Los cambios de hábitos, por la pandemia de Covid-19 y la inflación, influyen en las preferencias de los consumidores a la hora de comprar. Alimentos, gaseosas y productos de limpieza lideran la lista de las marcas de consumo masivo preferidas por los ecuatorianos en 2022. Así lo sostiene un estudio de julio de la consultora de mercado Kantar.

Como parte del informe, llamado Brand Foodprint Ecuador 2022, la consultora analiza las compras de 1.700 hogares, explica Miguel De La Torre, director de Kantar en Ecuador.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Al igual que en 2021, la marca de condimentos, caldos y sopas instantáneas Maggi, de la multinacional de alimentos suiza Nestlé, lidera de nuevo el ‘ranking’. En 2021, Nestlé, la empresa que maneja esta marca, registró ventas de USD 441 millones en el país, según la Superintendencia de Compañías. Nestlé es una de las 30 empresas más grandes en el país en término de ingresos.

En el segundo lugar está la gigante de gaseosas Coca Cola, que es la marca de consumo masivo número uno en el mundo. La fortaleza de Coca Cola está en su estrategia de distribución, que le permite tener una extensa presencia en supermercados, tiendas pequeñas, ciudades y zonas rurales, explica De La Torre. Y, la medalla de bronce se la lleva la marca de leche Vita, de propiedad de la empresa ecuatoriana Vita Alimentos, que registró ingresos por USD 86 millones, en 2021. Por la pandemia, los hogares ecuatorianos comenzaron a comer más en casa, lo que hizo crecer la demanda de ciertos productos, como los lácteos, explica De La Torre.

Incidencia de los precios

El ‘ranking’ de las 10 marcas de consumo masivo preferidas por los ecuatorianos se modificó en 2022. Los cambios responden a nuevos hábitos de consumo de los ciudadanos, por fenómenos como la pandemia y la inflación. Es el caso de aceites La Favorita, del grupo empresarial ecuatoriano La Fabril, que dejó de estar en el top 10 de las marcas de ‘retail’ preferidas en Ecuador. La salida de esa marca de los 10 primeros lugares ocurre en medio de una caída del consumo de aceites vegetales, por el encarecimiento de este producto en el mundo. Con el aceite más caro, los ecuatorianos moderan su consumo y buscan presentaciones más baratas o migran hacia sustitutos, como la manteca vegetal, sostiene De La Torre.

Para más información ingresar aquí