Restalia refuerza la ayuda a sus franquiciados ante la inflación y crisis energética

  • La prolongación de las medidas de contención de precios se suma a la revisión de las ofertas y el refuerzo del delivery

Desde hace ya vario años, Restalia Holding, se ha consolidado como uno de los principales grupos de restauración multinacional, empleando el formato de diversas franquicias tematizadas. Esta compañía de neorestauración, dueña de varias empresas, entre las cuales se encuentran 100 Montaditos, La Sureña Jarra y Tapas o TGB, entre otras muchas, ha anunciado recientemente una nueva ampliación de medidas de apoyo a su red de franquiciados.

Debido a la incertidumbre económica y a la presión inflacionista que atraviesa nuestro país, el grupo Restalia ha tomado la decisión de prolongar las medidas de contención de precios en las materias primas que lleva vigente en el grupo desde comienzos de año, a modo de apoyo a sus franquicias.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Unas medidas que, en un primer momento, estaban previstas hasta la fecha límite del 1 de septiembre, pero que, en vista de los acontecimientos previamente mencionados, se han visto expuestos a un cambio de planes, siguiendo con estas medidas, sin haber establecido de momento una fecha límite. Una ampliación que se suma a los más de 9 millones de euros en ayudas que el grupo de restauración ha invertido.

Una estrategia que no acaba ahí

Sin embargo, más allá de esta contención de precios, el plan de apoyo de Restalia hacia sus franquicias no termina ahí. Y es que la compañía ha tomado la decisión de reforzar otros puntos clave dentro de este plan de ayuda.

Uno de los primeros puntos en los que se ha centrado Restalia es la revisión de la oferta gastronómica de sus diferentes franquicias como un modo de hacer frente a esa tendencia inflacionista, con el objetivo de mantener el pilar fundamental que las caracteriza: una oferta de calidad a un precio competitivo, que ha sido desde siempre uno de los factores claves dentro de las franquicias del grupo. Una tarea en la que la compañía tiene inmerso a su equipo de I+D en un intensivo trabajo de investigación en lo referente a productos, operativa, y otros aspectos.

Otra de las medidas a las que el grupo ha dado bastante prioridad es al refuerzo del delivery. Durante el 2020, con la pandemia, las diferentes empresas observaron la importancia que este servicio a domicilio tenía para todos sus locales, y más allá del plan de ayudas ejecutado ese mismo año, Restalia se ha propuesto seguir mejorando las condiciones de sus franquiciados, de la mano de diversos acuerdos con las propias plataformas de delivery.

Estos son los dos puntos principales dentro de una serie de medidas que, conforme avancen los meses, se irán desvelando. Una decisión que, José María Capitán, fundador y dueño de Restalia, ha argumentado desde un punto de vista común: “es en estos momentos tan complejos cuando una compañía franquiciadora debe dar un paso al frente y desplegar todas las medidas de apoyo posibles a sus emprendedores. Nosotros no podemos controlar aspectos como la subida en coste de la luz o del gas, pero tomamos medidas para poder aliviar esta carga sobre nuestros franquiciados, apostando por ellos mediante estas medidas para ayudarles en esta última recta final del año”.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉