España: Fridman promete mejoras en covenio de DIA

Pero no hay acuerdo

Los sindicatos aceptan seis propuestas de la compañía pero marcan una línea roja en otras dos que obliga a una nueva reunión para el jueves

Avance sin acuerdo definitivo. Es el resumen de las negociaciones que mantienen DIA y los sindicatos desde antes de que terminara el año. El aspecto salarial sigue obstaculizando el  al convenio colectivo desde ambas partes pese a que la empresa ya se ha comprometido a algunas mejoras. Con esta situación, no queda otra salida que volver a negociar esta semana.

Fetico, UGT y CCOO tienen atados seis puntos, entre los que destaca el mantenimiento de la jornada actual en las horas establecidas (1.784 horas) y la anulación de la propuesta empresarial para crear una bolsa de horas y ampliar la jornada anual.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los trabajadores de DIA también tienen asegurados que los cuadros horarios se comunicarán con una antelación mínima de tres semanas. Explican voces sindicales que esta medida permitirá que los empleados puedan acceder en todo momento a su horario de semana en curso, además de los previstos en los días futuros.

Destaca también una gratificación para todos los trabajadores con salarios igual o inferior a 23.000 euros de retribución fija. Será de 100 euros a abonar en un único pago y tendrá como objetivo compensar la mejora no ejecutada en el 2019, año en el que tenía que firmarse el convenio pero quedó paralizado por el cambio de propietario en la compañía.

Los sindicatos marcan líneas rojas

Pese a las mejoras mencionadas, los sindicatos explican que la propuesta económica de la empresa es inasumible, por lo que se mantienen en sus reivindicaciones. La primera es fijar una remuneración anual de 13.800 euros en el año 2020 para los trabajadores de los módulos A y B y hasta 14.000 euros para el año 2021. La otra reivindicación es un incremento salarial de un 2,5% para los demás módulos salariales.

Se trata de la línea roja marcada por Fetico, UGT y CCOO, que ya han avanzado que volverán a poner sobre la mesa su hoja de ruta el próximo miércoles 23 de enero.

DIA y los sindicatos iniciaron las negociaciones del nuevo convenio a finales de 2019

Será la cuarta reunión que mantendrá DIA con los sindicatos, la tercera en lo que va de año. Fuentes consultadas dan por hecho que no será el último encuentro y que habrá que seguir esperando a un quinto para ver si se llega a un acuerdo definitivo.

En el inicio de las negociaciones, adelantadas por este medio, la empresa trasladó a la plantilla su buena voluntad para mejorar sus condiciones, como gesto de buena voluntad de Letterone, el fondo del empresario ruso Mikhail Fridman, nuevo propietario de la compañía.

A cierre de 2018, DIA, tercer supermercado en España por cuota de mercado, contaba con más de 30.000 empleados en Europa, siendo la inmensa mayoría trabajadores (26.693) de la compañía en España.

Pero la plantilla de DIA vivió dos expedientes de regulación de empleo (ERE) durante 2019. El primero, que se llevó a cabo a principios de año, afectó a más de 1.200 personas; el segundo fue de menor envergadura y supuso la salida de 186 personas.

DIA y su batería de cambios

El convenio colectivo de DIA es una medida más de un listado de decisiones y cambios que se están ejecutando en la compañía desde la llegada de Fridman y sus hombres de Letterone.

Durante sus más de 100 días como nuevo dueño de DIA ha tenido tiempo para fichar a directivos de confianza y ejecutar las salidas necesarias de gente pertenciente a la vieja guardia. El lado de las altas lo protagonizaron directivos de Lidl en Alemania y en el de las salidas aquellos cargos ligados a las etapas de Ricardo CurrásAntonio Coto y Borja de la Cierva, los tres últimos consejeros delegados de la compañía.

Fridman también se ha encargado de emprender cambios de calado en sus direcciones regionales. DIA llevó a cabo durante el mes de septiembre una reducción en el número de supervisores, que comportaron varios despidos en grandes ciudades, aunque también realizó fichajes provenientes de firmas como El Corte Inglés y Lidl.

DIA complementó estos cambios con un giro a su modelo de tiendas, en el que ha apostado más por las propias y menos por el modelo de franquicias. Un ejemplo fue el cierre de la marca Cada DIA, el formato que la cadena de supermercados utilizaba para las zonas rurales.

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉