KKR venderá Telepizza tras renegociar su alianza con Yum! Brands

  • El calendario de salida genera discrepancias en el consorcio inversor
  • AmRest destaca entre los candidatos mejor posicionados al contar con KFC
  • El proceso de salida se hará de acuerdo con la propietaria de Pizza Hut

Según publica eleconomista.es KKR pondrá a la venta Food Delivery Brands, el grupo de restauración dueño de Telepizza y masterfranquiciado de Pizza Hut, cuando concluya el proceso de reestructuración de deuda y se flexibilicen los términos de su alianza estratégica con Yum! Brands, propietario de ésta última marca. Con presencia en 32 países y 2.350 establecimientos, la compañía ha contratado a los bufetes Kirkland & Ellis y Uría Menéndez como asesores jurídicos y a Houlihan Lokey como asesor financiero para analizar «potenciales alternativas financieras y estratégicas, tanto con sus acreedores como con Yum!, que le permitan afrontar el impacto de las adversas perspectivas del mercado para el resto de 2022 y 2023 y prepararse para el crecimiento futuro», según admitió ya la semana pasada.

La mayoría de la deuda del grupo está compuesta por bonos, que sumaban 335 millones al cierre del semestre, mientras el resto del pasivo correspondía a un crédito revolving (45 millones), un préstamo del ICO (39,2 millones) y otras líneas de menor cuantía.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

KKR ha declinado hacer comentarios sobre esta información. Según aseguran fuentes financieras, la desinversión se realizará siempre de común acuerdo con Yum! Brands, teniendo en cuenta que Food Delivery Brands gestiona la marca Pizza Hut tanto en España como en Latinoamérica. A falta de conocer cómo discurrirá el proceso, el horizonte es conseguir un acuerdo a medio plazo entre la banca y los bonistas descartando el regreso a bolsa de la compañía -tras su exclusión en 2019 y el reestreno anterior en 2016-, y con una probable salida mediante la venta a un grupo industrial estratégico.

Según fuentes del mercado, el calendario de salida está generando ya desavenencias con el resto del consorcio inversor, integrado por la gestora ibérica de capital privado Artá Capital, Torreal -la sociedad de capital riesgo de la familia Abelló-, Altamar y Safra Group.

Una de las opciones preferidas por Yum! Brands, que habría tanteado a algunos potenciales candidatos, sería la venta a un grupo industrial, alternativa en la que AmRest podría ganar enteros. Y es que la propietaria de La Tagilattella gestiona también gran parte de los KFCde Yum! Brands en Europa y es el primer franquiciado de la cadena de pollo frito en nuestro país. En esta ecuación faltaría por despejar la incógnita en torno a Casual Brands Group (CBG), el socio español de Yum! Brands, que gestiona en exclusiva desde 2018 la expansión como masterfranquiciado en el mercado ibérico de Taco Bell, otra de las marcas de Yum!. De hecho, la empresa española fue la responsable de introducir la enseña en Europa a través de España en 2008 y tomó la decisión, diez años después, de deshacerse de otras marcas como Delina’s para centrar sus esfuerzos en desarrollar la icónica marca de comida tex-mex con un plan de 210 aperturas hasta 2028.

El deseo de Yum! Brands pasa por dejar el desarrollo de Pizza Hut en nuestro país a un socio capaz de gestionar todas sus marcas de una forma unificada. En este punto es donde AmRest pasaría a estar mejor posicionada como principal franquiciado europeo de dos enseñas de su portfolio: KFC y la propia Pizza Hut. Todo ello sin mencionar su posición de fuerza con más de 2.350 restaurantes operados en diferentes países frente a un Casual Brands Group, que cerrará este año con 130 restaurantes en España y Portugal.

Entre los puntos fuertes de la candidatura de AmRest se encuentra también el posible respaldo del fondo McWin Food Ecosystem Fund, creado por Henry McGovern y Steven K.Winegar, fundador de AmRest y exejecutivo del antiguo Grupo Zena (actual Alsea), respectivamente, y que el pasado mes de octubre alcanzó los 1.000 millones de patrimonio bajo gestión.

Precisamente ayer, el consejero delegado de AmRest, mostraba su convencimiento de que el sector seguiría avanzando en 2023 hacia un proceso de concentración. Así lo anticipó durante su intervención en un foro de restauración organizada celebrado en Madrid. Especialmente, especificó, en un contexto de incremento de costes e inflación al alza donde los fondos de private equity buscan rotar cartera y rentabilizar sus inversiones.

KKR, liderado por Jorge Lluch en España, se hizo con el control de la empresa en 2019. Entonces, estimó un plazo para su desinversión de unos cinco años, tradicionalmente habitual en las inversiones realizadas por el private equity. Dada la situación actual, el fondo estadounidense es consciente, no obstante, de que las actuales condiciones del mercado requieren cerrar una nueva reestructuración de deuda y renovar su alianza con Yum! Brands.

Al cierre de septiembre, Food Delivery Brands contaba con una liquidez de 26,5 millones y su deuda neta se había incrementado un 8%, hasta 412,7 millones. Aunque el grupo incrementó sus ventas un 17,9% hasta 958 millones, el negocio se ha visto impactado por la inflación y el ebitda cayó un 5,8% hasta 28 millones. La empresa ha revisado a la baja sus previsiones y estima que el ebitda se situará en 36-39 millones a finales de año por debajo de la estimación del primer trimestre, «dadas las débiles perspectivas de ventas para el último trimestre».

Ocho años en el capital

KKR desembarcó en Telepizza a finales de 2014 mediante un canje de deuda por acciones. El private equity estadounidense y otros acreedores tomaron el 49% de la compañía en el marco de un proceso de reestructuración, que redujo la deuda del grupo a la mitad, inyectando unos 165 millones y permitiendo aliviar el balance. El fondo invirtió entonces en un tramo subordinado a la deuda senior, que quedó en torno a 4 veces deuda neta ebitda. Desde 2019, el fondo norteamericano controla, a través de su filial Tasty Bidco, el 84% del grupo junto a sus socios: el fondo español de capital privado Artá Capital, Torreal, la sociedad de capital riesgo de la familia Abelló, Altamar y el banco Safra Group, del magnate Joseph Safra, tras lanzar una opa por el 100% de la compañía y excluirla de bolsa.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉