El oligarca ruso dueño de los supermercados DIA se desmarca de Putin

«La guerra no es la respuesta»

Mikhail Fridman, primer magnate de Rusia que se quita presión occidental y llama a la paz: «Este derramamiento de sangre debe acabar»

El oligarca ruso propietario de una de las cadenas más importantes de España se quita presión en Occidente al desmarcarse de la agresión sobre Ucrania. En una carta remitida a empleados de LetterOne, la matriz de supermercados DIA, Mikhail Fridman, asegura que «la guerra nunca es la respuesta» y sostiene que «este derramamiento de sangre debe acabar». Fuentes de DIA aseguran a este diario que la carta ha sido dirigida a empleados de la matriz, pero resaltan la relevancia de su posicionamiento distanciándose del presidente de su país, Vladimir Putin. Es el primer magnate que critica la invasión de su país.

«No hago declaraciones políticas, soy un hombre de negocios con responsabilidades ante mis muchos miles de empleados en Rusia y Ucrania. Sin embargo, estoy convencido de que la guerra nunca puede ser la respuesta. Esta crisis costará vidas y perjudicará a dos naciones que han sido hermanas durante cientos de años», critica Fridman, que él mismo es de origen ucraniano, aunque de nacionalidad rusa. «Aunque una solución parece ahora mismo terroríficamente lejana, no puedo sino unirme a aquellos cuyo ferviente deseo es que el derramamiento de sangre termine«.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sólo el 80% que controla en DIA a través de Letter One vale actualmente 1.200 millones y es una de las grandes fortunas de Rusia. En ese país ostenta un monopolio de supermercados difícil de conseguir si no se forma parte de la élite próxima a Putin. Friedman es uno de los oligarcas rusos que están bajo presión de sanciones en Reino Unido en represalia contra la agresión rusa sobre Ucrania. En la Unión Europea aún no se ha puesto el foco sobre estos oligarcas.

Fridman enfoca su posición no por pragmatismo para evitar sanciones occidentales, sino por sentimiento personal. «Nací en el oeste de Ucrania y viví allí hasta los 17 años. Mis padres son ciudadanos ucranianos y viven en Lviv, mi ciudad favorita. Pero también he pasado gran parte de mi vida como ciudadano de Rusia, construyendo y haciendo crecer empresas. Estoy profundamente unido a los pueblos ucraniano y ruso y veo el actual conflicto como una tragedia para ambos».

Las sanciones están afectando ya al imperio de Fridman que es uno de los accionistas del banco Alpha Bank, el mayor privado de Rusia. Uno de sus socios Petr Aven fue uno de los selectos invitados por Putin de la élite empresarial a los que explicó la invasión. Alpha Bank es también un importante prestamista tradicional de Ucrania.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉