El «injusto» precio de los test de antígenos en España

prueba de covid
  • Cinco meses después de la autorización para venderse en farmacias, los test de antígenos recuperan el protagonismo en España ante la propagación de ómicron y el periodo navideño.
  • La venta de estas pruebas de autodiagnóstico del COVID-19 se enfrenta a críticas por la escasez de suministros y por su precio, con amplias variaciones y mucho más elevado que el de los vecinos europeos.
  • En el otro lado de la moneda, los grandes fabricantes de test de antígenos están viendo cómo sus acciones se revalorizan en la bolsa e incluso llegan a alcanzar máximos históricos.

El 20 de julio se empezaron a vender pruebas de autodiagnóstico de COVID-19 en las farmacias de España, en medio de una quinta ola del coronavirus y con la idea de que sería «una de las piezas claves» para el «control de la progresión de la pandemia».

Cinco meses después, con el país envuelto en una sexta ola debido a la aparición de la variante ómicron, combinada con el frío y el periodo navideño, los test de antígenos han recuperado el protagonismo como una herramienta fácil y rápida de usar para detectar o descartar (sin un 100% de fiabilidad) un positivo, sobre todo antes de las reuniones familiares o con amigos de estas fechas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

«A nivel internacional el enfoque común de las estrategias de detección de la COVID-19 es ampliar lo máximo posible la capacidad diagnóstica para que estas sean más eficientes. En este sentido, la utilización de pruebas rápidas de antígeno se ha considerado una herramienta de diagnóstico útil para conseguir este objetivo de ampliar la capacidad diagnóstica», recogía el BOE.

En cuanto al precio, al tratarse de un producto sanitario de venta libre, es el fabricante quien establece el valor del mismo, por lo que no han tenido hasta ahora un precio fijo. Sin embargo, la ministra de Salud, Carolina Darias, aseguraba entonces que el Gobierno trabajaría para que este fuese «asequible».

En la actualidad y desde hace semanas, la venta de los test de antígenos en España se enfrenta principalmente a 2 problemas: la escasez de suministros, por la que muchas farmacias han colgado el cartel de ‘agotado’ en sus puertas, y el precio, con amplias variaciones según el establecimiento y la ciudad y mucho más elevado que el de los vecinos europeos.

Según un análisis de Facua realizado el pasado 22, solo 5 de 155 farmacias (en 5 grandes capitales: Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia y Vitoria) tenían existencias de test de antígenos, lo que supone un 3%.

Además, la organización de defensa del consumidor encontraba una variación de precios de hasta un 102%, de 5 a 10 euros, de forma que una familia de 4 miembros tendría que gastar hasta 40 euros para saber si no están contagiados y pueden celebrar la Navidad fuera de casa o con otras personas.

Una cantidad que se podría elevar hasta 200 euros contando solo las principales fechas (la Nochebuena y Navidad pasadas, Nochevieja y Año Nuevo, y el día de Reyes), pero que seguramente sería superior, ya que los expertos recomiendan realizar test de antígenos con frecuencia y la variante ómicron se está transmitiendo a gran velocidad, con récord de casos de coronavirus en España.

Estos precios elevados y este baile de cifras genera una situación «claramente injusta», sobre todo para las familias con menos recursos económicos, que no pueden «asumir esta subida de los costes», critica el presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), Carlos Susías.

«Una familia monoparental con 3 menores y con unos ingresos de 600 euros no puede permitirse hacerse test de antígenos antes de ir a algún tipo de reunión» como las navideñas, por lo que solo les quedan 2 opciones: arriesgarse y asistir sin realizar la prueba «o se quedan encerrados en casa porque son pobres», denuncia, según informa RTVE.

Son muchas las voces, colectivas e individuales, que lamentan este panorama y reclaman la fijación de precios máximos y más bajos para los test de antígenos, como se actuó con algunas mascarillas.

Lo hacen, entre otras, Facua, que habla de «especulación» en unos precios que «se están inflando» y de «desproporcionados márgenes de beneficios», así como el Consejo General de Enfermería (CGE), para quien es «inadmisible» la subida de los precios (señalan diferencias de hasta el 200%) ante la alta demanda, multiplicada por más de 1.000 estos días, según Sanidad.

“Nos pasamos meses reclamando que se fijase el precio de las mascarillas, puesto que en su día vimos diferencias abismales entre farmacias. Ahora, vuelve a suceder con los test de antígenos. Si lo que realmente se quiere es aumentar el diagnóstico precoz, es fundamental que se fije un precio máximo y asequible a todos los bolsillos”, afirma Florentino Pérez Raya, presidente del CGE, en un comunicado.

Precios de los test de antígenos en otros países de Europa

Test covid en Reino Unido

Peter Nicholls/Reuters

La alta demanda de las pruebas de autodiagnóstico COVID-19 no solo ha afectado a España, sino también a otros como Reino Unido o Alemania. Sin embargo, si se comparan los precios de los test de antígenos con los vecinos europeos, España sale perdiendo claramente.

En Portugal, los test de antígenos también se pueden encontrar en supermercados como Mercadona, que los vende por 2,10 euros, informa El Independiente.

Al norte, los test de antígenos son gratis para las personas vacunadas en Francia, según el mismo medio, y la cadena de supermercados Leclerc los vende por 1,95 euros desde este lunes 28.

En Reino Unido, donde también han llegado a agotarse, el Gobierno ofrece la opción de pedir test gratuitos que serán enviados a domicilio (un paquete al día, que contiene 7 unidades), siempre que la persona solicitante no tenga síntomas de COVID-19, sea mayor de 11 años, no deba estar en aislamiento y no pueda obtenerlos en su trabajo, escuela, colegio o universidad.

Finalmente, en Alemania pueden comprarse pruebas rápidas de covid en supermercados conocidos como Aldi por precios entre 1,75 euros y 2,09 euros, recoge el semanal alemán Focus.

El artículo, titulado «¡Mucho dinero para una prueba! Continúa la explosión de precios ¿Por qué son tan caras las pruebas de coronavirus en el supermercado?», recuerda que hace no mucho se podían adquirir por 0,69 euros.

Los fabricantes de test de antígenos se disparan en bolsa

En el otro lado de la moneda, los grandes fabricantes de test de antígenos están viendo cómo sus acciones se revalorizan en bolsa e incluso llegan a alcanzar máximos históricos.

Es el caso de grupos como Abott Laboratories, Siemens Healthineers o Roche, que en 2021 acumulan rentabilidades de entre un 25% y un 31% y que partían de un 2020 especialmente positivo.

Siemens Healthineers (esqueje del conocido gigante alemán) ha comercializado más de 300 millones de test desde 2020, ha subido en bolsa un 44% desde el inicio de la pandemia (4% en el último mes) y ha superado los 5.000 millones de euros de facturación global en los 9 primeros meses del año, informa Cinco Días.

En ese mismo periodo, el gigante suizo Roche ha visto un crecimiento del 39% en las ventas de pruebas de detección COVID-19, mientras que la estadounidense Abbott vendió test por valor de 1.900 millones de dólares (cerca de 1.700 millones de euros) solo en el tercer trimestre.

Entre otros fabricantes de pruebas covid destacan la estadounidense Quest Diagnostic, que alcanzó su máximo histórico la semana pasada y cuyos títulos bursátiles han subido un 38% en 2021; la alemana Qiagen, que cotiza a 55 dólares por acción, muy cerca de su récord; y LabCorp, también de EEUU, que ha crecido casi un 50% en el ejercicio que termina, recoge Cinco Días.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉