Cinco mitos sobre el rol de los jóvenes en el trabajo

Los jóvenes no tienen compromiso con su trabajo, se dejan tentar fácil e irresponsablemente por nuevas propuestas laborales, están en busca de nuevas experiencias y no le dan importancia a la construcción de una carrera profesional en una compañía. Estos, entre otros, son los mitos que rodean a la generación conocida como millennials: nativos digitales –de 21 a 34 años– que ya son parte sustancial del mundo del trabajo.

Sin embargo, un estudio global de IBM pone en entredicho algunas de esas creencias extendidas en las áreas de Recursos Humanos. Para su realización se consultó la opinión de 1.800 empleados de organizaciones de todos los tamaños, en 12 países.

El trabajo, Myths, Exaggerations and Uncomfortable Truths, afirma que la principal diferencia entre los millennials y los empleados de otras generaciones es su habilidad con lo digital. En ítems como objetivos de carrera, compromiso como empleado, estilo de liderazgo y búsqueda de reconocimiento, el trabajo demuestra que no hay tantas diferencias con los empleados de otras generaciones. Y concluye que los nacidos en la era digital no son ni perezosos, ni egoístas, ni superficiales.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En los próximos cinco años, los nativos digitales incrementarán su influencia en las decisiones de las organizaciones, avanzando hacia posiciones de liderazgo. Las empresas necesitan empezar a planificar este cambio creando un entorno de trabajo que maximice las características de esta generación. Para hacerlo, primero necesitan entender qué motiva a estos empleados y qué parte de la literatura sobre ellos es mito y qué es realidad.

El estudio recomienda a las compañías focalizarse en los individuos dejando de lado los estereotipos generacionales, fomentando la cultura colaborativa y abandonando estas falsas creencias.

1. Las expectativas profesionales de los millennials son diferentes a las de sus mayores.
Según el estudio de IBM, esas expectativas no difieren tanto como se supone. Los jóvenes buscan la seguridad económica y un buen puesto de trabajo, al igual que sus predecesores. Del mismo modo que ellos, privilegian un liderazgo inspirador y articulado con una estrategia de promociones basada en el reconocimiento al desempeño.

2. Los millennials necesitan reconocimiento continuo y creen que todo el mundo merece un premio.
La idea que los nativos digitales tienen de un jefe perfecto no es la de una persona que les da palmaditas en la espalda. Buscan un jefe ético y justo; valoran la transparencia y el compartir la información. Del mismo modo, las generaciones anteriores también destacan estas cualidades como las más buscadas en un jefe, antes que la necesidad de reconocimiento. De hecho, son mayoría entre la generación X los que piensan que un equipo exitoso debe ser recompensado. Los más jóvenes no buscan premios sino ser tratados de modo justo.

3. Los millennials son adictos digitales que comparten todo online sin distinguir entre lo personal y lo profesional.
Si bien es un hecho que los nacidos en la generación del milenio son propensos a la interacción online, el estudio no encontró diferencias significativas con la generación X en el uso que hacen de las redes sociales. Son igualmente capaces de separar lo profesional de lo personal y ser discretos en el uso de las redes. De hecho, son menos propensos que las generaciones anteriores a usar sus cuentas de redes sociales para fines laborales. Y a la hora de adquirir nuevas habilidades, los jóvenes eligieron el contacto cara a cara por sobre el aprendizaje virtual. Del estudio se desprende que las empresas deben orientar a todos sus empleados, sin distinción de edad, acerca de lo que puede o no ser compartido hacia afuera por redes digitales.

4. Los millennials no pueden tomar una decisión sin pedir opiniones a otros.
Los jóvenes valoran la opinión de los demás, pero no manifiestan una mayor necesidad de pedir consejo cuando toman decisiones en un entorno laboral que los de la generación X. Incluso, aunque piensan que obtener consenso es importante, más del 50% piensa que sus jefes están cualificados para tomar las decisiones. Cosa que no sucede con los baby boomers, que suelen ser escépticos sobre las capacidades de sus líderes. Los jóvenes se manejan mejor en un entorno colaborativo, lo cual es, bien mirada, una ventaja que las organizaciones deberían capitalizar.

5. Los millennials son más proclives a cambiar de trabajo si no están satisfechos.
Los nuevos trabajadores deciden cambiar de empleo por las mismas razones que lo hacen otras generaciones; no es cierto que sean más proclives a hacerlo por un arrebato pasional. De hecho, los principales motivos para cambiar de trabajo no tienen que ver con salvar el planeta: quieren ganar más dinero y desarrollarse en un entorno más creativo e innovador. Si bien es cierto que los jóvenes han tenido más cambios laborales, esto se debe a las condiciones económicas actuales más que a su voluntad.

Fuente: Clarín


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here