Restricciones han cambiado la manera de consumir

La inflación se acelera mientras aumentan los precios de los alimentos y la gasolina

Lo que la pandemia y la inflación se llevaron: así ha cambiado el consumo de los hogares, que gastan 1.000 euros menos que en 2019

  • La escalada de la inflación aumenta el gasto en vivienda y alimentos, y recorta el gasto en otras partidas menos prioritarias.

Con la pandemia han cambiado muchas cosas, como que ya no resulte marciano ver a alguien con mascarilla o guantes de látex por la calle; que sepamos que, en caso de apocalipsis, el papel higiénico es lo primero que desaparece; y que viajar se haya convertido en un sudoku de certificados de vacunación. Pero quizás la que más afecta en el día a día es que, simplemente, gastamos menos dinero.

Los hogares españoles gastan 1.000 euros menos que antes de la pandemia. Si en 2019 el gasto medio se situaba en 30.242 euros al año, en 2021 cayó a 29.243 euros, un 3,3% menos, según la Encuesta de Presupuestos Familiares publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

«Debido a la crisis sanitaria consecuencia del COVID-19, los hogares modificaron sus hábitos de consumo a lo largo del año 2020, lo que provocó una disminución del gasto, que se recuperó en parte en 2021. No obstante, esta recuperación no fue completa. De hecho, el gasto medio por hogar en 2021 fue casi 1.000 euros inferior al gasto de 2019», explica el organismo.

Las restricciones a la movilidad y a sectores como el ocio o la hostelería cambiaron la manera de consumir durante la pandemia: se viajaba menos y también cayó el consumo en bares y restaurantes. Un cambio de hábitos que ha podido persistir durante 2021.

,

 

De hecho, las partidas donde más recortan los hogares españoles son precisamente restaurantes y hoteles. Si, en 2019, el consumo de estos servicios rozaba los 3.000 euros al cabo del año por hogar, en 2021 apenas llega a los 2.290 euros. Se trata de un desplome del gasto del 22,3%.

Le sigue el consumo de ocio y cultura, otro sector también penalizado por las restricciones, donde el gasto ha caído un 21,8% respecto a 2019, hasta 1.294 euros al año. También se ha reducido el gasto en vestido y calzado (un 18,4%), hasta 1.156 euros, y en transporte (un 16,9% menos), hasta 3.230 euros al año.

En el caso del transporte, el menor gasto podría estar relacionado con una reducción de los desplazamientos derivada tanto de la menor movilidad por el turismo como del boom del teletrabajo.

En cambio, las partidas donde los hogares gastan más que antes de la pandemia son alimentos, bebidas no alcohólicas (que aumentó un 12%), sanidad y vivienda. De nuevo, un cambio donde se adivinan las huellas de la pandemia.

El menor consumo en restaurantes, turismo y entretenimiento terminó supliéndose con más gasto en alimentación. Al mismo tiempo, las secuelas dejadas por el coronavirus han podido traducirse en un mayor gasto en sanidad.

Pero no todo es COVID-19. La escalada de precios que hoy agujerea el bolsillo de los hogares comenzó precisamente hace un año. A las puertas del verano de 2021, la inflación empezó a dispararse, empujada por el precio de la electricidad, que durante varios meses iba de récord en récord.

Ese aumento en la factura de la luz ha podido traducirse en un mayor gasto de los hogares en vivienda.

Por otro lado, el simple hecho de que aumente el precio de productos de primera necesidad en la cesta de la compra (como alimentos) ha provocado que los hogares tengan que dedicar un mayor porcentaje de sus rentas a estas partidas, lo que a su vez deriva en un menor gasto en otras concebidas como menos prioritarias.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉