Comerciantes de uniformes se preparan para una temporada distinta

comerciantes

La gran cantidad de clientes en busca de uniformes solía llenar los pasillos del mercado de las Cuatro Manzanas e incluso mantener a los comerciantes con un ritmo imparable de ventas. Así recuerdan Ramón Tubay y Rubén Velasteguí sobre las épocas de venta antes de la pandemia cuando los padres de familia acudían en vísperas del inicio del año lectivo para completar la indumentaria que necesitaban sus hijos de planteles educativos de Guayaquil y localidades cercanas.

La pandemia trastocó las ventas los últimos dos años, pero con un escenario distinto, los comerciantes esperan que este nuevo periodo lectivo, que en la Costa arranca en mayo, el comercio se retome con fuerza.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En estos días, los locales del mercado de las Cuatro Manzanas y alrededores del Mercado Central, en el centro de Guayaquil, empiezan a exponer uniformes (camisas, pantalones, camisetas y calentadores) para estudiantes que en mayo próximo retornarán a las aulas de clases, luego de dos años de jornadas académicas, en su mayoría, virtuales.

“Ojalá que Dios quiera que vuelva a la normalidad (las clases) para asimismo tener ingresos, estamos endeudados desde hace dos años”, comentó Tubay, quien al inicio de la pandemia quedó con créditos sin cubrir por falta de dinero y debió guardar mercadería de uniformes en esa época por la suspensión de las clases presenciales.

Tubay, quien ocupa los locales 1360 y 1362 de las Cuatro Manzanas, contó que para este año espera abastecerse con nueva mercadería adicional a los uniformes que quedaron en buen estado al inicio de la pandemia. “Se vende y se da vuelta para tener efectivo, no hay cómo invertir ahorita”, agregó.

En su negocio, el conjunto de parada (pantalón y camisa) varía de $ 10 a $ 20, dependiendo de la talla. Aquellos precios son similares a los de la época anterior a la pandemia, indicó el comerciante.

Para más información ingresar aquí

Imagen de portada cortesía de El Universo