El paro indígena ecuatoriano ha provocado grandes pérdidas económicas

pérdidas económicas

Las pérdidas económicas generales, provocadas por el paro indígena, llegan hasta el momento a $ 500 millones, informó el viceministro de Economía, José Gabriel Castillo. Para el funcionario, en este tipo de medidas no pierde solo el Estado, sino también el sector productivo. Explicó que de lo que se ha revisado, las Cámaras de Comercio y Producción reportan pérdidas por alrededor $ 450 millones, a lo que habría que sumarle las pérdidas petroleras por los cierres de pozos. Según la última estimación del Ministerio de Energía, las pérdidas en la producción petrolera llegarían a $ 51 millones.

Solo en el área petrolera las cifras que maneja el Ministerio de Energía indican que en los últimos 11 días se ha disminuido la producción en más de 570.000 barriles de petróleo. La mayor pérdida la registra Petroecuador con 468.133 barriles menos de producción y las empresas privadas con 101.678 barriles de reducción.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Así, el Ministerio informó que por las paralizaciones el Estado dejó de percibir $ 51 millones, dinero que pudo haberse destinado a educación, salud y trabajo social. Hasta la fecha, se han cerrado 918 pozos, en su mayoría de Petroecuador, en las provincias de Orellana, Sucumbíos, Pastaza y Napo.

Ente tanto, el gerente general de EP Petroecuador, Ítalo Cedeño, informó este jueves, 23 de junio de 2022, que debido al paro nacional la estatal petrolera ha dejado de producir cerca del 40 % de crudo en sus campos petroleros ubicados en las provincias de Orellana y Sucumbíos. Solo en Petroecuador hay 781 pozos apagados y 31 torres paralizadas, cifras que representarían aproximadamente un perjuicio económico directo para el país de $ 45 millones, considerando un precio del WTI (marcador del crudo ecuatoriano) de $ 100, sin contar los daños a la infraestructura hidrocarburífera, robos y sabotaje de equipos, entre otras acciones ocasionadas por grupos externos a la empresa que buscan vulnerar sus instalaciones y parar las operaciones.

Como consecuencia de estos actos de sabotaje y vandalismo, también señaló que se pararon varias centrales de generación que proveen de electricidad a los bloques petroleros, oleoductos pequeños, y actualmente el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) se encuentra sin crudo para bombear, razón por la cual se declaró de manera oportuna la Fuerza Mayor en toda la cadena de valor de la empresa, para evitar demandas y multas por los compromisos contractuales previamente adquiridos.

Para más información ingresar aquí