Gran distribución abierta a negociar descuentos para cesta básica de alimentos

Supermercado
  • Ven la propuesta de la vicepresidenta Yolanda Díaz compatible con las promociones habituales que practica el sector en España para adaptarse a las demandas de los clientes, ahora muy preocupados por los precios

La propuesta de la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de topar el precio para una cesta básica de alimentos, “no suena extraño” entre las principales grandes empresas de distribución que operan en España. “Llevamos meses adaptando nuestra oferta a las necesidades de un consumidor cuyos hábitos y necesidades están cambiando y donde cada vez el precio es clave en la elección de productos de su cesta de la compra”, explican fuentes del sector a La Vanguardia.

Por ello, aseguran que el lunes acudirán con “espíritu de adaptarse a las necesidades de los clientes” a la reunión que ha convocado la ministra de Trabajo con los grandes distribuidores y los representes de los consumidores.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“Todo dependerá de lo que pongan sobre la mesa”, apuntan desde otra gran superficie. Lo cierto es que la media, a priori, se parece mucho a la oferta lanzada el miércoles por la cadena francesa Carrefour y que estará disponible para sus clientes a partir del próximo lunes. Una cesta básica de 30 productos a 30 euros en la que se incluirían básicos de alimentación de uso habitual en los hogares como desayunos, conservas, pasta, aceite, café… junto a una selección de artículos de droguería, limpieza y perfumería entre otros.

La multinacional ha puesto en marcha esta iniciativa “para ofrecer soluciones de ahorro que protejan el poder adquisitivo de las familias en España”, según explicó ayer Alexandre de Palmas Director Ejecutivo Carrefour España.

Dada la similitud de la oferta, De Palmas y Julián Veynier, director de Recursos Humanos de Carrefour han reunido este jueves con Yolanda Diaz y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, para definir si ambas propuestas pueden encajar.

Las sensaciones fueron buenas por ambas partes. Del lado del Gobierno, Díaz y Garzón trasladaron a De Palmas y Veynier cinco requisitos básicos: que se trate de una cesta de productos saludable que incluya productos frescos, que no sea siempre la misma y tenga cambios semanales, que incluya productos celíacos y que se extienda, al menos hasta el 8 de enero. Fecha en la que finaliza la promoción anunciada por Carrefour. Por lo que, aunque desde la cadena han rehusado hacer cometarios públicos, fuentes conocedoras de la conversación aseguran que no han sonado mal.

Además, Díaz y Garzón han planteado en la reunión que sean las grandes empresas de distribución las que asuman las diferencias de precios, sin que los descuentos sean trasladados a los productores tal y cómo exige la Ley de Cadena Alimentaria. En principio, según explican fuentes del sector, este requisito es compatible con límites a las promociones que permite la ley. “Es una práctica habitual en el mercado de la distribución española que es uno de los más complicados de Europa por la fuerte competencia”, explican esas fuentes de la distribución.

De hecho, la práctica “voluntaria y solo solicita a las grandes cadenas”, según ha asegurado Yolanda Díaz es una copia de la puesta en marcha por Francia el pasado mes de agosto, según la cual se congelaron los precios de cien productos de uso diarios cien días, hasta el 30 de junio. Carrefour también lideró en su país de origen una campaña de de ajuste de precios que arrancó en junio como la lanzada ahora en España a cargo de un recorte de su margen de beneficios.

Las principales grandes distribuidoras con actividad en España como Carrefour, Lidl, Alcampo o Aldi, entre otros tienen actividad también en Francia con lo que esta política no les es ajena. Ni El Corte Inglés, ni Mercadona que son otros de los grandes distribuidores en España han desvelado cual será su postura respecto a esta propuesta.

Discrepancias en el seno del Gobierno

Quienes sí lo han hecho han sido los diferentes partidos políticos e incluso los miembros del Gobierno, que en su mayoría han descalificado la propuesta de Díaz. A primera hora la ministra de Defensa, Margarita Robles, afeaba a Yolanda Díaz lanzar una propuesta cuya competencia atribuía el ministro de Agricultura. Horas después, fuentes el Ministerio Economía y Transformación Digital, que dirige Nadia Calviño, rechazaban la propuesta y reclamaban que “se deje funcionar la libre competencia en el mercado. Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, propone ampliar la propuesta “a todos los sectores, no solo al de la distribución”.

Por supuesto, la idea también cuenta con la oposición de la oposición. Los portavoces del PP y Ciudadanos la han enmarcado como un movimiento en la campaña política de Yolanda Díaz.

Finalmente, los consumidores, que también están convocados a la reunión del lunes, se muestran expectantes. Tanto OCU como Facua destacan la necesidad de acotar de alguna forma la escalada de precio y no ven mal una cesta de productos, pero desde Facua se decantan más por un mayor control de los precios por parte de las autoridades, ya que según advirtió ayer el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, “una cesta de alimentos tiene riesgo de trampa por parte de las superficies comerciales. “Podría darse la situación de que las superficies que van a lanzar esas cestas subieran los precios de algunos de los productos que van a componerlas y, cuando las lancen, digan que comprándolos en su conjunto salen más baratos, pero después de haber inflado antes sus precios”, advierte Sánchez.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉