Test de antígenos a domicilio aumenta estafas y reventa ilegal

prueba de covid

la responsabilidad individual nos empuja a llegar sanos a las cenas familiares con nuestros mayores para evitar sorpresas desagradables. Y eso se consigue a base de pruebas, ya sean PCR o test de antígenos. Como era previsible, la demanda ha sido tal que las instituciones se han visto obligadas a autorizar su venta en formato autodiagnóstico en las farmacias de toda España. Una medida que no ha evitado finalmente el desabastecimiento de estas pruebas en los días previos al inicio de la Navidad.

placeholder Test de antígenos (EFE/Epa Narong)
Test de antígenos (EFE/Epa Narong)

El alto precio de las clínicas privadas, las interminables esperas y el material que no acaba de llegar a los centros farmacéuticos son las principales causas que han provocado el despertar del sentido empresarial de muchas clínicas privadas que han visto la oportunidad de facilitar el proceso a todos aquellos que quieran conocer si están o no contagiados.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Buceando por Internet es muy sencillo encontrar una lista inagotable de empresas que ofrecen sus servicios a domicilio para realizar test. Los precios no son nada baratos. Si pretenden diagnosticarse con una PCR preparen más de 100 euros. Si, por el contrario, su intención es efectuarse una prueba de antígenos, el coste se reduce pero resulta complicado dar con una cifra menor a los 60 euros. El objetivo es claro: evitar la saturación sin perder clientela. Joan Carles March, profesor de la Escuela de Salud Pública de Granada, se muestra a favor de esta opción.

“Es una facilidad que tenemos que agradecer siempre y cuando todo aquel que realiza test a domicilio los practique de una manera correcta. Yo confío en que así sea”, recela. “Lo ideal, además, sería que no tardaran mucho en conocerse los resultados para que cada persona pueda actuar en consecuencia lo antes posible”, explica. Aunque sí deja claro que si una prueba de antígenos marca negativo “no significa que dentro de unos días no vaya a resultar positivo. Debemos repetir el test para asegurarnos de que todo está perfecto”, sentencia.

Si echamos un vistazo por la red, casi cualquier empresa relacionada con la salud que se presta a realizar estos diagnósticos a domicilio. Laboratorios, clínicas de fisioterapia e incluso de salud mental ofrecer estos servicios. Para March, lo más importante de esta práctica es lo que evita. “Ayuda a reducir las interacciones y los movimientos aunque eso debe ir acompañado de medidas que eviten que esas personas no generen más contactos”.

«¿Desea un test?»

Como ocurre en multitud de ocasiones, detrás de cada acción que pretende ayudar a la ciudadanía se esconde la parte más ruin del ser humano, la que se aprovecha de la desesperación, el miedo o la inocencia de las que serán sus víctimas. Aquí aparece la figura del estafador, del timador, que anuncia a través de internet cualquier objeto y regala un test de antígenos a un precio mayor de los que piden las farmacias. Los hay, incluso, que ofrecen la asistencia de personal sanitario para que el anuncio se convierta en legítimo y el coste se pueda encarecer.

Asimismo, según indican fuentes policiales a El Confidencial, existen malhechores que seleccionan cuidadosamente durante un día o dos a sus víctimas, que suelen ser ancianos, y suben a las viviendas ofreciendo la realización de test. “Suelen actuar de dos en dos, y su ‘modus operandi’ es el conocido como “uno distrae y otro sustrae”. Este tipo de robos y estafas no han nacido con el covid ni con los test, las pruebas antígenas son solo la excusa, la novedad para entrar con un método diferente en las viviendas.

“Los hurtos han descendido un 30% pero la estafas han aumentado en un 40% y varían según la moda: ahora es el covid, hace unos años las enciclopedias o el aparato electrónico del momento pero, al fin y al cabo, el método es el mismo”, señalan fuente policiales.

Por tanto, la pandemia ha traído consigo timos y reventa (legal e ilegal) hasta de los utensilios más básicos y que más pueden ayudar a la sociedad. Es la otra pandemia, para la que desgraciadamente, no hay vacuna.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉