Centro comercial Maremagnum se vacía sin turistas y supera el 50% de ‘vacancy’

  • La mayor ventaja competitiva del complejo, el hecho de abrir sus puertas los domingos, pronto quedará obsoleta cuando entre el vigor la decisión del Ayuntamiento barcelonés que permitirá la apertura de todo el comercio en zona turística.

Nació entre clamores de “poner guapa Barcelona” y, treinta años después, lo invaden locales vacíos y lo salvan menos de veinte grandes cadenas. El centro comercial Maremagnum de Barcelona fue parte de la transformación de la capital catalana y abrió sus puertas en el muelle de España del Port Vell tres años después de la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992. En dos décadas, pasó de ser el centro del ocio nocturno a un complejo turístico de comercio y hoy, a la espera de la recuperación del turismo y con una tasa de ocupación de menos del 50%, está a punto de ver desaparecer su mayor ventaja competitiva: la posibilidad de abrir sus puertas los 365 días del año.

El centro es el único complejo comercial de Barcelona cuyas tiendas pueden mantener su actividad los domingos y los días de fiesta, precisamente por su ubicación de alto nivel turístico, con el puerto a sus pies y Las Ramblas a sus espaldas. Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó hace dos meses la apertura del comercio los domingos y festivos entre el 15 de mayo y el 15 de septiembre, siempre y cuando los locales se encuentren en la Zona de Gran Afluencia Turística (Zgat).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Así, el gran factor diferencial del Maremagnum peligra y los cimientos sobre los que se edifica, que tiemblan desde el estallido de la pandemia y la caída del turismo en Barcelona, podrían derrumbarse. Ante esta situación, la inmobiliaria francesa Klépierre, matriz del centro barcelonés, ha puesto en marcha una ampliación y remodelación del complejo que prevé llevar a cabo entre 2023 y 2025, con una inversión de sesenta millones de euros, según se desprende de la presentación de resultados del grupo de 2021.

El año del coronavirus no sólo ahuyentó del Maremagnum a los turistas, también a dos gigantes de la moda, H&M y Adidas. Sin embargo, aún se mantienen firmes otros grandes operadores del sector, entre ellos, Inditex, el que cuenta con la mayor presencia con establecimientos de Bershka, Pull&Bear, Lefties y Stradivarius. Desigual y Mango también aguantan abiertos y, de los grandes grupos internacionales, tienen presencia Victoria’s Secret, Lacoste y Jack&Jones, esta última propiedad del grupo Bestseller.

El centro Maremagnum también ha conservado algunas cadenas de cosmética y droguerías como Primor, Druni y Kiko Milano y la joyería está presente a través de un local de Pandora y uno de Joya&Diseño. En total, la oferta de moda en el centro comercial se compone de diecinueve establecimientos. Contando con los restaurantes, cafeterías y puestos de alimentación y bebida (toda la oferta del complejo), Maremagnum cuenta con 39 locales abiertos, según figura en su página web. Los establecimientos vacíos, por su parte, superan los cincuenta, lo que supone que, de cada diez locales activos, hay casi seis sin actividad.

La transformación que prepara Klépierre tiene el potencial de dar la vuelta al centro comercial Maremagnum, aunque aún no se han dado detalles sobre el plan del gigante francés. Usando como referencia otras remodelaciones que el grupo ha puesto en marcha en los últimos años para otras de sus propiedades, la estrategia podría pasar por invitar a cadenas que no tengan presencia en la zona o posicionar el espacio en un rango de oferta de alto nivel.

El centro comercial Maremagnum se inauguró en 1995 junto con el Aquarium de Barcelona y el cine panorámico Imax, todos ellos ubicados en el muelle de España del Port Vell (Barcelona). El complejo se destinó al ocio nocturno y se llenó de discotecas, bares y un cine en un segundo edificio que dejó de estar activo ya entrado el siglo XX.

A partir de 2002, comenzó la transición de Maremagnum hacia un centro comercial. En 2006, la inmobiliaria neerlandesa Corio compró el complejo de las manos de Crédit Suisse por 122 millones de euros y aceleró este proceso: para 2009, ya no existía ningún local de ocio nocturno en Maremagnum.

Tres años después, culminó la última remodelación del centro comercial con la adaptación del piso superior, donde se habían ubicado las discotecas, para que albergase restaurantes de oferta gastronómica premium en su lugar. En 2015, Klépierre se hizo con la empresa inmobiliaria Corio por 7.200 millones de euros y pasó a ser dueño de Maremagnum, además de de otros centros comerciales en el mercado español como Plenilunio, La Gavia y Príncipe Pío.

En febrero, según los últimos datos disponibles, España recibió a 3,2 millones de turistas internacionales, multiplicando por diez el número de visitantes de un año atrás, pero sin recuperar la actividad previa a la pandemia. En febrero de 2020, último mes antes del estallido del coronavirus, llegaron 4,4 millones de turistas extranjeros al país.

Cataluña fue el segundo destino de mayor afluencia en febrero, con la entrada de 619.390 turistas, sólo superada por Canarias, con 986.004 visitantes, según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉