Retailers en transformación digital

Retailers en transformación digital, actualmente, la transformación digital es uno de los temas más comentados en los negocios. En el comercio minorista, no es diferente. Todos, desde emprendedores hasta consumidores, quieren saber cuáles son los próximos pasos
en la aceleración tecnológica. Según publica Mall y Retail

Es importante recordar que esta transformación va más allá de implementar acciones en
redes sociales y organizar un e-commerce. Para entender esto, primero debemos mirar hacia atrás al comienzo de este cambio.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Vea: https://www.america-retail.com/colombia/comportamiento-d…o-en-los-hogares/

El comercio minorista siempre está en movimiento. El modelo de venta se desarrolla a partir de ciertos comportamientos de los consumidores que, a su vez, están en constante
cambio. La sociedad cambia. La voluntad de la gente cambia. Y el comercio minorista se adapta, es un ciclo. El último evento importante que impulsó una renovación
obligatoria fue la pandemia de covid-19.

El distanciamiento social ha provocado que los consumidores se alejen de los puntos de venta presenciales. En 2020, cuando se decretó el inicio de la cuarentena, ya estaba bien
difundida la importancia de la presencia digital de las empresas.

Los empresarios sabían que debían mantener actualizadas las redes sociales, además de crear una buena interacción con el público. Por otro lado, muchos consumidores se
mantuvieron fieles a las compras en persona, incluso con comercios electrónicos bien organizados.

De un día para otro, a estos consumidores se les prohibió tocar, sentir y probar un producto antes de comprarlo, desde artículos de primera necesidad como la alimentación hasta los más superfluos. Los minoristas tuvieron que adaptarse a un modelo de venta 100% online, y aquellos que no siguieron las nuevas reglas del juego, ya sea por falta de planificación
estratégica o de dinero, lamentablemente no pudieron seguir el ritmo.

Organizar un comercio en línea que funcionara fue el primer paso de la transformación. Lo más importante era, y sigue siendo, ganarse la confianza y fidelidad de los clientes sin
tenerlos físicamente cerca.

Para empezar, el aislamiento trajo consigo la necesidad de un trato más humano. Las inversiones en canales de atención digital, con un equipo que se encargue de la atención al
cliente, fueron esenciales. Además, los chatbots, tecnología utilizada para simular un ser humano en conversación con los clientes, han evolucionado mucho. Con el uso de la
Inteligencia Artificial (IA), es común tener dudas si estamos hablando con una persona o un robot.

Otro problema experimentado por los consumidores fue la impersonalidad de las ventas en línea. Había un dilema muy válido: ¿cómo tienes la confianza para gastar dinero en un
producto sin siquiera tocarlo? La Realidad Aumentada (AR) ayudó en esto, ya que permite la sensación de proximidad entre el consumidor y el bien de consumo. A través de
tecnología virtual y holográfica, los clientes pueden ver el producto en tamaño completo y acercarse lo más posible a la realidad.

Estos son algunos ejemplos de herramientas impulsadas por el momento de la cuarentena, pero también había una necesidad de cambio en los medios de pago digitales, canales de venta, aplicaciones de mensajería, etc. En otras palabras, mucho ha cambiado. Llegamos al 2022 con una perspectiva más optimista, pero el fin de la pandemia trajo nuevos desafíos.

Los consumidores ahora están familiarizados con las compras en línea, pero todavía hay quienes prefieren visitar una tienda en persona. La integración entre lo físico y lo
digital es la clave para triunfar en el nuevo momento del retail. Algunos utilizan el término figital, procedente de la unión de las palabras “físico” y “digital”, para referirse a las
operaciones híbridas.

El autoservicio, por ejemplo, se encuentra cada vez más en las empresas y es una forma de unir estos dos mundos. El uso de Códigos QR para apoyar campañas digitales también
puede ser una estrategia.

Todas las adaptaciones y desafíos experimentados en los últimos 2 años tienen una cosa en común: enfoque en el cliente. Los cambios que sufrieron los minoristas se basaron
en las necesidades y dificultades de los consumidores. Esta es la respuesta a la reflexión inicial. De hecho, la transformación digital va más allá de implementar nuevas tecnologías . La digitalización comienza en la cultura centrada en el cliente y poco después sigue la implementación de soluciones tecnológicas.

Fuente: Mercado & Consumo


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉