Coyol Free Zone ofrece infraestructura de clase mundial y una operación sostenible que supera los US$400 millones

Edificios con Certificación LEED, pago electrónico en servicios de movilidad, jardines eco-eficientes, reducción de las emisiones de carbono y el uso de energías limpias confirman compromisos ambientales.

Con una inversión que supera los US$400 millones, Coyol Free Zone (CFZ) brinda a las empresas que han decidido instalarse en este parque, un desarrollo inmobiliario y operación industrial sostenible de clase mundial.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Su visión le permite innovar con un diseño de arquitectura y construcción de avanzada, para poner en práctica las tendencias mundiales en sostenibilidad y el aseguramiento de la calidad requerida por las 31 empresas globales como las que hoy alberga el parque.

Tras 15 años de competir a nivel internacional como líder del sector de Ciencias de la Vida, actualmente esta zona franca cuenta con poco más de 280.000 m2 de construcción de edificios industriales; y justo el 2021, fue el año con más metros cuadrados construidos en la historia de Coyol Free Zone (un 11,32 % sobre la capacidad máxima de construcción del parque).

Como parte de sus ventajas competitivas, el 19% del área total construida corresponde a edificios con Certificación LEED, las empresas allí ubicadas cuentan con jardines eco-eficientes, diseñados y construidos para minimizar el impacto en el medioambiente y la zona franca posee la certificación Esencial Costa Rica, otorgada por la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER). Además es la primera zona franca del país en obtener la certificación ISO 9001:2015 para la Gestión de Proyectos de Construcción.

“Como líderes en el desarrollo de parques industriales en Costa Rica, nuestro compromiso es ofrecer a nuestros clientes las mejores soluciones inmobiliarias e infraestructura de clase mundial, dentro de un parque con prácticas constructivas de excelencia que vela por la reducción de las emisiones de carbono y promueve el uso de energías limpias” comentó Carlos Wong, Director General de Coyol Free Zone.

Con esta visión, CFZ trabaja con paraìmetros de construccioìn sostenible, como el esquema de certificacioìn LEED (Liderazgo en Energiìa y DisenÞo Ambiental, por sus siglas en ingleìs), cuyo alcance de reconocimiento es internacional, creado por el Consejo de Edificacioìn Sostenible de Estados Unidos (U.S. Green Building Council).

LEED evalúa parámetros tales como eficiencia en el consumo energético, agua, energías alternativas, calidad del ambiente interno, elección de materiales y gestión de residuos del proceso constructivo.  Actualmente, 7 edificios dentro de Coyol Free Zone cuentan con certificaciones LEED: Platino (1), Gold (2) Silver (4).

Para el desarrollo de infraestructura sostenible, el parque dispone de un equipo de ingenieros altamente especializado y experto en la construcción de edificios industriales, gracias a su experiencia en la gestión de proyectos para la industria de Ciencias de la Vida, un sector con rigurosos estándares globales de bioseguridad y calidad.

Desde la creación de este parque, sus líderes han tenido la visión de proteger y desarrollar una actividad comercial en armonía con el medio ambiente.  “Nuestra declaración de compromisos ambientales refleja esa visión de protección y manejo sostenible de los recursos naturales”, detalló Wong.

Innovación y sostenibilidad ambiental

Como parte de sus acciones para un desarrollo inmobiliario sostenible, la operación de Coyol Free Zone cuenta con un enfoque de innovación y mejora continua para identificar y desarrollar nuevos proyectos que permitan un mejor desarrollo de la zona franca.

Uno de los proyectos recientes con mayor impacto es Ride Coyol, una plataforma de movilidad sostenible pensada para reducir los impactos sociales, ambientales, económicos y de salud de quienes laboran en la zona franca. Se trata de un sistema de pago electrónico en su servicio de movilidad exclusivo para colaboradores de las empresas del parque, en 200 unidades de autobús, que ahorra 8.3 toneladas de papel por año al dejar de imprimir 20 mil tiquetes diarios.

En cuanto a sistemas de gestión, casi todas las empresas que operan desde Coyol Free Zone procuran contar con materiales de construcción más eficientes para obtener ahorros en la operación del edificio, vidrios Solar-E que permitan pasar la luz pero no calienten el interior, cubiertas de techo con aislamiento que disminuyan la carga térmica y la posibilidad de recolectar y reutilizar agua llovida en los sistemas de enfriamiento y sanitario.

Además, todas las empresas que operan en la zona franca tienen espacios que promueven el bienestar y cuidado integral del colaborador, con las condiciones necesarias para su productividad y comodidad en los espacios laborales.

Uno de los aspectos que más llaman la atención de quienes ingresan o permanecen en el parque es la cantidad de vegetación y árboles que conviven de manera armónica con los edificios y plantas de manufactura, al punto que las personas que lo visitan, lo describen como una “zona franca verde”.

De tal forma, la política de conservar áreas verdes está pensada para proteger el recurso hídrico, conservar especies arbóreas nativas y ofrecer, además, un componente recreativo para trabajadores y visitantes.

“Nuestros esfuerzos por mantener zonas verdes han dado sus frutos para cumplir con propósitos de conservación y protección de recursos naturales vitales para el planeta, y para atraer a nuevas empresas que desean operar en un lugar donde la sostenibilidad ambiental se demuestra con acciones concretas”,  comentó


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉