Meliá cuadruplica ingresos y sale de pérdidas en el primer trimestre

  • Las reservas para verano en destinos de sol y playa superan a los niveles prepandemia

La reactivación del turismo devuelve el optimismo a Meliá. La primera hotelera de España cuadruplicó su facturación entre enero y marzo, pasando de los 76,3 millones logrados en el primer trimestre de 2021 a los 271,4 millones registrados en el mismo período de 2022. Una cifra que, sin embargo, todavía se queda un 31% por debajo de los niveles previos a la crisis, cuando ingresó 393 millones de euros. La buena noticia es que empieza a dejar atrás las pérdidas derivadas de la crisis del coronavirus y entre enero y marzo registró un resultado operativo positivo de 22,7 millones frente a las pérdidas de 51,2 millones en las que incurrió doce meses antes. “La compañía confía en que este será el último trimestre con resultado neto negativo”, recalcó en la nota de resultados.

“La intensidad de la demanda acumulada tras la ‘abstinencia de viajar’ obligada por el covid-19, sumada a las ventajas competitivas que en Meliá hemos consolidado, hacen que nuestra compañía salga fortalecida y en condiciones de aprovechar el fuerte impulso de recuperación que observamos en todos los mercados. Así, la recuperación se ve potenciada por la fuerte mejora de las tarifas y gracias a las inversiones realizadas en la mejora de nuestro producto y a la apuesta por el segmento superior y de lujo, e impulsadas por la mejora sustancial de mercados de alto potencial como el británico y el americano”, recalcó el consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Meliá

Las perspectivas para la temporada alta son muy optimistas, con unas reservas para los destinos de sol y playa por encima de los niveles previos a la pandemia. “Estimamos una temporada de verano superior en precio medio y en beneficio por habitación disponible [principal indicador de rentabilidad de la industria hotelera] a la de 2019 y aunque mantenemos siempre la prudencia, nos sentimos muy confiados en la mayor preparación de la sociedad para convivir con un eventual rebrote puntual del covid sin nuevas disrupciones de nuestra actividad”, aseguró Escarrer

De hecho, Meliá avanza que el crecimiento de la reserva en libros confirma las estimaciones de recuperación para el segmento vacacional. “Constatan la vuelta progresiva a una mayor anticipación a la hora de reservar y una mejora de las ventas, que ya estarían por encima del 2019, gracias fundamentalmente a la mejora en el precio medio”, asegura. Para el conjunto del año, Meliá espera recuperar el desfase que representaron los meses de enero y febrero debido al impacto de la variante ómicron y cerrar un ejercicio en positivo “que siente las bases para la plena recuperación de los niveles previos a la pandemia, que espera alcanzar en el año 2024”.

La recuperación del negocio urbano y los viajes de negocios y eventos llegará más tarde que en el vacacional. “Existe un creciente movimiento en los segmentos de grupos, congresos y cliente corporativo, gracias a la relajación de las restricciones y la confirmación de eventos en la mayoría de plazas urbanas”. La primera hotelera española también confirmó que la mitad de sus ventas ya procede de canales directos.

Incorporará otros 45 inmuebles

Expansión. La firma dirigida por Gabriel Escarrer incorporó 45 hoteles desde mediados de 2021, sumando de 11.400 habitaciones adicionales. El objetivo para 2022 es sumar 45 hoteles en total y 8.000 habitaciones a la cartera.

Vietnam. Firmó un acuerdo estratégico con el grupo VinPearl en Vietnam para hacerse con 15 hoteles que suman más de 4.400 habitaciones. En el primer trimestre, el precio medio de estos hoteles fue de 124 euros por habitación, diez euros por encima de la media.

Crecimiento. De los 54 hoteles que abrirá la compañía en los próximos cuatros años, más de la mitad estarán ubicados en países del área de Europa, Oriente Medio y África.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉