Supermercados británicos quitarán la fecha de caducidad de frescos

economía inflacionaria no cede

Fían todo al olfato y vista

  • Morrisons inauguró esta iniciativa al retirar los indicadores del 90% de su propia leche, animando a los compradores a usar el «test de olfateo» para conocer la validez del producto

Los supermercados británicos están retirando gradualmente las fechas de caducidad en una amplia variedad de los productos consumibles que ofrecen, dejándolo todo en manos del sentido común de los compradores. Y mientras los minoristas de las cadenas de alimentación afirman que estos cambios ahorrarán dinero a los clientes y disminuirán los desechos, ello también marca un nuevo asalto en la dura lucha del consumidor británico contra la creciente inflación.

Asda, Co-Op, Morrisons, Waitrose, Tesco Plc y Marks & Spencer Group Plc han anunciado que se desharán de su tradicional «consumir antes de» y de sus fechas de vencimiento en ciertos productos. En algunos casos, han afirmado que pasarán a utilizar códigos que los trabajadores del supermercado podrán monitorizar para seleccionar productos vencidos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Ya se han sumado varias cadenas

Morrisons hizo el saque inicial de esta nueva iniciativa al retirar los indicadores del 90% de su propia leche, animando a los compradores a servirse del «test de olfateo» para determinar la validez del producto. La marca de hipermercados Asda, la tercera del Reino Unido, ha sido la última en tomar esta misma decisión al quitar las etiquetas de casi 250 productos frutales y vegetales frescos, y la cual se hará efectiva a partir del jueves 1 de septiembre.

Waitrose, una cadena de supermercados destinada a hogares con elevados ingresos, también se está deshaciendo de sus etiquetas de «consumir antes de» en cerca de 500 de sus productos frescos, que incluyen tubérculos o frutas, y cuyo cambio también tendrá lugar a partir del próximo mes. Su competidora, M&S, está llevando a cabo lo propio con 300 líneas de sus productos frutales y vegetales.

Los desechos son los culpables

Todos los tenderos se comprometieron a reducir el desperdicio de alimentos, junto con cambios en sus políticas de etiquetado. En el caso de Co-Op, que retiró el «consumir antes de» de su propia marca de yogures, cita como principal instigador de este cambio a los residuos.

Pero mientras los vendedores minoristas han buscado dar un giro en sus políticas como parte de un paso medioambientalmente deliberado, también se efectúa para plantar cara a un contexto más lúgubre en el Reino Unido. Concretamente, los medios de comunicación del país ya han comenzado a sugerir que los británicos, duramente golpeados por la inflación, deben empezar a considerar el consumir productos que ya hayan superado su fecha de vencimiento.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉