Primark se introduce en la moda de segunda mano

Fachada de una tienda de la marca Primark

La multinacional de la moda “asequible” Primark, perteneciente al holding empresarial británico-irlandés Associated British Foods (ABF) y matriz de un extenso entramado de filiales por todo el mundo se ha propuesto tantear el negocio de la moda vintage ofreciendo ropa de segunda mano en dos de sus tiendas del Reino Unido.

Lo hace en colaboración con la marca WornWell de la compañía Vintage Wholesale, que suministra ropa usada de calidad en el Reino Unido y en Europa.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Según han compartido desde Primark en un comunicado, en el marco de esta iniciativa ofrecerán, además de su propuesta habitual, ropa de los años setenta, ochenta y noventa de marcas como Tommy Hilfiger, Nike, Converse, Levi y Dr. Martens, así como artículos de marca blanca, a precios asequibles, como es característico de la marca.

Esta nueva estrategia del minorista se enmarca en su plan de acción para alimentar el flujo de clientes hacia sus establecimientos y mejorar su experiencia, pues no se plantean desplazarlos en ningún momento de sus tiendas de ladrillo y mortero al canal online, como bien deja entrever su preferencia por el método “Click and Collect” —en lugar del tan común modelo de compra online que lleva los productos a la puerta de casa— o el hecho de que su renovada página web solo ofrezca la posibilidad de consultar su oferta de productos y la disponibilidad de nuestros favoritos en nuestra tienda más cercana.

“Queremos que la ropa sea apreciada por más tiempo y se mantenga en circulación; tenemos grandes planes dentro de nuestro propio negocio para darle a la ropa una vida más larga, y estamos encantados de apoyar a una empresa independiente que está trabajando para lograrlo”, así lo confirma Jermaine Lapwood, directora de innovación y tendencias futuras de Primark, en el comunicado difundido por la compañía.

Esta declaración encaja a su vez, con la reciente creación del cargo de director de cliente y su apuesta por abarcar las demandas en sostenibilidad de su clientela en el marco de su estrategia Primark Cares.

Y es que, según el informe “Consumer Trends 2022” analizado por FashionUnited, el consumo de ropa de segunda mano es una tendencia al alza, que se prevé doblará al fast fashion en 2030. Las grandes compañías del sector textil y la confección, están tomando cartas en el asunto desde el propio andén, para no perder este tren que, pilotado por un consumidor cada vez más comprometido por el planeta y las personas, además de por su propia economía y estilo, avanza a todo gas empujando hacia la transformación del mundo de la moda.

Aún debemos esperar para conocer qué tal funciona esta estrategia impulsada en Reino Unido por Primark, que opera en una suma de 14 países europeos y en el mercado de los Estados Unidos, con un extenso porfolio en el que quizá debemos prepararnos para empezar a incluir el sector de la moda de segunda mano.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉