Pymes no pueden pagar las facturas por los costes y los sueldos

finanzas grafico monedas

Las pequeñas y medianas empresas españolas se encuentran al límite. La escalada de sus costes y de los salarios ha hundido su rentabilidad, por lo que tienen enormes dificultades para pagar las facturas: por eso, la morosidad empresarial se disparó un 42% en el primer trimestre del año. Y el futuro pinta todavía más negro, ya que muchas de estas firmas han puesto en marcha planes de contingencia para reducir su actividad.

A pesar de la recuperación postpandemia del arranque de 2022, los costes han subido más que las ventas para el conjunto de las pymes: los costes totales subieron un 23% en el primer trimestre de 2022 mientras que las ventas crecieron un 19,8%, según datos de Cepyme. Esto implica que sus márgenes se han desplomado y, con ellos, su rentabilidad, que cayó en el primer trimestre por octavo año consecutivo y se situó en el 3% frente al 3,7% de 2019.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Esta subida de costes tiene como estrella los precios de la energía, pero no es lo único que se ha disparado para las pymes. Los suministros y materiales necesarios para cada actividad también se han encarecido notablemente, puesto que la inflación se ha extendido ya al conjunto de la economía.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉