Santander y BBVA enfrentados por la primacía digital fuera de España

La banca intenta emular a las fintech en su ocupación de nuevos territorios en el extranjero tras darse cuenta de que la fórmula que emplean estas firmas es más que eficiente.

Las nuevas dinámicas del negocio bancario respaldan el repliegue de estructuras pesadas y el levantamiento de un armazón digital. La banca tradicional empieza a darse cuenta de este nuevo modelo con el que están naciendo muy eficientemente las fintech y no quiere dejar pasar la oportunidad de aprovecharse de esta fórmula, sobre todo para llegar a países en los que aún no está presente. CaixaBank descarta utilizar este método, a pesar de que cuenta con una plataforma online al 100% (imagin) que crece a un buen ritmo. No son de esta opinión Banco Santander y BBVA. Ambas entidades se disputan la primacía digital en su asalto internacional. 

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El sector bancario español ha sufrido una revolución estos días ante el paso que ha dado BBVA para llegar a Italia. Ha aterrizado en el país sin infraestructura ni complejidades operativas, con el modelo de un banco digital de nueva creación, como hizo en su momento ING en España hace más de dos décadas. Ante esta sorpresa, Banco Santander se puso firme y sacó pecho. Para el banco no supone ninguna novedad utilizar esta vía para conquistar países en los que todavía no está presente porque lo lleva haciendo desde hace un tiempo atrás con Openbank y prevé continuar haciéndolo.

El grupo presidido por Ana Botín creó Openbank en 1995 como banco directo y se convirtió incluso en el primero de origen nacional que ofrecía operar por Internet a sus clientes. No obstante, no fue hasta hace muy poco, en 2017, cuando Santander se dio cuenta de las potencialidades de su filial online. Llevó a cabo una remodelación y se propuso expandirla a nivel internacional, con la idea de llevar fuera esta idea más ‘económica’. En septiembre de 2019 aceleró sus planes y desembarcó en Portugal y Alemania. Luego llegó a Países bajos, donde a diferencia de los otros mercados, no contaba con infraestructura física. Ahora tiene el foco en Argentina, que acaba de aterrizar con un formato de ‘family&friends’, y en México y Estados Unidos.

Mientras Botín acelera estos planes, el banco capitaneado por Carlos Torres se ha lanzado al mismo río. Pero BBVA no dispone de una plataforma de este tipo en España y ha tenido que crear una nueva para estrenarse en el exterior, concretamente en el mercado minorista italiano. Hasta ahora solo había entrado en el negocio de banca mayorista transalpino. Su intención es llevar esta plataforma a otros mercados. No obstante, su expansión internacional estará condicionada al éxito que tenga en Italia. El grupo estudiará la evolución del proyecto, que no es un piloto, hasta que dé señales claras de que el consumidor de ese país traslada un alto nivel de satisfacción. Quiere que el éxito de esta oferta digital sea tangible antes de salir a otros países.

BBVA esperará a que el banco online dé señales de éxito en Italia para conquistar otros países

Ebury, N26 o Revolut son algunos de los principales competidores de la gran banca tradicional. El sector trata de hacer lo mismo ahora, a pesar de que el negocio fintech ha sido muy criticado durante los últimos años. Los bancos siempre se han quejado de que tienen que responder ante una elevada regulación, con requerimientos de capital muy pesados, y una supervisión muy meticulosa, mientras que a los actores digitales se les impone unas exigencias más laxas. 

Pero las dinámicas de este negocio avalan el modelo. El 54% de la ventas de Banco Santander se realizaron a través de canales digitales durante los nueve primeros meses de 2021, diez puntos porcentuales por encima de la cifra del mismo periodo de un año antes, cuando el contexto estaba profundamente marcado por la crisis sanitaria, el estado de alarma y las medidas de distanciamiento social. La contratación online de productos de consumo, de inversión y seguros son los que mayor impulso han registrado, seguido de los depósitos y las hipotecas.

En BBVA, que históricamente ha sido una entidad muy sumergida en la transformación digital y en la aceleración de esta tendencia, ha continuado también con su estrategia de captación de clientes por canales online propios. Se ha incrementado en un 48% en los últimos doce meses, hasta alcanzar un 37% de los nuevos clientes en el período. Algo que se ha reflejado igualmente en las ventas digitales que, en términos acumulados y a cierre de septiembre, representaban ya el 55% del total de las ventas del grupo. El 68% de los clientes activos utilizan los canales digitales y el 64% los móviles.

Con esta nueva estrategia, las entidades tratan de seguir rentabilizando su negocio, puesto que les permite operar a un coste eficiente a través de esta forma de relación apalancada en la digitalización. La ratio de eficiencia de Santander se situó en el 45,6% a cierre del tercer trimestre de 2021, una de las mejores entre sus pares. La de BBVA en el 44,7%. La vía más frecuente para mejorar las métricas de las entidades es la de realizar el esfuerzo mediante recortes por la parte de los costes, con despidos masivos y cierre de oficinas. La digitalización, que trae consigo la inevitable reducción de la red, también requiere de un equipo enorme de profesionales especializados.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉