El Ocaso de Equinoccio: de centro comercial vibrante a desafíos de renovación

Según publica el portal AméricaRetail&Malls El Ocaso de Equinoccio: de centro comercial vibrante a desafíos de renovación

En los albores del siglo, el Centro Comercial Equinoccio en Valladolid se alzaba como un ícono de prosperidad y entretenimiento, atrayendo a multitudes con su oferta diversa. Sin embargo, el paisaje comercial ha cambiado drásticamente, dejando a este gigante en un atardecer melancólico. La decadencia económica, estrategias empresariales cambiantes y nuevas formas de consumo han llevado al cierre de varios negocios en Equinoccio, transformándolo en un centro comercial virtualmente fantasma.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Inaugurado en 2002, en una era de bonanza económica y expansión de modelos de ocio y compras, Equinoccio se erigió como un epicentro de marcas destacadas, cines vanguardistas y opciones de entretenimiento para toda la familia. Sin embargo, las dificultades económicas, la llegada de competidores como el centro comercial Rio Shopping en Arroyo de la Encomienda, y cambios en las preferencias de los consumidores marcaron el principio del fin para Equinoccio.

Las huellas de su apogeo están grabadas en la memoria de aquellos que recuerdan la lucha por encontrar estacionamiento y las colas en los establecimientos punteros. Pero ahora, este vasto complejo comercial, una vez frecuentado por más de un millón de visitantes al año, lucha por mantenerse relevante. Actualmente, solo una bolera permanece activa, mientras que antiguos cines, tiendas y restaurantes han cerrado sus puertas.

Altamira Inmuebles, parte del conglomerado del Banco Santander y actual propietaria de Equinoccio, posee un vasto terreno de 150,000 metros cuadrados, con 66,000 disponibles para alquiler. La ficha del centro comercial, disponible en Altamira Inmuebles, revela su grandeza, con dos edificios, un aparcamiento subterráneo, bolera, karts, minigolf, cines, supermercados y espacio para hasta 115 comercios. En su apogeo, en 2018, atrajo a 1.2 millones de visitantes.

El declive se acentuó con la reubicación de marcas destacadas como MediaMarkt y Leroy Merlin al competidor Rio Shopping. En un intento por revitalizar el espacio, la propiedad y el Ayuntamiento de Zaratán, donde se encuentra el centro, exploran nuevas opciones. El alcalde Roberto Migallón destaca la importancia del tejido comercial y ofrece la colaboración del Ayuntamiento para encontrar un nuevo propósito para Equinoccio. Proyectos como la construcción de un Palacio de Congresos se han planteado como posibles alternativas.

Aunque la propiedad ha propuesto soluciones, como el Palacio de Congresos, la incertidumbre persiste. La bolera, ahora el único negocio activo, se mantiene sola en este vasto espacio que alguna vez fue un bullicioso centro comercial. La situación preocupa al alcalde y a la comunidad, ya que Equinoccio fue un elemento vital en la vida empresarial y financiera de Zaratán durante la década pasada.

Uno de los últimos negocios en cerrar fue Meseta Karting, que cerró sus puertas en abril de 2023 cuando la propiedad decidió no renovar su contrato. La gerente, Mundi Castaño, lamenta la falta de argumentos para la no renovación y la ausencia de dirección clara por parte de la propiedad. Para Castaño, Equinoccio ha sido dejado morir, y la competencia con Rio Shopping ha sido desigual, a pesar de ser un centro comercial bien concebido.

La historia de Equinoccio refleja la evolución y desafíos del comercio minorista en una era de cambios rápidos. Mientras los propietarios y las autoridades locales buscan darle un nuevo propósito, queda por verse qué destino aguarda a este gigante comercial que alguna vez dominó los horizontes de Valladolid. Su anochecer actual marca un capítulo en la transformación del comercio y la necesidad de adaptación para sobrevivir en un entorno comercial en constante evolución.

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉