en insomnio, agotamiento, mal humor y falta de energía.

Implantar políticas de sostenibilidad en las empresas

El 40 % de consumidores españoles afirma sentir más empatía con el ecologismo que antes de la pandemia, según el informe Global Consumer Insights Pulse Survey 2021 de PWC. La ley del cambio climático y la cumbre mundial sobre el clima (COP26) han dejado claro que luchar contra el calentamiento global es una tarea que debe abarcar todos los sectores de la sociedad, incluidas las empresas.

Las compañías no solo pueden revisar el mobiliario y los productos que emplean para ser más sostenibles, sino que también tienen una gran oportunidad para lanzar campañas que llamen a la población a tomar conciencia sobre este problema y en medir y compensar la huella del carbono que emiten a la atmósfera.

Crisis de suministros

El encarecimiento de los precios de la energía ha puesto en jaque a muchas empresas, especialmente pymes que, al igual que las familias, no pueden afrontar los disparados precios de la luz que en 2021 han dejado cifras récord. Además, se ha producido un encarecimiento de las materias primas que ha evolucionado en una escasez global de suministros, lo que ha retrasado en buena medida el envío de millones de productos. Esta situación ha afectado de forma notoria al sector de la tecnología y electrónica de consumo, con una escasez de chips y semiconductores que está afectando a la producción de todo tipo de productos como videoconsolas y electrodomésticos. Una situación que, según Intel, no se normalizará hasta 2023. Asimismo, materiales como la madera o el acero han subido considerablemente su coste, lo que ha de tenerse en cuenta de cara a llevar a cabo reformas o nuevas construcciones.

Auge del eCommerce

Otra de las principales consecuencias de la pandemia ha sido el repunte global de las compras online. Es una oportunidad para muchos negocios que han sufrido aislamiento a causa del virus pero también un reto para aquellos que aún no han adaptado sus modelos a la red.

Las empresas no han de olvidar que la digitalización también supone que muchos empleos se puedan extinguir a no tan largo plazo, por lo que su contribución en la formación digital de los trabajadores supondrá un aliciente para la estabilidad y salud de los empleados.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉