Desarticulan banda que falsificaban medicamentos contra el cáncer en Ecuador

medicamentos

En un golpe significativo contra la criminalidad farmacéutica, las autoridades ecuatorianas llevaron a cabo el operativo ‘Farma’, desarticulando una red criminal que se dedicaba a la falsificación de medicamentos contra el cáncer. En una serie de allanamientos realizados en Guayaquil, Durán, Milagro, Daule y Quito, se decomisaron alrededor de 300 mil unidades de medicamentos y 100 mil unidades de insumos médicos. La operación conjunta entre la Policía Nacional, la Fiscalía y la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) ha llevado a la detención de 17 ecuatorianos vinculados a esta peligrosa red delictiva.

Vea también: Retiran producto WanaBana en EE. UU. y no se vende en Ecuador


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los detenidos enfrentarán cargos por delincuencia organizada, según lo anunció la Fiscalía, marcando un hito importante en la lucha contra la falsificación de medicamentos en el país. Dos de los implicados ya tenían antecedentes por estafa. La Policía Nacional destacó que la organización operaba en todas las fases del proceso, desde la importación hasta la comercialización de medicamentos adulterados para enfermedades oncológicas.

En el operativo, se encontraron numerosos indicios, incluyendo celulares, factureros, documentos, recetarios, cajas, impresos de fecha de caducidad y envases de distintos tamaños. La magnitud del decomiso incluyó 300 mil unidades de medicamentos y 100 mil unidades de insumos médicos, revelando la escala de las actividades ilícitas de la red criminal. En la ciudadela Mucho Lote 2 de Guayaquil, se descubrió un área de fabricación de los fármacos falsos, subrayando la complejidad y gravedad de las operaciones de la banda delictiva.

La modalidad de operación de esta banda involucraba la importación de medicamentos desde Asia, Norteamérica e India, para luego reenvasarlos con una composición química y farmacéutica irregular. Estos productos falsificados eran comercializados, generando riesgos graves para la salud de las personas y un perjuicio significativo al Estado a través de la evasión de impuestos. La comercialización se realizaba principalmente en farmacias de Guayaquil, y la banda utilizaba las redes sociales para promocionar los medicamentos, dirigidos especialmente a aquellos ciudadanos que buscaban opciones asequibles para sus necesidades de salud.

Con información de Vistazo