Mango lanza este año su colección 100% “Committed” con la sostenibilidad

logo-mango

Acelerando en sus compromisos en materia de sostenibilidad, la multinacional española Mango, uno de los principales grupos de la moda europeos como matriz de las firmas de moda Mango y de la recientemente lanzada marca “slow fashion” Alter Made, acaba de anunciar el adelanto de una serie de objetivos en materia de compromiso con el medioambiente. Unas metas en las que la compañía ha venido trabajando de manera ininterrumpida desde que pusiera en marcha su Departamento de Sostenibilidad allá por el año 2002, a las que ha logrado dar un determinante espaldarazo a lo largo de este último año de 2021, y sobre las que ahora se ha decidido a acelerar, con la vista puesta en lograr firmar grandes e importantes hitos para este mismo año de 2022 y a 2025, todos ellos alineados con el objetivo final de lograr ser una compañía neta en emisiones para el año 2050.

Organizada sobre tres pilares centrales, Committed to the Planet (Compromiso con el planeta), Committed to Community (Compromiso con la comunidad) y Committed to the Value Chain (Compromiso con la cadena de valor), que actúan a modo de pulsiones encargadas de dirigir sus distintas acciones en materia de sostenibilidad, la política de Mango sobre compromiso ambiental y con el entorno se sustenta en un Plan Estratégico que la multinacional textil se encarga de revisar anualmente. Una acción que es la que le permite mantenerse al día de lo logrado y el poder a partir de ahí acelerar sobre unos compromisos sostenibles, para los que a su vez trabajan en torno a cuatro grandes bloques transversales, con la intención de que todas sus políticas e iniciativas terminen por afectar a todo el organigrama de la empresa y al total de sus áreas de negocio, desde los departamentos de diseño y de producción de las prendas, hasta la logística y el canal de venta al consumidor, tanto físico como online.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“Mango entiende la sostenibilidad como un camino que debe recorrer la industria de la moda en busca de una sociedad más justa y de la reducción de su impacto en el entorno, ya sea ambiental o social”, no dudan en entrar a detallar desde Mango a través de un comunicado. En este sentido, “revisamos anualmente nuestro Plan Estratégico de Sostenibilidad para actualizarlo al ritmo de la industria, con compromisos y proyectos ambiciosos para seguir adelante con la transición hacia modelos de negocio más sostenibles y de menor impacto ambiental”, sintetizan, en relación a esta permanentemente actualizada estrategia suya de sostenibilidad, para la que acaban de anunciar, además de esas nuevas metas que apuntábamos, la incorporación de la compañía a 2 nuevas iniciativas medioambientales de carácter comprometido: a Roadmap to Zero de ZDHC, un programa sobre gestión de recursos hídricos; y a Canopy Style, una iniciativa vinculada al uso de celulosa proveniente de bosques certificados.

100 por cien de prendas “Committed”, para este 2022

Dentro de esta ambiciosa estratégica en materia de sostenibilidad, como próximos nuevos logros a alcanzar dentro del ámbito de diseño de producto, desde Mango se han marcado como nuevo objetivo estratégico el lograr que el 100 por cien de sus prendas pasen a estar catalogadas como “Committed” para este mismo año de 2022. Siendo esta etiqueta el epígrafe bajo el que la compañía textil marca a todos aquellos artículos con menor impacto ambiental, que contienen un mínimo de un 30 por ciento de fibras más sostenibles y/o que han sido fabricados mediante procesos de producción más sostenibles y comprometidos, que en comparación con sus alternativas convencionales.

Lanzadas por primera vez en el año 2017 a modo de una suerte de colección cápsula, las prendas “Committed” de Mango no han hecho más que ganar presencia desde entonces dentro de las colecciones de la cadena. Un papel protagonista desde el que lograron firmar ya el 45 por ciento del total de las prendas de Mango en el año 2020, para desde ahí elevarse y suponer el 80 por ciento de su producción durante este pasado año de 2021, paso previo a lograr alcanzar este 100 por cien que la cadena se ha marcado para este ejercicio de 2022.

Acelerando objetivos en materia de textiles sostenibles, a 2025

Para ello, y entrando en mayores detalles, desde Mango hacen uso de fibras más sostenibles como el algodón orgánico, el algodón reciclado, el algodón certificado BCI, de poliéster reciclado, de lana reciclada o de fibras de Tencel. Materias primas para las que además, y tras haber revisado los objetivos marcados a principios de 2020 dentro de su plan estratégico de sostenibilidad, han decidido adelantar metas, como las de lograr que, de cara a 2025, el 100 por cien del poliéster de sus colecciones sea reciclado —duplicando el objetivo inicial marcado para ese año y superando el 54 por ciento alcanzado en 2021—, el que el 100 por cien de las fibras celulósicas cuenten con un origen controlado y trazable —objetivo inicialmente marcado para 2030 y que en 2021 se situó en el 59 por ciento—, y el que el 100 por cien del algodón sea de origen sostenible —porcentaje que en 2021 Mango logró elevar hasta el 91 por ciento—.

“El adelanto de los objetivos de fibras sostenibles nos permite seguir avanzando hacia un futuro de la moda más sostenible”, explica a este respecto Toni Ruiz, consejero delegado de Mango. Una decisión con la que la multinacional española no viene sino a demostrar la concienciación que ha adquirido “del impacto ambiental de nuestro producto”. Como respuesta, y “alineados con los objetivos y compromisos internacionales”, añade Ruiz, desde Mango “trabajamos prenda a prenda, fomentando el uso de fibras de menor impacto ambiental en nuestra colección”.

Publicación de la red completa de fábricas de nivel 1, 2 y 3, para este 2022

Sobre el camino que va de la materia prima a la confección final de la prenda, desde Mango, siguiendo con su estrategia de compromiso hacia y con su cadena de valor, seguirán por su parte garantizando la adopción de unos métodos de fabricación cada vez más sostenibles, y que en cualquier caso, tanto para las prendas “Committed” como para el resto de sus artículos, se practicarán de la mano de unos proveedores y de unas fábricas sobre las que, aseguran, se llevan a cabo auditorías sociales con el fin de garantizar el que se dan cumplimiento a las debidas medidas éticas y de seguridad que desde Mango establecen para su red de proveedores y para el conjunto de su cadena de valor.

En este sentido, y concienciados como están de que la transparencia es la mejor palanca con la que evitar el que se produzcan cualquier serie de abusos o de malas prácticas dentro de su red de proveedores, tras la publicación en 2020 de su lista de proveedores de primer nivel (Tier1), y la publicación a finales de 2021 de la lista actualizada de sus proveedores de primer y segundo nivel (Tier1 y Tier2), tal y como ya adelantamos entonces desde FashionUnited, Mango se ha marcado igualmente como objetivo el publicar a lo largo de este 2022 la lista definitiva, y actualizada, con todos sus proveedores hasta el tercer nivel (Tier3). Meta que, de alcanzarse, llevará a la textil a dar una nueva lección en materia de transparencia, después de ya haberse significado como la primera gran empresa del sector de la moda en España en publicar la lista de sus fábricas de producción.

Una compañía “cero emisiones”, para 2050

Mientras tanto, en lo que respecta a esas dos nuevas alianzas internacionales que ha establecido la multinacional, sumándose a su papel como compañía adherida a coaliciones como el International Accord, el Fashion Pact o la United Nations Fashion Charter for Climate, Mango se ha sumado al programa Roadmap to Zero de ZDHC y a la inciativa Canopy Style.

Para tratar de conocer el carácter y el ámbito en el que tratan de desarrollarse cada una de ellas, desde Mango explican que en lo que respecta a Roadmap to Zero de ZDHC, es una iniciativa a la que Mango se suma en calidad de grupo “Colaborador”, que permitirá a la compañía optimizar el uso del agua, mediante la implementación de mejores prácticas en materia de gestión de químicos dentro de los procesos húmedos a lo largo de toda la cadena de producción, tanto para el desarrollo de productos textiles como de calzado, contribuyendo así a proteger a los consumidores, a los trabajadores y al medio ambiente. Mientras que en relación a Canopy Style, se trata de una iniciativa con la que desde Mango se comprometen a un abastecimiento responsable, y certificado, de todos los materiales que empleen a base de celulosa tanto para la producción textil, como en papeles y en envases. Una nueva política que permitirá a la compañía española luchar contra prácticas tan dañinas como la tala ilegal y la deforestación, al tiempo que estimulan el uso de materiales alterativos de menor impacto ambiental, producidos a partir de textiles reciclados o generados sobre una base procedente de residuos agrícolas.

“En línea con el ODS 17 de alianzas, desde Mango estamos convencidos de que la colaboración mediante iniciativas internacionales dentro de la industria textil es un factor clave para la creación de valor y nuestra forma de contribuir a la reducción del impacto ambiental en toda la industria”, añade en este sentido Toni Ruiz; en relación a una política que actúa, al entender de la multinacional española, a modo de una importante palanca que permitirá acercar día a día a la compañía a su objetivo de alcanzar las cero emisiones y ser una compañía “Net Zero”, para el año 2050. Objetivo para el que, de manera más precisa, desde Mango se han marcado como metas y se han comprometido a reducir, para el año 2030, en un -80 por ciento sus emisiones directas y las generadas por la energía que consume, las conocidas como de alcance 1 y 2, y en un -35 por ciento las emisiones que se generan dentro de su cadena de valor, las conocidas como de alcance 3.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉