Se acabó la mayor asociación mundial de centros comerciales

Se acabó la mayor asociación mundial de centros comerciales. El pasado mes en Cartagena de Indias se llevó a cabo la firma del documento fundacional que formaliza la creación de la Cámara Latinoamericana de la Industria de Centros Comerciales (CLICC).

CLICC es una entidad gremial creada con el propósito de representar los intereses de toda la industria, ampliar el panorama y conocimiento del sector de Latinoamérica y el Caribe, trabajar en la solución de los desafíos que se presentan para la industria y crear proyectos conjuntos con los que se logre posicionar a la región como referente de crecimiento y desarrollo para la industria de centros comerciales en el mundo, así como generar mejores condiciones para su consolidación.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Esta agremiación nace de la necesidad de buscar nuevas formas de asociación  gremial a consecuencia de la desaparición de la ICSC (International Council of Shopping Centers), fundada en 1957, que contaba con más de 70 000 miembros en más de 100 países, incluidos los grupos de interés del ecosistema de centros comerciales en el mundo, del cual hacían parte desarrolladores, gerentes, especialistas en marketing, inversionistas, retailers y  corredores inmobiliario, así como académicos y funcionarios públicos.

En julio del año pasado,  la ICSC decidió renombrar su sigla y oficializo su nueva realidad y adoptó el lema “ Innovating Commerce Serving Communities’.  Que traduce “Comercio innovador al servicio de las comunidades»,  presentándose como una comunidad que reúne mercados, físicos y virtuales.

Para el nuevo ICSC, los antiguos templos del consumo como eran los centros comerciales,  se convirtieron en espacios donde las personas, al mismo tiempo, compran, comen, trabajan, juegan y se encuentran.

Con la llegada del nuevo presidente, Tom McGee, hace unos años, las cosas empezaron a cambiar. El ICSC se focalizo  únicamente en los EE. UU. dejando de lado todo el enfoque internacional que tenía.  Tom “limpió” el consejo de dirección y colocó a personas de su confianza estadunidenses (con tan solo la excepción de un canadiense), se cancelaron todos los eventos de fuera de los EE. UU.; se centraron solo en mantener el negocio en el país y se empezaron a olvidar del resto del mundo.  Se cerraron las oficinas en Europa, Medio Oriente,  Asia y Latinoamérica.

La constante evolución del retail

Este cambio de enfoque del ICSC se da por la constante evolución del retail, en donde antes de pandemia, en los Estados Unidos, los centros comerciales presentan un 9% provocando  que tanto empresas como gremios trabajaran muy duro para adaptarse.

Tradicionalmente, desde su nacimiento, la l ICSC fue evolucionado al ritmo de la industria. Por ejemplo, con el auge de Amazon, la asociación tomó muchas medidas e invirtió mucho dinero en atacarlo argumentando que no jugaban con las mismas reglas. El problema no era el e-commerce en sí sino que, según el ICSC, operaban en desventaja al no cobrar los impuestos al cliente en los estados en los que no contaban con oficina.

Últimamente la guerra es otra: se cree que alrededor de un tercio de los centros comerciales en los Estados Unidos no sobrevivirá por no saber adaptarse. En algunos casos, existe una cláusula según la cual los retailers pueden cancelar su contrato y marcharse si las anclas (habitualmente grandes almacenes) del centro comercial en el que esté implantada, cierran. Esto ha provocado que algunos fondos inmobiliarios con inversiones en real state se hayan lanzado a adquirir cadenas de grandes almacenes para no perder esa avalancha de inquilinos que devolvieron los locales.

Fuente: Mall & Retail

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉