Supermercados outlet SQRUPS facturan 14 millones

  • Venden más barato que la bolsa de la compra de Yolanda Díaz
  • Su fundador, Iñaki Espinosa, emprendió a los 60 años y creó una fórmula pionera en España. Venden primeras marcas a precio muy reducido, evitando el despilfarro de alimentos y otros productos. Hay uno en tu barrio.

Es posible que paseando por su ciudad se haya detenido por casualidad en una tienda roja con unas letras blancas sin aparente significado. Si se ha decidido a entrar, puede que haya visto algo así: a la derecha un mostrador con su caja registradora, en el medio expositores llenos de productos variados y al fondo estanterías y neveras repletas. Dentro de estos espacios: mayonesas de bote, paquetes de galletas, cerveza alemana o unos vinos de bodega con etiquetas de 0,99 euros; latas de refrescos a 20 céntimos; yogures a mitad de su precio habitual o cuadernos grandes a poco más de medio euro. Todo primeras marcas, eso sí, en su segundo ciclo de vida.

Hace ocho años que Iñaki Espinosa encontró, al igual que sus productos, una segunda oportunidad en el mercado. Antiguo empresario del mundo de la papelería, decidió reciclarse durante la crisis financiera de 2008:»Ese año vendimos la empresa Unipapel y nos quedamos con un montón de stocks y nos dimos cuenta de que era muy difícil darles salida», describe a LOC el fundador de SQRUPS!. «De ahí surgió la idea de montar un par de tiendas piloto con productos de papelería y alguna cosa más, pero en 2014 decidimos abrir una tienda grande en Madrid y dar también el salto a la alimentación», describe.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Casado y padre de cinco hijos, Espinosa decidió emprender a la edad de 60 años, determinación de la que se siente muy orgulloso y que le ha servido para montar el que considera el proyecto más apasionante de su vida. Su idea fue clara: «Marcas buenas a precios mucho más asequibles, si no, no lo vendemos», expresa. «Esa es nuestra filosofía, que todo lo que vendamos tenga diferenciales de precio grandes sobre el del supermercado». Como cualquier outlet, SQRUPS! tiene un stock muy variable que depende de los excedentes de los mercados habituales, lo cual hace que sea imposible predecir lo que va a haber cada semana. «Hay gente que va todos los días a ver qué hay. Somos una tienda divertida, que tiene constantemente cosas nuevas».

Bajo el lema «¡Precios imbatibles!» o «Más por menos», SQRUPS! emplea la economía circular y aprovecha los ciclos de mercado para poder vender a un precio muy reducido. «El tema del consumo preferente es muy importante. Hay una ley que no está escrita, pero que la gran distribución utiliza: Cuando a los productos les queda un tercio de su vida útil, ya no admiten venderlo en las grandes cadenas. Unas galletas, por ejemplo, las fabrican con una vida útil de 18 meses y cuando faltan seis meses para que venzan, para un fabricante ya están obsoletas, aunque en tienda puedas comprarlas porque están perfectas. Ahí entramos nosotros».

Cuando los fabricantes no tienen dónde colocar estos productos, la opción habitual suele ser prescindir de toneladas de alimentos. No obstante, Espinosa y su equipo aprovechan este hueco entre la fecha en la que el fabricante ya no puede vender y la de consumo preferente. «Nosotros les compramos a mitad de precio para poder vender a mitad de precio«, explica. Una vez dentro de SQRUPS!, todo alimento perecedero tiene un coste que varía de acuerdo a la cercanía su plazo de caducidad. «Hoy tenemos tónica de litro a un céntimo y paquetes con cápsulas de café a 50 céntimos«.

Otro punto fuerte para vender chollos, se encuentra en sacar provecho de aquellos productos que buscan una entrada en el mercado y quieren saber qué acogida tienen entre los consumidores. «Es mucho mayor la cantidad de productos que se sacan nuevos, que el espacio que tiene el supermercado para ponerlos», revela. Gracias a SQRUPS!, muchos mercados habituales pueden saber si les va a compensar poner determinadas novedades en sus lineales. «Tenemos productos que vienen del extranjero, por ejemplo del mercado árabe, y también hemos crecido en eco y veganos».

«No somos competencia para los supermercados, porque no le damos la compra completa a la gente, sino un pequeño complemento que puede ayudar a las familias». Más allá de la alimentación, las más de 50 tiendas SQRUPS! que existen en toda España logran una gran parte de sus beneficios gracias a la papelería o la venta de productos para el hogar. No obstante, buscan diferenciarse del concepto de bazar, apelando siempre a la calidad y los sellos conocidos. «Compramos restos de campañas anteriores. Disney saca una gama de carpetas nuevas cada año porque el mercado lo exige, pero como consumidor no distingues la carpeta de 2020 de la de 2022. Lo que una papelería vende a 5 euros, lo tengo a uno cincuenta.

Actualmente, SQRUPS! tiene abiertas más de 50 tiendas en 10 comunidades autónomas, de las cuales 27 son propias y 23 franquicias. También cuentan con 10.000 metros de almacenes. El pasado año, la empresa logró una facturación de 14 millones de euros. Espinosa prevé un crecimiento anual de su compañía de un 30%. Este crecimiento económico va unido a una reducción de residuos. Los últimos 12 meses, este modelo de negocio rescató de caer en los contenedores a más de 7 millones de alimentos, 95.000 libros o 82.000 kilos de productos de droguería. «Para nosotros, tirar algo es inmoral», expresa.

El nombre de SQRUPS! es peculiar y difícil. No suena a chino, aunque sí a sueco, y ese es su sello. «Somos tienda de barrio, aunque la gente piensa que somos una compañía nórdica. La gente nos conoce como ‘esa tienda roja’, pero hemos conseguido que no nos consideren un bazar multiprecios«. Con la filosofía de las tres erres y mentalidad abierta, atraen a un público que, además de ahorrar, busca experimentar entre sus estantes. En la cesta de un comprador un día cualquiera puede haber: unas Oreo de vainilla, pan Bimbo, una Fanta argelina, cuadernos para la vuelta al cole, un reloj, unos libros, una toalla del Sporting de Gijón (sea o no su equipo favorito) o una baraja española edición especial de Interviú de la boda de Felipe y Letizia. Algunas cosas caducan, otras no.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉