Las apps de delivery pueden encarecer los productos que comprás

Hombre con tapaboca, chaqueta anaranjada en bicicleta con caja para delivery

Con la pandemia y el auge del ecommerce, se incrementraron las compras online y por delivery. Pero el método puede encarecer los productos adquiridos

Si bien la pandemia por coronavirus golpeó a muchos sectores de la economía, hay algunos que resultaron beneficiados; uno de ellos es el ecommerce, entre lo que se incluye las aplicaciones de delivery. Es que, las compras online tuvieron su auge en marzo de 2020 pero se convirtieron en una modalidad que adoptaron muchas personas.

De hecho, de acuerdo con las últimas estadísticas difundidas por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), en 2021 el ecommerce creció un 68% comparado con el año anterior, sumando un total de 20.742.665 compradores online.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En este sentido, las compras en apps de delivery ocupan el segundo puesto dentro del ranking de categorías más populares. Ahora bien, cuando se tratan de productos de supermercados, ¿realmente conviene comprar a través de estas aplicaciones?

¿Por qué los consumidores eligen estas aplicaciones?

PedidosYa fue una de las primeras aplicaciones en instalar sus propios mercados 100% online que funcionan para pedidos exclusivos a través de la plataforma. Ofrecen productos de todo tipo -almacén, limpieza, perfumería, verduras- que prometen estar en la puerta del domicilio en no más de 30 minutos, aunque el usuario también tiene la posibilidad de elegir el rango horario de entrega, en caso de que quiera programar la compra.

Por su parte, Rappi además de contar con estos mismos mercados que funcionan a puertas cerradas, a mediados de 2021 incorporó Turbo-Fresh, un servicio que entrega los productos que demanda el usuario en menos de diez minutos.

En Argentina también funciona Wabi, una app que con el apoyo de Coca-Cola comenzó a operar a finales de 2019. Si bien no cuenta con mercados propios como PedidosYa y Rappi, lo que hace es permitir que los negocios adheridos a la plataforma puedan recibir pedidos online y entregarlos en el domicilio de los usuarios.

En definitiva, lo que ofrecen estas apps es comodidad y, por supuesto, rapidez. Pero, ¿cuál es el costo de los productos si se los quiere adquirir con estos beneficios? Ahí es cuando aparece la disyuntiva de precios.

Producto por producto, la diferencia de precios

Para poder hacer la comparativa entre los precios que manejan los supermercados y los que se ofrecen dentro de las apps de delivery, basta con tomar de referencia algunos productos:

Cabe destacar que en el caso de las aplicaciones de delivery hay que sumar el costo de envío, que suele ser entre $100 y $150. Estos suelen variar según el momento del día, la distancia hacia el domicilio y el clima.

Si se analiza la diferencia de precios entre productos de los supermercados presenciales y los de aplicaciones, se puede observar que varían entre un 3% y un 40%. Sin embargo, son más las ocasiones en que prevalece la diferencia mínima, por lo que comprar con la comodidad que ofrecen las apps no resulta excesivamente costoso.

De hecho, los usuarios de estas aplicaciones también tienen la posibilidad de hacer pedidos a las grandes cadenas de supermercados, y dentro de la política de precios se explica que se actualizan constantemente para siempre ofrecer los mismos de la tienda física. Sumado a que es normal encontrarse con promociones de distintas entidades bancarias, como ocurre con las tiendas físicas.

Entonces, ¿conviene pedir por delivery?

La realidad es que, si se habla de conveniencia a nivel ahorro, la clave está en adaptarse al momento que resulta de mayor provecho para el bolsillo del comprador. Es decir, no quedarse con una modalidad fija, ya sea virtual o presencial.

Es que, por ejemplo, estas apps de delivery pueden ofrecer grandes descuentos por tiempo limitado entonces en ciertos momentos pueden resultar más convenientes que ir al supermercado presencialmente.

Mientras que las tiendas físicas también son competitivas en cuanto a beneficios: es común que los fines de semana existan grandes promociones, del estilo llevar dos productos al precio de uno, por lo que muchos compradores prefieren ir a los locales para adquirir en cantidad artículos que no tengan una fecha de vencimiento cercana y tener stock para un buen período de tiempo, indicó iProfesional.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉