Fast Retailing, matriz de Uniqlo, dispara 33% su beneficio

Fachada de tienda uniqlo

Fast Retailing cierra un trimestre átono en ventas pero de nuevo disparando su beneficio. El grupo japonés, uno de los mayores de distribución de moda del mundo, ha terminado el primer trimestre con un crecimiento de sólo el 1,2%, lastrado por la evolución de Uniqlo en Japón y China, pero ha catapultado su beneficio un 33% gracias al buen desempeño en Europa y Estados Unidos y a la entrada en números negros de su división Global Brands.

Entre septiembre y noviembre, la compañía facturó 627.300 millones de yenes (4.782 millones de euros), un 0,6% más que en el mismo periodo de 2019 y el mejor dato en un primer trimestre hasta la fecha. La compañía registró un beneficio bruto de 338.600 millones de yenes (2.581 millones de euros). El resultado neto, por su parte, se disparó un 33%, hasta 93.500 millones de yenes (712,8 millones de euros).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El negocio de Uniqlo en Japón, que aporta algo menos de la mitad de la facturación, se contrajo un 10,8%, hasta 226.400 millones de yenes (1.726 millones de euros), con un descenso del 18,8% en el resultado operativo.

La empresa explica que el descenso se debe en parte a la elevada base comparable. “Además, el elevado número de días cálidos desde septiembre hasta mediados de octubre afectó a las ventas de la colección otoño-invierno”, argumenta. Las ventas online disminuyeron ligeramente, con un descenso del 0,2%, aunque están por encima de las del mismo periodo de 2019.

En cambio, en el extranjero las ventas de Uniqlo se incrementaron un 15% gracias al empuje del sur de Asia, Oceanía y el Sudeste Asiático, Norteamérica y Europa. En Estados Unidos y el Sudeste Asiático, la empresa ha recuperado ya las ventas previas al estallido de la pandemia.

En China, su principal mercado internacional, la compañía redujo sus ventas debido a “el débil apetito por el consumo de ropa debido a las restricciones para controlar las olas de Covid-19”, asegura Fast Retailing.

Gu, por su parte, anotó un descenso del 8,7%, hasta 69.800 millones de yenes (532 millones de euros), mientras que Global Brands, que engloba marcas como Comptoir des Cotonniers o Theory, elevó sus ventas un 9,5% y volvió a números negros con un beneficio operativo de 2.500 millones de yenes (19 millones de euros).

En concreto, Theory registró una sólida evolución en ingresos y beneficio, principalmente por su regreso a números negros en Estados Unidos. En cambio, Plst contrajo sus ventas lastrado por la mala evolución en Japón, mientras que Comptoir des Cotonniers volvió a registrar beneficios. Además, el cierre de tiendas no rentables contribuyó a mejorar el resultado neto total.

Fast Retailing mantiene sus previsiones para el ejercicio completo, para el que anticipa una facturación de 2,2 billones de yenes, un 3,1% más; y un beneficio operativo de 270.000 millones de yenes, un 8,4% más, y un resultado neto de 175.000 millones de yenes, con un alza del 3%.

La empresa anticipa que el negocio internacional de Uniqlo superará las expectativas en el primer semestre y registrará aumentos “considerables” tanto de la facturación como del beneficio. En China, en cambio, el grupo prevé que continúen los descensos, mientras que en Japón se anotará “una gran contracción del beneficio y una más moderada en la facturación”.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉