principal accionista del ‘holding’ dueño de DIA ya no es Fridman… es otro oligarca ruso

DIA

El cofundador de LetterOne es actualmente el principal accionista del vehículo que controla el 77% de la cadena de supermercados, después de comprar la inversión a otros inversores sancionados

La guerra ha cambiado a LetterOne y, por consiguiente, la estructura accionarial de DIA. La oleada de sanciones europeas a los empresarios vinculados a las autoridades rusas alcanzó a gran parte de sus fundadores. Sin embargo, hay uno que, de momento, se mantiene al margen del golpe económico: Andrey Kosogov. Según fuentes del mercado, el cofundador compró las acciones de German Khan y Alexey Kuzmichev justo antes de que estos fuesen sancionados. La parte de Mikhail Fridman y Petr Aven aún la retienen ellos, ya que las sanciones congelaron sus inversiones.

Ninguno de los presentes tiene más del 50% de LetterOne, porque las participaciones quedan desempatadas por una inversión minoritaria de la Mark Foundation for Cancer Research. Oficialmente, los distintos accionistas no están coordinados entre ellos, por lo que también LetterOne sigue libre de sanciones. El ‘holding’ controla el 77% de la cadena de supermercados DIA, después de la opa de 2019, por lo que Kosogov tiene un peso elevado de forma indirecta.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

¿Quién es Kosogov? El cofundador de LetterOne no se encuentra ya en el consejo del ‘holding’, ya que los directivos abandonaron la cúpula en marzo para dar paso a un grupo de hombres británicos, poco después de las primeras sanciones. El empresario ruso, ingeniero de formación, también ha recogido las participaciones de Khan y Kuzmichev en Alfa Bank. Este tipo de transacciones no ha sido suficiente para evitar situaciones como la quiebra del Amsterdam Trade Bank hace unas semanas debido a las sanciones.

«LetterOne no es una entidad sancionada, el estatus de las sanciones se ve determinado por los pasos claros y decisivos que ha tomado para distanciarse de sus accionistas, de excluirlos de cualquier rol sobre el negocio y de prevenir cualquier influencia, control o beneficio a su favor, ya estén sancionados o no», zanjan fuentes oficiales del ‘holding’, refiriéndose sobre todo al cambio de consejo. «Estas acciones [no la venta de las participaciones a Andrey Kosogov, en las que LetterOne no estuvo involucrado] son los criterios críticos para asegurarse de que el negocio no se ve sancionado», matizan desde la entidad.

Kosogov compró estas participaciones antes de que se congelasen por las sanciones

Sin embargo, desde DIA han defendido reiteradamente la ‘españolidad’ de la cadena de supermercados y, por ende, su inmunidad frente a sanciones por la invasión rusa a Ucrania. Según ha estado argumentando en hechos relevantes remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), «ningún accionista persona física de LetterOne ostenta, ni individualmente ni mediante acuerdo con otros accionistas, el control de» LetterOne. El canal elegido para estos mensajes es importante, ya que los hechos relevantes indican que la información es de relevancia para el accionista.

La compañía cuenta con 23.000 empleados en España, así como una cuota de mercado del 4,8%. Es, por tanto, una empresa de peso dentro del tejido económico español, si bien el Ejecutivo ha evitado poner el foco sobre este caso. En Alemania, por ejemplo, el Gobierno ha estado valorando ‘carve outs’ para proteger su operativa energética de las sanciones, ya que tiene una fuerte dependencia del gas ruso. Sin embargo, no está claro cuál sería el título competencial que podría utilizar el Gobierno español para proteger a DIA, ni tampoco la herramienta a utilizar.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉