De Inditex a Babcock… La inflación dispara conflictos laborales ante los salarios

  • Los datos del Ministerio de Trabajo revelan que los conflictos laborales se incrementaron un 20% en la primera mitad del 2022 y se prevé que se agudicen en los últimos meses del año

Según publica economiadigital.es La espiral inflacionista en la que está sumida la economía ha propiciado, entre otras cosas, un incremento de las movilizaciones de los trabajadores. Empresas de la talla de Inditex o Babcock han vivido en primera persona las reclamaciones de sus empleados en las últimas semanas. Las reivindicaciones se centran en el mismo punto: un ajuste salarial con el que hacer frente a la escalada generalizada de los precios.

Los datos del Ministerio de Trabajo indican que los conflictos laborales se incrementaron un 20% en los primeros siete meses del año, en comparación con el mismo periodo del 2021. El número total de huelgas que se desarrollaron entre enero y julio, según los datos del Gobierno, fueron 457 con un total de 101.183 que acumularon 316.598 horas no trabajadas.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Fuente Ministerio de Trabajo

Conflictividad laboral en Galicia

En la comunidad gallega también se ha notado un incremento de los conflictos laborales, al menos así lo destacan desde algunos sindicatos. Según ha explicado a Economía Digital Galicia el secretario de negociación colectiva de la CIG, Francisco González Sio, la comunidad gallega «es la segunda, después de Euskadi, en la que más huelgas por trabajador se producen y es algo que se ve en el resultado de la negociación colectiva».

Tal y como explica González Sio, hay una parte muy importante de los convenios  que «tienen que ser actualizados y que, de momento, están paralizados». Sin embargo, en los que sí se ha conseguido llegar a esa fase de negociación «el incremento salarial medio en Galicia es muy alto y tiene que ver con ese aumento de la conflictividad».

«Estamos hablando de que los convenios negociados hasta esta fecha, que vencían en 2022, incluyen un incremento salarial del 5%. Este porcentaje, desgraciadamente, no se consigue en una mesa negociando. Ha sido posible en sectores en los que ha habido una gran movilización», ha apuntado el responsable de la CIG.

«No es responsabilidad de la clase trabajadora»

Una visión similar la comparten desde CCOO que también han notado un aumento de la conflictividad laboral en la comunidad. Según ha confirmado a este medio el secretario general de CCOO de Industria en Galicia, Víctor Ledo, desde el sindicato «no van a asumir que los empleados paguen una situación de inflación que no es responsabilidad de la clase trabajadora». En este sentido defienden que las empresas ya están imputando los costes de la inflación, «tan solo hay que ver cómo ya está repercutida en la factura de la luz».

Es por ello que desde CCOO, tal y como explica Ledo, no van a permitir «bajo ningún concepto» que esta situación de crisis y desfase inflacionista «la pague» la clase trabajadora. «En cualquier cuestión que tenga que ver con el ámbito de la negociación colectiva no vamos a llegar a ningún acuerdo que suponga poner en riesgo el poder adquisitivo de los trabajadores».

Las reclamaciones en Inditex y Babcok

El pasado domingo, en una manifestación convocada por la CIG, trabajadores de Inditex en A Coruña tomaron las calles para denunciar que, desde hace años, su salario estaba congelado. En sus consignas, señalaban que son mileuristas y que no llegan a final de mes, a pesar de aumentar los beneficios del grupo. Empleados de Tempe, Oysho, Zara Home, Bershka, Stradivarius, Lefties, Pull&Bear, Massimo Dutti y Zara intervinieron al finalizar la manifestación, reivindicando su labor y reclamando salarios y «condiciones dignas».

La sombra de la huelga aún planea sobre los comercios coruñeses del grupo. Ante las próximas fechas que se avecinan, en las que se estima un incremento especial de las ventas por el Black Friday, los trabajadores estudian la posibilidad de ejercer su derecho a huelga en un intento de que la compañía acepte la subida de sueldo reclamada para no continuar con salarios que, consideran, «miserables».

Situación similar vive la principal concesionaria de servicios aéreos de emergencia. El comité de empresa de la filial Babcock MCS Fleet, empresa que reúne a aproximadamente 600 trabajadores encargados del mantenimiento y reparación de las aeronaves, también ha denunciado que las tablas salariales llevan congeladas siete años, algo que hace difícil asumir un IPC acumulado en este periodo del 19%.

La compañía se encuentra actualmente en pleno proceso de venta de negocio a Ancala Partners, propietaria del 50% de Ence Energía. Los trabajadores ya han anunciado el inicio de las movilizaciones y no descartan que suban de intensidad hasta el punto de ir a la huelga en diciembre en caso de no encontrar solución. 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉