85% de las grandes empresas admite dificultades para encontrar perfiles relacionados con sostenibilidad y negocio

Joven de suéter blanco toma la mano de una mujer en una entrevista de trabajo. Talent.com

Así lo pone de manifiesto ‘El Libro Blanco de la Sostenibilidad en Recursos Humanos en España’ una publicación del Work of the Future Centre de EAE Business School, enClave De Personas e Inserta. El objetivo de este informe es mostrar las acciones más relevantes llevadas a cabo en materia de sostenibilidad desde el área de Recursos Humanos en nuestro país.

Un total de 17 organizaciones que forman parte del IBEX 35 y otras grandes empresas que han compartido sus experiencias en sostenibilidad en los recursos humanos han sido consultadas por Work of the Future Centre de EAE Business School, enClave De Personas e Inserta para elaborar el ‘El Libro Blanco de la Sostenibilidad en Recursos Humanos en España’. Se trata, en concreto, de Acciona, Airbus, Alcampo, BBVA, Cepsa, EY, FCC, GSK, Iberdrola, Ibermutua, Inditex, Mapfre, Microsoft, Pascual, Radisson Hotels, Repsol y Vodafone.

Tal y como explicó Pilar Llácer, autora del Libro Blanco y directora del Work of the Future Center de EAE Business School, “las compañías que se han adaptado rápidamente al Greenness –sostenibilidad medioambiental y social– atraen y retienen más fácilmente el talento. Las nuevas generaciones (Generación Y y Z) tienen en cuenta todas las acciones de sostenibilidad realizadas por las compañías a las que presentan su candidatura. En una década en la que la atracción y la retención de talento se hace cada vez más compleja, dar visibilidad a la estrategia de sostenibilidad de la organización debe ser parte del branding como empleador”.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Casi un 30% de las organizaciones del IBEX y grandes empresas consultadas están trabajando hacia un GHRM (Green Human Resource Management), es decir, hacia una gestión verde de las personas. “El GHRM puede definirse como el conjunto de políticas y prácticas de recursos humanos que incentivan la conducta verde para crear una organización concienciada, eficiente en la optimización de recursos y socialmente responsable”, apuntó Llácer.

Asimismo, la autora del estudio añadió que “las estrategias de sostenibilidad que involucran a los empleados suelen generar un compromiso más alto de los mismos, así como un mayor orgullo de pertenencia. El valor añadido de estas acciones es su resonancia social y mediática y el consiguiente impacto en la imagen de marca como empleador y el potencial de atraer talento”.

Por otro lado, el documento revela que las acciones vinculadas a la sostenibilidad y el cumplimiento de ODS que se están llevando a cabo desde el área de Recursos Humanos son, en el 90% de las ocasiones, formación, acciones de voluntariado y concienciación. En este sentido, destaca el impulso al ODS 5 (Igualdad de Género), en el que muchas empresas cuentan con programas específicos orientados a eliminar la brecha de género.

Además, el trabajo muestra que un 50% de las compañías menciona acciones de incorporación de perfiles FP a través de programas específicos que contribuyen al ODS 4 (Educación de calidad). Y, además, indica que un 20% de las entidades consultadas incluye objetivos de sostenibilidad en sus valoraciones de desempeño.

Empleo y economía verde

La economía verde ha impulsado el desarrollo de nuevos puestos de trabajo y el upskilling de posiciones ya existentes. En este sentido, ‘El Libro Blanco de la Sostenibilidad en Recursos Humanos en España’ recoge una estimación, realizada por el International Labor Organization, que subraya la creación de 24 millones de puestos de trabajo en todo el mundo para 2030.

Los ‘green jobs’ son los trabajos vinculados a las principales áreas de la economía verde (energías renovables, reciclaje y gestión de residuos, formación y consultoría medioambientales), así como aquellos empleos dignos que permiten una buena calidad de vida a sus trabajadores, que se expanden a numerosos sectores y no solo a energéticos o renovables. En esta línea, según Llácer, “las compañías financieras, de moda, tecnología, alimentación, grandes superficies, aseguradoras y transporte mencionan la creación de nuevos puestos ligados a sostenibilidad”.

De hecho, un 90% admite que, además de la creación de nuevos puestos de trabajo, las estrategias de sostenibilidad implican incluir nuevas funciones vinculadas a posiciones ya existentes. Diversas áreas corporativas (como la legal, compras, property y facility) demandan cada vez más conocimientos relacionados con la sostenibilidad.

Y en relación a los puestos de trabajo directamente ligados al empleo sostenible, el estudio revela que las áreas con mayor demanda son las relacionadas con hidrógeno verde, eficiencia energética, gestión de residuos, economía circular y última milla, diversidad e inclusión o salud y bienestar laboral. Asimismo, casi un 70% de las compañías ha creado departamentos y puestos específicos vinculados a la sostenibilidad.

Sostenibilidad y atracción y retención de talento

Otro de los datos que pone de relieve el estudio es que hasta un 42% de las organizaciones analizadas incluye su estrategia de sostenibilidad y acciones vinculadas a ODS en su Propuesta de Valor para el Empleado. En este sentido, la directora del Work of the Future Centre de EAE Business School señaló que “vemos una oportunidad de crecimiento en este aspecto en buena parte de las organizaciones analizadas”.

El documento también destaca que el 80% de estas empresas desarrolla regularmente formación en sostenibilidad para sus empleados, así como acciones de concienciación. Además, un 30% de las empresas está certificando a los puestos con más impacto en los temas relacionados con la nueva legislación derivada de la taxonomía y los fondos Next Generation. Y, en general, todas las organizaciones están trabajando asuntos como el reskilling y el upskilling entre su fuerza de trabajo en lugar de buscar estas competencias.

España estima que, en los próximos dos años, será necesario capacitar a unos 15.000 trabajadores para hacer posible su adaptación a puestos de trabajo ligados a la “economía verde” y la transición energética, fundamentalmente, en el sector de la energía renovable (eólica y fotovoltaica) y movilidad eléctrica.

Por último, el Libro Blanco recoge algunas de las competencias técnicas que se requerirán en el futuro en función del sector. En ingeniería, por ejemplo, las capacidades serán identificación de fuentes de emisión, descarbonización de operaciones, infraestructuras o equipamientos autosuficientes, estrategias de descarbonización; en el sector financiero, por su parte, análisis de riesgos climáticos, evaluador de oportunidades y empresas Zero, criterios de compra incluyendo carbono; y en tecnología, reducción de cargas, optimización de recursos, ciberseguridad y protección de datos, entre otros.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉