Ecuador: una economía en picada

Ecuador

Ecuador, una nación con una población de más de 18 millones de habitantes y un PIB de US$115.049 millones, casi la mitad del de Colombia, se encuentra inmersa en una crisis política que ha resultado en una preocupante situación económica. Esta turbulencia fue exacerbada por el trágico magnicidio del candidato presidencial Fernando Villavicencio, ocurrido durante un evento de campaña en el norte de Quito, lo que ha generado una creciente prima de riesgo en el país. Ecuador, que es la séptima economía más grande de la región, depende en gran medida del petróleo, y ahora se enfrenta a un aumento del riesgo país que preocupa a los inversionistas, quienes están adoptando una postura cautelosa.

Vea también: Gobierno de Bolivia alarmado ante especulación de precios


Banner_frasco-suscripcion-800x250

El impacto de la muerte de Villavicencio en la economía es evidente, ya que existe un clima generalizado de preocupación entre los inversionistas y empresarios. Estas circunstancias no son propicias para incrementar las inversiones o ampliar las operaciones en el país, según Laura Lizarazo, analista senior de Control Risks. La prima de riesgo de los bonos ecuatorianos de 10 años ha aumentado en los últimos meses, lo que refleja un mayor costo para asegurarse contra un posible impago. Esto ha llevado a Ecuador a posicionarse como la segunda economía con mayor riesgo país en América Latina, solo por detrás de Argentina y por encima de otros países como Venezuela y El Salvador.

La situación se agrava por otros indicadores preocupantes. Los activos ecuatorianos están cotizando a niveles angustiantes, con pérdidas de más del 25% en los bonos en dólares este año, según Bloomberg. Además, Ecuador registra uno de los peores rendimientos en bonos entre los mercados emergentes a nivel global. En este contexto, los inversionistas se encuentran en un estado de espera, observando cuidadosamente la evolución de la economía, especialmente en el período previo a las elecciones del 20 de agosto. La pérdida de Villavicencio, el segundo candidato más votado en las encuestas locales, ha dejado incertidumbre sobre el futuro político y económico del país. Aunque la economía ecuatoriana puede verse afectada en algunos aspectos, factores como los precios del petróleo pueden amortiguar el impacto, según algunos expertos.

En medio de esta crisis, Ecuador enfrenta desafíos adicionales, como la lucha contra el narcotráfico, una preocupación que Villavicencio denunciaba, resaltando la presencia de carteles de droga colombianos y mexicanos en el país. La tasa de homicidios ha aumentado considerablemente, con un crecimiento de más del 300% atribuido en parte a la creciente importancia de los puertos de Ecuador en los envíos de drogas a los EE.UU. y Europa, según informes de Bloomberg. La crisis política, que ha estado en desarrollo durante algún tiempo, se intensificó con la decisión del presidente Guillermo Lasso de aplicar la «muerte cruzada», disolviendo la Asamblea Nacional para gobernar mediante decretos. Esta medida se tomó antes de una segunda jornada de juicio político en su contra, lo que llevó a acusaciones de daño a las arcas públicas a través de contratos petroleros.

En resumen, Ecuador enfrenta una compleja situación política y económica, acentuada por el trágico asesinato de un candidato presidencial y por una creciente prima de riesgo que preocupa a los inversionistas. La incertidumbre rodea las elecciones y el futuro económico del país, mientras la nación lucha por superar estos desafíos y restablecer la confianza en su sistema político y financiero.